Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Driving for Los Angeles-Las Vegas-San Diego

Granada
mensajes: 37
opiniones: 4
Driving for Los Angeles-Las Vegas-San Diego

       Diez días son pocos para conocer la zona más comerciales y ociosas del Planeta. El viaje se hace largo pero sin duda merece la pena visitar ese magnifico triángulo que forman Los Angeles-Las Vegas-San Diego. Las herramientas de trabajo han sido un coche y tres amigos con ganas de divertirnos en plan Thelma & Louise.

        

       Desde el aire Los Angeles se muestra como una urbe inmensa y caótica, no es una ciudad diseñada para hacer turismo. Moverse resulta difícil ya que está repleta de arterias por donde circulan millones de personas en coches que más bien parecen bunker con ruedas. El Dawntown de Los Angeles es poco interensante salvo para los que les guste la arquitectura ya que allí se encuentra el Walt Disney Concert Hall (Frank O. Gehry) y La Catedral (Rafael Moneo).

       

       Para llegar a Hollywood apenas hay que recorrer unos kilómetros, si bien podría ser una ciudad independiente es más bien un barrio de Los Angeles debido a su cercanía y por carecer de ningún área central que la diferencie. En Hollywood están todas esas cosas que vemos en las películas. Nosotros comenzamos la ruta en las colinas pobladas de Beverly Hills, allí vimos mansiones reproduciendo estilos arquitectónicos de todas las partes del mundo, después de dos horas y con los dientes rozando el asfalto decidimos dejar Bell Air para otro día. Para abrir apetito nos acercamos a Rodeo Dr, a esa zona glamorosa donde se rodó esa inmortal película llamada Pretty Woman, aunque son solo un par de calles un tanto artificiales merece la pena acercarse hasta allí, a mi juicio son de destacar los diseños de Prada, los escaparates de Dior, la fachada de mármol blanco de Channel y como no las rocambolescas farolas repartidas a lo largo de la calle.

       

       Después de un día agotador nos fuimos al Hotel The Sunset Tower a tomarnos un refresco, es uno de esos hoteles en estilo Art Deco de la época dorada de Hollywood que queda como reliquia de una época difícil de repetir. Lo primero que nos dijeron al entrar es que Penélope Cruz estuvo allí hace 3 días y que Fernando Trueba suele ir por allí, por dentro me dije, que pena no poder decir a PE que la conozco desde la época en que iba a La Alpujarra con Nacho Cano mientras nos tomamos unas copillas en ese bonito Lounge….. jajajaja…otra vez será. Esta zona es buena para salir por la noche ya que cuenta con restaurantes y nightclusbs interesantes. No os perdáis las vistas del Sky Bar dentro del Hotel Mondrian diseñado por Philippe Starck. Acabamos la noche en le paseo de la fama situado en la calle Hollywood Blvd. viendo algunas estrellas de famosos con la sensación de que en la tele las cosas se ven con más glamour.

       

       Al día siguiente cogimos unas bicis y nos fuimos a pasear por Venice Beach, que es un área residencial con un ambiente algo hippy y con preciosas playas donde se rodaron series como los Vigilantes de la Playa, aunque la encontramos un tanto decadente, no se si fue el ambiente o quizá por la época del año, en cualquier caso fue un paseo muy agradable con un tiempo casi veraniego.

       

       Por la tarde pusimos camino a Las Vegas, un viaje de apenas cinco horas a través de una carretera de tres carriles que mas que una autopista parecía una circunvalación de una de nuestras ciudades por la densidad del trafico, el cielo estaba nublado y fue el resplandor en las nubes lo que nos anunció su presencia, impresiona ya antes de verla!!!

       

       La imagen de las vegas poco o nada tiene que ver con el estereotipo que tenemos de ella, conocerla me ha hecho tener mejor opinión de los americanos. El circo de luz y color se desarrolla en dos zonas. La antigua y decadente que todos conocemos por las películas esta situada en la calle Fremont Street en el Downtown y la moderna en la calle Las Vegas Boulevard o THE STRIP como llamaré mas adelante. No están muy lejos la una de la otra, por ello aconsejo alojarse en alguno de los hoteles que existen entre ambas. Nosotros dormimos en una habitación triple por unos 15 €/Persona/día en un hostal muy decente.

       

       A ambos lados de la calle THE STRIP se acumulan una serie de edificios inmensos recreando distintos ambientes. Nunca veras mas cerca Venecia de Egipto, ni Nueva York de Paris, en ningún otro sitio veras las recreaciones del Imperio Romano, El mundo Oriental y cuentos de Hadas como en Las Vegas. Además todos ellos conectados mediante pasarelas y trenes al estilo Blade Runner.

       

       Para que os hagaís una idea del tamaño de estos GIGANTES pongamos por ejemplo el MGM Grand Hotel, a mi gusto uno de los mejores complejos. Cuenta con 15.000 empleados para dar servicio a 5.000 habitaciones, extenso casino, áreas comerciales, unos 10 restaurantes de diseño y otros tantos de comida rápida y para rematar varios espectáculos en teatros a escala. Te falta día para recorrer uno de ellos, pues como este hay unos 20 establecimientos de este tipo en THE STRIP… así que hazte una idea!!!.

       

       Las Vegas es una ramificación más del mundo imaginario de Hollywood, mostrando un decorado donde se recrea una atmósfera ideal a la altura de época y sociedad del momento. Maquilla el vicio del juego de manera para hacer de él algo glamoroso y socialmente reconocido. El aparcamiento es gratis al igual que las bebidas en el interior de los casinos, el ambiente esta perfumado y el suelo esta tapizado con una impoluta moqueta …….Y todo esto para que???? …pues para sacarte hasta el último centavo. Todo es muy superficial pero funciona, como decía Migue: “Es una ciudad donde las imprudencias se pagan muy caras”

       

       Sin duda Las Vegas es una de esas ciudades que al menos hay que visitar una vez en la vida. Nosotros estuvimos cuatro días, a mi juicio tiempo mas que suficiente para hacerte una idea del Show. Antes de irnos pasamos por el centro comercial Las Vegas Premium Outlets, está en el área de la calle Fremont Street, si yo fuera por primera vez, me llevaría una maleta vacía, pararía aquí y me equiparía con ropa de Ralf Lauren, Armani, Levis Strauss, Calvin Klein, Puma, Nike,…etc..etc….y a precios ridículos.

       

       Llegamos primero Francis y yo a eso de las 12:00 h nos separamos para rastrear la zona y quedamos en vernos a las 15:00 h. … finalmente aparecimos a las 19:00h y fue con la amenaza de Migue de irse solo con el coche a San Diego … con todo nos falto otro día para rematar la faena…. jajajaja….ya entiendo por que muchos españoles se van de rebajas a Estados Unidos, con lo que compras aquí te pagas con creces el viaje. Viendo estos precios tiene una la sensación de que en España te timan con la ropa, como anécdota os diré que aquí nos encontramos a los primeros y últimos españoles que vimos durante todo el viaje.

       

       Metidos ya en la noche pusimos rumbo a San Diego, como se nos hizo tarde paramos por el camino en uno de esos moteles que aparecen en las películas donde duermen los sufridos representantes. Nos levantamos temprano y sobre las 11:00 h. llegamos a la isla del Coronado, el día era perfecto, el cuerpo nos pedía luz y relax después de tantos días de excitación, así que nos quedamos paseando por la playa hasta la hora de comer. Allí encontramos uno de esos irrepetibles hoteles, llamado como no, El Hotel del Coronado, de estilo clásico aunque de un refinamiento exquisito, comimos en la terraza del restaurante viendo las dunas de arena, el mar y una pista de hielo al aire libre al puro estilo derrochón americano.

       

       Al atardecer nos fuimos al Downtown, mientras yo vigilaba el coche observando esa maravilla de ciudad Francis se fue a buscar nuestro alojamiento. Sus tablas de viajero y su pizca de caradura hicieron que en un momento nos resolviera la papeleta, al mejor precio y cerca del meollo, es como el Teniente Phoenix del Equipo A!!!. Esa noche nos fuimos de copas por la Fifth Avenue en un ambiente muy americano bailando algo así como el Twist, hicimos algún intento pero nada….jajjaja….nos sentimos más o menos como aquel japonés tratando de bailar unas sevillanas.

       

       Durante el día siguiente estuvimos visitando el Downtown de San Diego, es una ciudad pequeña con gran encanto, un San Francisco en miniatura que ha sabido conservar su personalidad con edificios antiguos bien rehabilitados integrando modernas estructuras de acero y vidrio formando un conjunto armonioso, limpio y silencioso. Cominos en el Midway que es un portaviones típico americano puesto como museo en el puerto, donde nos contaron la gloriosa historia americana a través de sus conquistas bélicas. En este lugar más que en otro sitio uno se da cuenta que no existen ni buenos ni malos y que todo es según el punto de vista con que se mire.

       

       De camino a Los Angeles paramos en la Jolla para contemplar fugazmente su atardecer, es una más de esas áreas residenciales de veraneo de los americanos con un ambiente bohemio mezcla de Tarifa/Marbella. Mientras los surfistas se apiñamban con sus neoprenos en alta mar a la espera de la gran ola que los remolque a la superficie, los turistas paseaban por la orilla sobre pequeños acantilados contemplando el espectáculo de ver el ordenado y bravío mar del Océano Pacifico, quien tuviera un día más, pensaba Francis mientras nos alejábamos de este particular oasis.

       

       No hubo tiempo de más, los tres nos quedamos por ver y hacer muchas otras cosas como: Visitar Malibú, las playas de Long Beach, los estudios de cine (Paramount, 20Th-Century Fox o la Warner Bross), conocer el Getty Center, la Arquitectura de Frank Lloyd Wright o simplemente hacernos la foto con las letras en la colina de Hollywood, … tendríais que haber visto a Migue el último día a las 12 de la noche con el coche a todo pastilla, con la cara desencajada y mirada perdida buscando una Nike factory para comprarle unas zapatillas a su sobrino....jajajaj…. hace tiempo aprendí que quedarse con ganas de más es el mejor síntoma de que te puede quedar después de un viaje, por eso solo queda decir… Hasta la próxima!!!

       

1 respuesta
Madrid, España
mensajes: 15
opiniones: 10
1. Re: Driving for Los Angeles-Las Vegas-San Diego

Muy interesante tu experiencia, quiero ir dentro de unos meses y me ha servido de mucha ayuda gracias !

Respuesta para: Driving for Los Angeles-Las Vegas-San Diego
Recibe un aviso por e-mail cuando se publique una respuesta