Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Malo, incomodo, caro.” 1 de 5 estrellas
Opinión sobre Isla La Roqueta

Isla La Roqueta
Playa Caleta | Muelle, Caleta, Acapulco 39390, México
Mejorar este perfil
En el puesto nº 14 de 91 cosas que hacer en Acapulco
Información sobre la atracción
DF
Gran Crítico
89 opiniones 89 opiniones
33 opiniones sobre atracciones
Opiniones en 23 ciudades Opiniones en 23 ciudades
542 votos útiles 542 votos útiles
“Malo, incomodo, caro.”
1 de 5 estrellas Opinión escrita el 23 noviembre 2011

Si lo puedes evitar, evitalo. Los comerciantes abusan del turismo y no sólo es pagar la llevada, llegando allá te cobran hasta por respirar!!!

Visitado el enero de 2011
¿Ha sido útil esta opinión? 6
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión

181 opiniones de viajeros

Calificación de los visitantes
    67
    59
    36
    12
    7
Fecha | Puntuación
  • Alemán primero
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Italiano primero
  • Portugués primero
  • Ruso primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero
Aguascalientes
Gran Crítico
72 opiniones 72 opiniones
6 opiniones sobre atracciones
Opiniones en 21 ciudades Opiniones en 21 ciudades
135 votos útiles 135 votos útiles
“Un recorrido que no vale ya la pena”
2 de 5 estrellas Opinión escrita el 4 julio 2011

Decidimos ir a visitar al Acapulco Tradicional de aquellos años, donde las playas de caleta y caletilla era lo más famoso y recordar los años 80 en su epoca de explendor. Llegamos el miercoles 22 de junio de 2011 a realizar esta visita a las playas y a la famosa isla "roqueta" con el paseo del 'yate de fondo de cristal', sabiamos mas o menos a lo que nos ibamos a enfrentar y que era parte del 'show': vendedores ambulantes, propinitis, etc; pero la verdad nos quedamos cortos en la magnitud.

Llegamos a las 10 de la mañana y por estacionamiento en la calle nos cobraron 20 pesos por vehiculo (eso si, nos 'invitaron' a que consumieramos en sus dichosos restaurantes) pero nosotros ibamos dispuestos a tomar el tour a la isla. Un vendedor se acercó y nos ofreció el tour por 70 pesos (boletos rosas) y los niños gratis lo cual accedimos, nos acercamos donde salen las lanchas y que estaba a punto de salir (dijimos: que buena suerte nos tocó) y hasta eso la lancha era de dos pisos, no tan vieja y ahí empezó nuestra osadía:

MI EXPERIENCIA.
La lancha (que se llama TITANIC) iba a su máxima capacidad, eramos alrededor de 100 personas y solamente había unos 10 chalecos salvavidas en la parte superior (ojo: cada pasajero debería tener su propio chaleco para casos de emergencia) y el primer tour fue el mostrarnos las "casas de los famosos", nos mencionaron que esas casas eran propiedad de televisa, de la novia de mexico (angelica maría), de john wayne, etc (aunque ahi mencionaron su primer mentira porque la casa que supuestamente es de televisa dice un letrero SE VENDE), después de rodear un poquito en el extremo de la isla roqueta uno de los lancheros se fue a echar un clavado estilo la quebrada, después de 10 minutos de hacerla de emoción se echó el clavado (muy mal ejecutado el clavado porque cayó de estómago), subió a la lancha y nos 'exigieron' la primer propina: si no dabas la propina al supuesto 'clavadista de la quebrada' se esperaba a que sacaras al menos una moneda, si no se quedaba ahí mirandote como diciendote: saca tu propina. En fin, para eso el oleaje estuvo muy fuerte y uno de los niños que iba con nosotros empezó a vomitar.

Después nos trasladaron a ver la virgen que estan en unas piedras. Tuvimos que hacer fila porque otra lancha estaba buscando la virgen en el fondo del mar, cuando nos tocó nuestro turno no se vió la dichosa virgen por lo turbio del agua ya que había llovido mucho el lunes pasado (aunque la original está arriba en las piedras) y nos llevaron a que vieramos los peces de colores, otro lanchero (el nadador profesional) que iba con ellos se lanzó al mar para que vieramos los peces (los que estabamos en el segundo piso no alcanzabamos a ver) y obviamente al salir otra propina había que dar.

Luego nos llevaron 200 metros más adelante a que una lanchilla fea que ellos le llaman elegantemente "restaurante flotante" se 'anclara' con nosotros para ofrecer sus productos: ofrecían fruta, sodas, cerveza, fritangas, etc. Y para colmo de nuestros males y ya algo mareados (teníamos más de una hora en la lancha) la gente que iba en la lancha (de aspecto de clase baja del estado de hidalgo) empezó a comprar fruta y más fruta como si fuera obligación o manda, hasta que los niños de aquel grupo empezaron a vomitar la fruta que compraron, dando un aspecto desgradable, la gente empezaba a reclamar que ya nos fueramos pero el 'capitan del yate', el 'clavadista' y el 'nadador profesional' no les importó mucho y la misma gente con falta de criterio seguía comprando frente a la vomitada de los niños (increible pero cierto) hasta que acabó de comprar el último cliente se fueron (esta osadía duró 30 minutos de espera) y hasta que al fin llegamos a la isla roqueta: ¡¡Una hora y media arriba de esa lancha con vomitadas y con oleadas altas!!.

Nos bajamos y fuimos al restaurante "la isla de la fantasía" para descansar de la mareada y vomitadas, fuimos a pedir sodas y éstas estaban calientes y las cervezas de igual forma, el mesero nos quería engañar de que estaban frías porque estaban en agua, pero esa agua era hielo del día anterior por lo que no estaban fríos sus productos y el colmo de dicho lugar, había un letrero que decía "Si en más de 30 minutos no ha consumido nada del restaurante favor de desalojar la mesa". Compramos nuestros refrescos calientes con un vaso de hielo aparte (y de dudosa procedencia el hielo) a 25 pesos cada uno (2 dolares aprox) más propina, empezamos a disfrutar de la vista hacia acapulco (muy bonito que se veía) y caminamos por la pequeña playa que tiene la isla, esa playa estaba sucia ya que en varios rincones había muchas botellas de PET como si estuvieran reciclando y dando un mal aspecto al turista con basura incluida.

Cuando caminabas por la playa los vendedores te insistían a que te cambiaras de restaurante que te fueras con ellos, te subieras a la banana, al "snorkel", etc, y no te dejaban descansar o reflexionar en ningún momento y a su vez entre restaurante y restaurante se despedían olores fétidos de la comida del día anterior.

Ya cansados por lo del 'paseo en el yate de fondo de cristal', la insistencia de los vendedores, lo sucio de la playa decidimos retirarnos; pero para eso tuvimos que esperar una hora más a que llegara la lancha que aceptara nuestros boletos de color de rosa, porque los de color azul se negaban y ni pagando dinero extra querían llevarte de regreso ¡¡era como una prisión donde no podías moverte o regresarte a caleta!!

Otra pareja que andaba ahi (un chilango de tepito 'así se describió él') andaba super enojado por la sacadera de dinero por parte de esta gente y también quería regresarse a caleta, hasta que por fin llegó una lancha vieja azul en mal estado que recibió nuestros boletos y en 10 minutos estabamos de vuelta en caleta; el chilango comentó que si el lanchero le pedía propina le iba a decir "sus verdades recordando el 10 de mayo" pero afortunadamente esto no sucedió. Un paseo que teníamos contemplado máximo dos horas se transformó en una pesadilla de cinco horas.

MI RECOMENDACION

-Estos pseudovendedores (estafadores) están destruyendo lo poco que le queda del acapulco tradicional: ahuyentando al turismo nacional e internacional de esta barbarie de propinitis, y de venta ambulantaje; y luego la gente de Acapulco se quejan que no hay turistas en el puerto (por este tipo de gentusa los turistas no tienen ni ganas de regresar).

-El servicio al turista es pésimo en la isla roqueta, nadie te sabe dar explicaciones de cuando llega tu lancha a recogerte, los baños en malas condiciones y moderadamente sucios (te cobran la entrada también a los baños).

-Es exagerado el tiempo del recorrido (más de 90 minutos) en un espacio de 900 metros entre caleta y la isla roqueta según google earth.

-La isla está muy descuidada, en mal estado, sucia, sin su zoológico que era su atractivo principal y con olores nauceabundos. Unicamente existen dos burros panzones que supuestamente toman cerveza.

-Aunque sea un paseo popular (parte del folklor mexicano), estos vendedores y asociaciones de lancheros defraudan y abusan de la gente de bajo recursos con sus paseos con las dobles o triples propinas que tienes que dejar, más las compras casi obligadas de sus restaurantes flotantes que la gente hace y del consumo en los restaurantes de la isla a precios exagerados.

-NO ASISTAN A ESTE RECORRIDO DEL PASEO EN LANCHA, AL MENOS QUE ESTÉN DISPUESTOS A TOLERAR A TODA ESTA GENTE QUE QUIERE ABUSAR DEL TURISMO. Es mucho dinero que desembolsa el turista por las pocas o casi nulas atracciones de la isla. Sumemos: 70 pesos del paseo, 30 pesos de las tres propinas, 50 pesos de la fruta y refresco del restaurante flotante, 25 pesos del restaurante de la isla, 90 pesos de un platillo de pescado empanizado (más 15 pesos de propina del mesero), más un "recuerdo" de 50 pesos te da un total de 300 pesos aprox por persona por ver unicamente unas casas en un cerro, unos pescados en el vidrio de la lancha y la virgen sumergida, una playa sucia, y dos burros que toman cerveza (eso sí, el cliente paga lo que el burro tome de cerveza).

Visitado el junio de 2011
¿Ha sido útil esta opinión? 33
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

Los viajeros que vieron el Isla La Roqueta también vieron

 

¿Has estado en Isla La Roqueta? Comparte tu experiencia

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del Isla La Roqueta, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.