Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Alex Bed and Breakfast

Via Germanico, 55, 00192 Roma, Italia
Servicios del hotel
Los mejores precios para tu estancia
Introduce fechas para encontrar los mejores precios
Llegada Salida
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
Alex Bed and Breakfast
Fotos profesionales Ver todo
Qué hay cerca
Alex Bed and Breakfast
Alex Bed and Breakfast
Alex Bed and Breakfast
Escribe una opinión

30 opiniones de viajeros

Puntuación de viajeros
    8
    15
    4
    2
    1
Ver opiniones para
Familias
0
16
1
1
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    4,5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    3,5 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4 de 5 estrellas
  • Servicio
    3,5 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    4 de 5 estrellas
  • Limpieza
    4,5 de 5 estrellas
Fecha | Puntuación
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Italiano primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero

16 fotos de este hotel

Fotos de viajeros: Ve lo que viajeros como tú vieron

Visto
Todas las fotos de viajeros (10)
Visto
Hotel y alrededores (1)
Visto
Otros (9)

Fotos de la dirección: Cortesía del gerente del establecimiento

Visto
Todas las fotos de la dirección (6)
Visto
Habitación (3)
Visto
Otros (3)
Hoteles que quizás también te gusten...
Llegada Salida
Precio de tu alojamiento

Alojarse en Prati

Perfil del barrio
Prati
A solo unos pasos del caos del centro, Prati es lo más que se acerca Roma a la calma. Meticulosamente planificado en una pulcra cuadrícula, no como el adyacente Borgo, Prati es un lugar apreciado por los romanos por su estético planeamiento y sus calles amplias, jalonadas por una gran variedad de boutiques que colmarán las fantasías de los aficionados a las compras. Mamás empujando carritos de bebé y adolescentes parloteando ocupan cada milímetro de la acera, pero solo durante las horas de apertura de los comercios. En cuanto cae la noche, los peculiares bares de las calles secundarias celebran la hora del aperitivo, en la que corren ríos de cócteles que ayudan a aliviar las tensiones de la vida romana.

Servicios