Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Auberge Alternative du Vieux-Montreal

358 St.-Pierre, Montreal, Quebec H2Y 2M1, Canadá (Previamente BackPackers of Old Montreal)
Servicios del hotel
Auberge Alternative du Vieux-Montreal
Los mejores precios para tu estancia
Introduce fechas para encontrar los mejores precios
Llegada Salida
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
Escribe una opinión

51 opiniones de viajeros

Puntuación de viajeros
    28
    18
    3
    1
    1
Ver opiniones para
4
2
23
1
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    4,5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    4 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4 de 5 estrellas
  • Servicio
    4,5 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    4,5 de 5 estrellas
  • Limpieza
    4 de 5 estrellas
Fecha | Puntuación
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero

9 fotos de este hotel

Fotos de viajeros: Ve lo que viajeros como tú vieron

Visto
Todas las fotos de viajeros (4)
Visto
Habitación (3)
Visto
Otros (1)

Fotos de la dirección: Cortesía del gerente del establecimiento

Visto
Todas las fotos de la dirección (5)
Visto
Comedor (4)
Visto
Vista desde la habitación (1)
Hoteles que quizás también te gusten...
Llegada Salida
Precio de tu alojamiento

Alojarse en Vieux-Montreal (Old Montreal)

Perfil del barrio
Vieux-Montreal (Old Montreal)
El centro histórico de Montreal, Vieux-Port, alberga algunos de los edificios más antiguos y de las calles más pintorescas de la ciudad. En la ribera del río San Lorenzo, Vieux-Port ofrece museos, festivales, puestos de alimentación y zonas para practicar deporte al aire libre, una afamada zona de la ciudad que, en las noches cálidas del verano, se ilumina con espectáculos pirotécnicos. En el centro, los artistas callejeros compiten con las cada vez más extensas terrazas de los restaurantes para hacerse con un hueco en la plaza Jacques-Cartier, mientras las calles adoquinadas Rue St. Paul y Rue Notre-Dame ofrecen un retiro en sus silenciosas galerías y agradables vinotecas. Los coches de caballo forman parte del tráfico de la zona. Además, los callejones que atraviesan están flanqueados por boutiques, creperías y tiendas de poutine alojadas en edificios de piedra y celosías de madera. Para evocar el pasado de Montreal, asiste a una clase de cocina tradicional o realiza visita guiada histórica para disfrutar después de su presente artístico con música en directo o una obra de teatro.

Servicios