Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

B&B i tre pupazzi

Via dei Tre Pupazzi 4, 00193 Roma, Italia
Servicios del hotel
B&B i tre pupazzi
Los mejores precios para tu estancia
Introduce fechas para encontrar los mejores precios
Llegada Salida
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
y 4 sitios más
Ocupa el puesto n.º1.436 de 3.034 hostales y pensiones en Roma
Escribe una opinión

55 opiniones de viajeros

Puntuación de viajeros
    29
    14
    8
    3
    1
Ver opiniones para
4
38
En solitario
0
5
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    4 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4 de 5 estrellas
  • Servicio
    4 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    4,5 de 5 estrellas
  • Limpieza
    4,5 de 5 estrellas
Fecha | Puntuación
  • Alemán primero
  • Danés primero
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Italiano primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero

4 fotos de este hotel

Fotos de viajeros: Ve lo que viajeros como tú vieron

Visto
Todas las fotos de viajeros (3)
Visto
Hotel y alrededores (1)
Visto
Otros (2)

Fotos de la dirección: Cortesía del gerente del establecimiento

Visto
Todas las fotos de la dirección (1)
Visto
Otros (1)
Hoteles que quizás también te gusten...
Llegada Salida
Precio de tu alojamiento

Alojarse en Vatican / Borgo

Perfil del barrio
Vatican / Borgo
Sacerdotes con sotana, coloridos guardias suizos, insistentes propietarios de tiendas de recuerdos, grupos de turistas siguiendo a su guía y peregrinos de todo el mundo: así es Borgo, el barrio más reconocible de Roma, que hace las veces de antesala de la Ciudad del Vaticano. Aparte de las tiendas de recuerdos y unos pocos sitios para comer, los únicos negocios que se desarrollan aquí son papales. Por el día, este diminuto sector medieval bulle con la actividad turística. Los visitantes se apiñan o guardan colas para hacer una visita y cuando el sol se pone, el pintoresco barrio se sume en la quietud.

Servicios