Ciudad con encanto.....llena de basura

Palermo,una ciudad con encanto a la que entramos por la noche en coche desde el aeropuerto.

La circulación por carretera es caótica,no hay respeto a las señales de tràfico ni sentido de entrada en las rotondas.Un auténtico curso de iniciación de conducción suicida para conductores de larga experiencia como los que arrivamos.Uno cree estar en una País africano donde no hay leyes de tràfico en lugar de una región de la comunidad económica europea.

Dentro de su encanto ,que no puede negarse,la ciudad es un auténtico basurero donde pululan las botellas de plàstico y las bolsas esparcidas por toda la Ciudad.