Hotel Golf Plaza Spa Resort

Estuve en el Golf Plaza con mi mujer y mi hijo del 9 de Mayo al 16 de Mayo de 2009. Para ser sincero, iba "con la mosca tras la oreja" debido a ciertas críticas que leyera en los foros. Lo cierto es que llegué con una actitud un tanto crítica y desconfiando de lo que me iba a encontrar. Pero lo cierto es que mi estancia en el hotel fue inolvidable. La comida es abundante y variada. Tienen una buena piscina. La atención excelente. La animadora (perdón por no recordar ahora su nombre; aunque recuerdo que era asturiana) lo mejor. El ruído que hacían los aviones al aterrizar - el hotel casi se halla en cabecera de pista del Reina Sofía - no molestaba en absoluto; es más, a veces era motivo de espectáculo el ver como hacían la maniobra de aproximación (¿se dirá así?). Buena limpieza. El apartamento que nos dieron muy, pero que muy, amplio y con todos los servicios. El único "pero" fue un día que llegamos cinco minutos antes de que cerraran el buffet (es lo que pasa por querer ver todo lo que ofrece Tenerife y aprovechar el día al máximo) y una de las cocineras (bajita, gorda y con cara de pocos amigos) empezó a retirar la comida sin casi dejarnos cenar si no fuera por una compañera suya que preguntó si los señores habían cenado.

Un consejo al director del Hotel: No cambie la política del hotel y mantengalo así. Renuevelo cada cierto tiempo y no haga como la mayoría de hoteles de Tenerife...

Os lo aconsejo. Es un buen Hotel. Repetiremos.