Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Restaurante y casa rural con mucho encanto en un bosque precioso” 4 de 5 estrellas
Opinión sobre Fervenza Casa Grande

Los mejores precios para tu estancia
Introduce fechas para encontrar los mejores precios
Llegada dd/mm/aaaa Salida dd/mm/aaaa
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
y 1 sitio más
Guardar
Añadiste Fervenza Casa Grande a tu lista de perfiles guardados
Fervenza Casa Grande
Ctra. Lugo-Paramo, Km.11, 27163 O Corgo, España   |  
Servicios del hotel
Ocupa el puesto n.º1 de 2 hostales y pensiones en O Corgo
A Coruña, España
2 opiniones
Opiniones en 2 ciudades Opiniones en 2 ciudades
1 voto útil 1 voto útil
“Restaurante y casa rural con mucho encanto en un bosque precioso”
4 de 5 estrellas Opinión escrita el 16 diciembre 2012

Hace unos días me alojé en la Casa Grande da Fervenza. Me la habían recomendado y la verdad es que no me defraudó en absoluto. Resultó ser un lugar maravilloso y acogedor donde nos atendieron de maravilla. Estupendo para desconectar y pasar unos días tranquilos.

La casa rural es un precioso caserío en el medio de un bosque gallego memorable. La habitación muy bonita con sus paredes de piedra. Dormimos muy bien. El baño impecable
.
Pero lo mejor es el restaurante con encanto que tienen. Me parece ideal para parejas. Su decoración es refinada y a la vez mantiene y transmite la esencia del pasado. Con un hilo musical de fondo muy elegante disfrutamos mucho en la mesita que tienen pegada en un cristal. Pero aún más con sus platos. Tienen una carta con platos tradicionales y a la vez innovadores como el huevo ecológico a baja temperatura que estaba buenísimo, el Capón de Vilalba asado al horno de leña, o las zamburiñas gratinadas con salsa de setas y avellanas que estaban deliciosas… Resulta difícil encontrar un restaurante con este nivel de cocina en una casa rural.

Y además el entorno donde está ubicada la Casa Grande da Fervenza me pareció idílico. Desde la casa hicimos senderismo por un camino, paralelo al río, que se adentra en un bosque precioso. También visitamos un molino muy bien rehabilitado que parece un museo. Me gustó mucho el extenso prado verde que la casa tiene enfrente, con árboles frondosos de fondo, donde pastan un par de burritos pequeños de color blanco.

La pena fue no poder disfrutar de la llamativa piscina de piedra que tienen. Obviamente en diciembre no apetece mucho…. Tendré que volver en verano!!

  • Se alojó el diciembre de 2012, viajó en pareja
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 4 de 5 estrellas Ubicación
    • 5 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 5 de 5 estrellas Habitaciones
    • 5 de 5 estrellas Limpieza
    • 3 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 1
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión

70 opiniones de viajeros

Puntuación de viajeros
    35
    17
    6
    7
    5
Ver opiniones para
22
40
En solitario
0
De negocios
0
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    4,5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    4 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4 de 5 estrellas
  • Servicio
    4 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    4 de 5 estrellas
  • Limpieza
    4 de 5 estrellas
Los consejos de los viajeros te ayudan a elegir la habitación adecuada.   Consejos sobre habitaciones (10)
Fecha | Puntuación
  • Español primero
  • Inglés primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero
Lugo, España
1 opinión
1 voto útil 1 voto útil
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 6 noviembre 2012

Excelente!!! Un día perfecto, una compañia excepcional y una comida sobresaliente.
Comimos en el exterior en una mesa fuera de lo común, empezamos con unos entrantes acompañados con un buen Rías Baixas,.... perfecto para abrir boca!!! Después no os lo podeis imaginar, recien traídos de las Rías unos actores impresionantes que bien quedaban en la mesa, con sus patas, su caldo en la concha, todo su cuerpo,.... no quedo absolutamente nada, que maravilla de centollas, me quedo sin palabras....
Después había que calmar nuestro voraz apetito y nos metimos un cordero cojonud, y lo digo con todas las letras cojonudo!!!, de sabor delicado, carne fina, y lo acompñamos con un buen Guimaro.
Unos postres variados,...
Y a relajarse un poco. Con un Gintonic, por supuesto!!!
Impresionante verdad??? A que os moris de envidia??? No me extraña!!! Recuerdos desde Lugo.

  • Se alojó el noviembre de 2012, viajó con los amigos
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 5 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 5 de 5 estrellas Limpieza
    • 5 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 1
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Colaborador Sénior
6 opiniones 6 opiniones
6 opiniones de hoteles
Opiniones en 6 ciudades Opiniones en 6 ciudades
6 votos útiles 6 votos útiles
1 de 5 estrellas Opinión escrita el 4 noviembre 2012

Siendo una casa preciosa, fiel reflejo de una casa de aldea, bastante acogedora, en un paraje impresionante, lo tiene que estropear la ATENCION AL,CLIENTE.
No aprenderemos nunca, en los tiempos que corren sí encima te tratan mal pues los negocios fracasaran, y la culpa será de la crisis...........
El primer día dijimos que hacia frío, las paredes son de piedra y un solo radiador no basta. Pedimos estufas el primer día y nos las pusieron el tercero, el cuarto nos íbamos.
La carta de cenas es muy poco extensa y no siempre hay de todo, cuando pasas unos días ya o sabes que comer, siempre hay lo mismo, FABES y LECHAZO, para cenar..........
Tuve qué insistir para que hicieran caldo gallego, ya les vale...... Pero sólo nos lo dieron una noche no nos fuéramos a acostumbrar.
Atención para niños CERO ni una sopita, ni un pescado, nada de nada.
La atención del personal, deplorable, muy poco profesional, no saben no contestan ..........
Sólo una camarera, Reme, intentó por todos los medios agradarnos, cosa que consiguió simplemente con su atención, aunque ella no podía solucionar ciertas cosas, por lo menos lo intento estuvo exquisita con los niños, si la dejarán a ella, la casa ganaría mucho.
En fin, una pena, yo,pienso que cuesta el mismo esfuerzo hacer las cosas bien que hacerlas mal, porque no se intenta agradar? Tienen todos los elementos externos para hacerlo y falla la tontería de la Atención.
Porque no se forman un poco más,hay muchos cursos orientados a esto, porque no se profesionalizan? Porqué no se vigila a los trabajadores ? Háganlo, propietarios, la selección del personal es vital para n negocio como este, no tengan a gente cabreada que no les gusta su trabajo, tienen un par de elementos.................

  • Se alojó el noviembre de 2012, viajó con la familia
    • 3 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 1 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 2 de 5 estrellas Habitaciones
    • 3 de 5 estrellas Limpieza
    • 1 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 4
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Santiago de Compostela
1 opinión
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 25 octubre 2012

La visita que hicimos a la Casa Grande da Fervenza estuvo a la altura del esperado, luego de la recomendación que nos habían hecho varias personas que ya habían estado allí anteriormente. La visita guiada fue fantástica, y la persona que nos acompañó nos hizo un recorrido completísimo de más de hora y promedio que comenzó en el caneiro, en medio del río, y acabó en la ferrería que hay del lado del restaurante. De por medio, todo un museo etnográfico atestado de piezas que serían la envidia de cualquier centro de interpretación de la vida rural gallega de hace unos años. Todo lo que nos contó el guía fue enormemente interesante, y los dio la sensación de que era como se lo estuviera contanto por primera vez para nosotros. La comida fue magnífica, las chicas que nos atendieron fueron atentas y cordiales, y agradecemos especialmente el hecho de que se nos colocara en un cuarto aparte en el que estuvimos nosotros solos (éramos un grupo de 14 personas, con varios niños). Y una cosa más: todas nuestras consultas sobre menús, horarios y actividades, realizadas por correo electrónico, fueron respondidas de forma inmediata. Y días después de la visita recibimos un nuevo correo en el que los responsables de la casa se interesaban por nuestra opinión sobre la casa.

  • Se alojó el octubre de 2012, viajó con los amigos
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 5 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Santiago de Compostela, España
Gran Crítico
66 opiniones 66 opiniones
16 opiniones de hoteles
Opiniones en 32 ciudades Opiniones en 32 ciudades
40 votos útiles 40 votos útiles
1 de 5 estrellas Opinión escrita el 2 octubre 2012

Antes de nada debo indicar que mi crítica es exclusivamente por el trato recibido. Nada que decir de la Casa Grande da Fervenza y su entorno que son extraordinarios y de una belleza muy destacada.Desde el primer momento recibimos un trato frío y distante; ese no fue el problema, aunque desde luego no ayuda a sentirse bien. Nos acompaña el recepcionista (quizás dueño, encargado, no lo sé) a la habitación. Subimos hasta un ático. Nos llevamos la sorpresa de que son dos camas gemelas cuando habíamos reservado una cama de matrimonio. De forma educada y con buenas formas le decimos que había un malentendido porque habíamos reservado una cama de matrimonio. La primera en la frente: nos cuestiona de forma descarada y airada con unos modos muy prepotentes aludiendo a su infalible sistema de gestión de reservas en el que "lo apuntan todo". Después de darnos cuarenta justificaciones de porqué estábamos equivocados nos dice que "cree que no habrá problema en buscar una solución". Se va a comprobar las notas de la reserva mientras esperamos en el patio de la recepción. Otra sorpresa: en vez de venir él a atendernos viene una señora en su lugar. Después de soltarnos el discursito de su maravillosa gestión y hacernos sentir mal diciéndonos que estábamos equivocados lo mínimo que debería hacer por educación es dar la cara y gestionar personalmente la situación.
La señora nos acompaña a una habitación (de nombre "Zuleiro") que nada más entrar pensábamos que estábamos en una mazmorra: sin luz, olía a humedad, un ventanuco ridículo que daba a un muro; estoy seguro que llevaba mucho tiempo sin usarse y que solo la tienen para casos excepcionales, que en condiciones normales no la asignan porque es sencillamente inhumana y totalmente discordante con el entorno, el resto del pazo y lo que se ve puede ver en la web. Como ya nos sentíamos muy incómodos y después de ver el "castigo" que nos habían infringido mandándonos a la "mazmorra" volvemos a la recepción para cancelar la reserva. El señor que nos atendió estaba muy nervioso, nos pregunta que por qué nos vamos y le intentamos explicar con educación lo que acabo de contar, pero no nos deja hablar. Nos insulta diciéndonos que "le hemos faltado al respeto". No entro al trapo y le pido por favor que me devuelva el DNI (se lo había quedado). Empieza a decirnos que "no es un pailán de aldea, que tiene un título universitario". Después de ese argumento damos por finalizada la conversación.

En mi vida viví una situación tan desagradable en un hotel/pazo/casa rural, etc. Una pena. Mi pareja y yo escapamos de ahí teniendo que cambiar el plan para el fin de semana.

Insisto que mi crítica es exclusivamente a la dirección del hotel. El pazo y el entorno es una preciosidad. No puedo hablar de la comida porque evidentemente no nos quedamos a cenar.

  • Se alojó el octubre de 2012, viajó en pareja
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 3 de 5 estrellas Limpieza
    • 1 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 3
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Hoteles que quizás también te gusten...
dd/mm/aaaa dd/mm/aaaa
Precio de tu alojamiento

¿Has estado en Fervenza Casa Grande? Comparte tu experiencia

Información adicional sobre el Fervenza Casa Grande

Dirección: Ctra. Lugo-Paramo, Km.11, 27163 O Corgo, España
Ubicación: España > Galicia > Provincia de Lugo > O Corgo
Servicios:
Aparcamiento gratuito Se admiten mascotas ( Acepta mascotas / perros ) Restaurante Piscina Acceso para sillas de ruedas
Estilo del hotel:
Ocupa el puesto n.º1 de 2 hostales y pensiones en O Corgo
Rango de precios (sobre la base de las tasas medias): 58 € - 74 €
Número de habitaciones: 9
Descripción oficial (proporcionada por el hotel):
Al pie del bosque de A Fervenza, con robles de más de 300 años de edad, se encuentra esta hospedería rural y restaurante, que dispone también de un interesante conjunto etnográfico.Frente a un viejo molino del siglo XVII, en las riberas del Miño, se funda esta Casa Grande, antigua morada de molinero: “…y sólo ay dos molinos arineros que muelen con agua corriente el uno de éllos de Dn Bernardo de Vande Presbítero, al sitio da Ferbenza do Miño que muele con tres Ruedas un mes del año… y a otro de Domingo de Vande…” (Catastro de Ensenada, año de 1.752). Esta cita histórica ilustra fielmente el origen de esta Casa Grande, que se ha rehabilitado conservando su esencia de antiguo caserío gallego, y que hoy constituye todo un referente en la gastronomía lucense.La antigua palleira acoge hoy el restaurante A Fervenza, que dispone de un comedor acristalado con vistas al bosque y a una original piscina tallada en cantería, además de una privilegiada mesa para fumadores al aire libre al pie de un manantial natural.El restaurante ofrece cocina tradicional gallega con un aire de creatividad: especialidades como el “capón de Vilalba”, cocinadas a la vista del cliente en los antiguos hornos que el muiñeiro usaba para cocer el pan. Una innovadora fusión de la sofisticada cocina en baja temperatura, y el buen hacer ancestral del horno de leña, todo ello acompañado por una selecta carta de vinos gallegos de autor. Insólitas y recónditas lagunas embellecen aún más el admirable y centenario bosque fluvial que rodea al hotel, laureado en 2007 con el Premio Nacional “Bosque del Año” (ONG Bosques sin Fronteras), por la tenacidad de sus propietarios por evitar su desaparición. Hoy forma parte de las zonas de máxima protección de la Reserva de la Biosfera Terras do Miño. Cada huésped recibe una llave del molino, cuya puerta da paso a un idílico paraje fluvial, frente a una isla propiedad del hotel. Al pie del salto de A Fervenza, el visitante puede disfrutar en época estival de un baño en la presa o, con suerte, observar el jugueteo de las nutrias al caer la tarde. ... más   menos 
También conocido como:
a Fervenza Lugo
Casa Grande Da Fervenza Lugo
Casa Grande De Fervenza
Casa a Fervenza Lugo
Casa Da Fervenza Lugo
Hotel Casa Grande Da Fervenza Lugo
Casa Grande a Fervenza
Casa Rural a Fervenza Lugo

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del Fervenza Casa Grande, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.