Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Al Pestana Convento do Carmo no volveremos tan pronto” 3 de 5 estrellas
Opinión sobre Pestana Convento do Carmo

Guardar Guardado
Añadiste el Pestana Convento do Carmo a tu lista de perfiles guardados
Los mejores precios para tu estancia
Introduce fechas para encontrar los mejores precios.
Llegada dd/mm/aaaa Salida dd/mm/aaaa
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
y 11 sitios más
Pestana Convento do Carmo
4.5 de 5 Hotel   |   Rua do Carmo, 1 | Pelourinho, Salvador, Estado de Bahía 40301-330, Brasil   |  
Servicios del hotel
Ocupa el puesto n.º6 de 105 hoteles en Salvador
Torrevieja, España
Crítico Sénior
47 opiniones 47 opiniones
31 opiniones de hoteles
Opiniones en 32 ciudades Opiniones en 32 ciudades
84 votos útiles 84 votos útiles
“Al Pestana Convento do Carmo no volveremos tan pronto”
3 de 5 estrellas Opinión escrita el 21 agosto 2013

El Hotel Pestana Convento do Carmo en Salvador de Bahia fue miembro una vez del grupo The Leading Small Hotels of the World, pero lamentablemente ya no lo es, y con razón, por-que las deficiencias del management están a la vista y el personal hace lo que puede para agradar a los huéspedes.
Para un hotel de esta categoría no corresponde que al huésped, a la hora de pedir por teléfono un transporte del aeropuerto al hotel, se le pida una garantía de pago a través de una tarjeta de crédito, teniendo en cuenta que con la previa reserva de habitación que ha realizado el cliente, el hotel ya posee dicha información. Tampoco es usual para un hotel de esta categoría que el servicio de transporte se le pague directamente al chófer, en vez de cargar los costos del servi-cio a la cuenta del huésped. Además no resulta compresible que el transporte aeropuerto-hotel cueste 162 reales y el trayecto a la inversa sólo 84 reales.
En la habitación se halla una botella pequeña de agua –para 2 personas– para el día de la lle-gada, la que no se repone al día siguiente, porque es cortesía del hotel solo para el primer día, como se indica expresamente. Un hotel de esta categoría lo menos que podría hacer es poner diariamente una botella de agua en cada habitación. Eso sí, cada noche nos traían un plato de fruta fresca, posiblemente para compensar la falta de agua.
A diferencia de otros hoteles de esta categoría, el Pestana Convento do Carmo no ofrece ningún periódico en la habitación. En la recepción se encuentra un solo ejemplar de prensa local para quienes deseen leer algo.
Las sábanas son verdaderamente de fino algodón egipcio, como indica su página web, pero hay que observar que algunas de ellas tienen ya agujeros debido al frecuente uso y lavado. Eso no debería suceder en un hotel de esta categoría. Lo mismo sucede con las toallas, mu-chas de ellas muestran ya bastante deterioro.
La habitación dispone de zapatillas, como debe ser, pero no todas las personas tienen pies de niños pequeños, porque las zapatillas son verdaderamente de números muy pequeñas y no las puede calzar un adulto.
Otra cosa que nos incomodó mucho y lo que resultó ser de gran molestia durante toda nuestra estancia de 8 noches, fue la diaria picadura de algún tipo de bicho que había en la habitación que nos enronchó la piel, sobre todo de brazos y piernas. Nos vimos obligados a comprar no-sotros mismos un insecticida en una tienda de la ciudad con el que rociamos la cama, porque aunque informamos del asunto a la recepción, las picaduras de esos bichos continuaron hasta el último día.
Una tarde incluso avistamos desde el pasillo de la tercera planta, donde se encontraba nuestra habitación, una rata que se paseaba por el pasillo de la segunda planta. Allí estaban haciendo reformas y había grandes huecos en los muros por donde probablemente se metió el roedor desde fuera, pero habría que tomar prevenciones para que algo así no vuelva a suceder.
Si hay dos personas en una habitación se requiere más de seis perchas en el ropero, pienso yo, que es la cantidad exacta que teníamos nosotros a disposición para colgar nuestra ropa, y de las seis perchas una estaba rota. Ya me dirán Vd. cómo colgar pantalones, chaquetas y cami-sas de dos personas para 8 días en 5 perchas. Pedimos más a la chica que nos hacía la habita-ción, pero posiblemente la propina no correspondía.
La oferta televisiva de canales locales y del resto del país es muy amplia, pero es muy defi-ciente cuando se trata de sintonizar canales extranjeros, lo que por vía satélite sería muy fácil de ofrecer. Nosotros pudimos sintonizar uno solo canal de España, uno de Italia y uno de EE.UU. Además, en la habitación faltaba un listado con los canales que se podían ver.
El desayuno era, en algunos días tipo buffet libre, con una abundante selección de panes, que-sos, embutidos, dulces, fruta, etc., en otros días se servía solo una pequeña porción de cecinas, queso y pan directamente a la mesa. En estos días había que recurrir siempre al camarero si se deseaba comer algo más, como ser huevos revueltos, müsli, alguna fruta, etc. No llegamos a comprender el porqué de estas dos maneras de ofrecer el desayuno. Posiblemente para ahorrar dinero, pero una política así no favorece a la reputación del hotel. Para un precio de 180.- € la noche no se entiende esta restricción a la hora de desayunar.
En el restaurante se debería ofrecer, aparte de los platos individuales, que resultaban suma-mente caros, también un menú degustación con comida regional. Echamos en falta esta oferta, sobre todo tratándose de un hotel de esta categoría.
Igualmente echamos en falta un surtido de tartas para la hora del café, la que sí encontramos en un centro comercial, en el centro de Salvador. Es una pena que el hotel no ofrezca produc-tos de repostería, porque todo lo relacionado con ello es exquisito en Brasil.
Observamos que el personal del bar cambiaba cada día por lo que cada camarero servía las bebidas a su manera. Al parecer no existe una norma a la hora de ofrecer un cóctel o un refri-gerio. Unos acompañaban las bebidas con algunas aceitunas, otros con patatas fritas, otros sin nada. Alguno ponía la botella de cerveza en un cubo de hielo, cosa que se agradecía mucho para que el contenido no se calentara con el calor reinante, otros parece no conocer este sim-ple truco.
Nosotros tuvimos la impresión que parte del personal no había recibido ni un solo día una preparación hotelera adecuada. Faltaba el aprendizaje de hotelería correspondiente para un hotel de la categoría del Pestana Convento do Carmo.
Otra crítica es la relacionada con la música en vivo. Si uno deseaba tomarse una copa por la noche en el bar del patio, donde estaba actuando en ese momento algún grupo musical, había que pagar un recargo, una especie de entrada, aunque uno no quisiera escuchar esa música. La solución era salir del hotel para dirigirse a otro lugar pero, al mismo tiempo, se recomendaba no salir de noche por las calles de Pelourinho.
El precio de las excursiones que ofrecía el hotel a diferentes lugares en los alrededores de Salvador, tampoco se le cargaba al cliente en su cuenta. Éste debía acudir a una oficina de turismo que se hallaba en otro hotel, en la parte baja de la ciudad, con el fin de realizar allí el pago y solo para el transporte en un mini bus con personas de diferentes otros hoteles y dife-rentes nacionalidades. Dicho precio, que no era nada de barato, no incluía la entrada a ningún lugar de interés. Se trataba solamente de un simple transporte. A mi entender un abuso.
En los ocho días en los que nosotros nos alojamos en el Pestana Convento do Carmo, y en los que tuvimos la oportunidad de tumbarnos en el patio donde se encuentra la pileta, nunca ob-servamos que alguien hubiera tomado pruebas del agua para controlar su limpieza, donde ciertamente se bañaba bastante gente. El agua parecía siempre muy limpia y cristalina pero eso no es suficiente cuando se trata de un baño público. Allí hay que llevar acabo periódica-mente análisis de agua para controlar su limpieza.
Todas estas críticas se refieren solo y exclusivamente al management del hotel y a su logística. En ningún momento podría hacer yo una crítica al personal del hotel, que dio siempre lo me-jor de sí para que nos lleváramos una buena impresión del Hotel Pestana Convento do Carmo. Damos nuestras mejores gracias al personal, sobre todo a aquellos que nos servían a diario el desayuno. Igualmente el personal de recepción actuó en todo momento correctamente.
Todas estas críticas van dirigidas al Management, que es quien debe velar para un buen y efectivo funcionamiento del servicio hotelero.

  • Se alojó el abril de 2013, viajó en pareja
    • 2 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 1 de 5 estrellas Ubicación
    • 3 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 3 de 5 estrellas Habitaciones
    • 2 de 5 estrellas Limpieza
    • 3 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 3
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión

318 personas han opinado sobre este hotel

Puntuación de viajeros
    189
    73
    36
    11
    9
Ver opiniones para
62
149
16
25
Resumen de puntuaciones
  • Calidad del sueño
    4,5 de 5 estrellas
  • Ubicación
    4,5 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4,5 de 5 estrellas
  • Servicio
    4 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    4 de 5 estrellas
  • Limpieza
    4,5 de 5 estrellas
Los consejos de los viajeros te ayudan a elegir la habitación adecuada.   Consejos sobre habitaciones
Fecha | Puntuación
  • Alemán primero
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Italiano primero
  • Noruego primero
  • Portugués primero
  • Ruso primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero
Buenos Aires, Argentina
Colaborador Sénior
10 opiniones 10 opiniones
9 opiniones de hoteles
Opiniones en 9 ciudades Opiniones en 9 ciudades
7 votos útiles 7 votos útiles
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 2 mayo 2013

Repetir lo que muchos ya han comentado sobre los servicios y arquitectura de este hotel sería redundante.
Solo voy a comentar la sensación y experiencia de sentirse hospedado en un lugar totalmente distinto a los hoteles habituales, sean de lujo o no,
Estar en las habitaciones que aun tienen los pisos, los azulejos pintados a mano originales de la época en que fue convento, abrir las puertas de la habitación hechas de la madera original del convento, caminar por esos pasillos y saber que entre sus paredes pasaron cosas que marcaron parte de la historia del país como fue que aquí se firmó la rendición de los holandeses al invadir Brasil... lo lleva a uno a pensar que se encuentra dentro de una postal o libro de historia.
Por otro lado la ubicación es genial ya que estás dentro mismo del pelourinho y solo tienes que caminar un par de cuadras hacia abajo para llegar a la plaza principal donde estál los lugares más emblematicos y conocidos de esta bella ciudad.
Realmente recomiendo este hotel. Aunque es un poco caro,vale la pena darse el gusto.

  • Se alojó el abril de 2013, viajó en pareja
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 5 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 4 de 5 estrellas Habitaciones
    • 5 de 5 estrellas Limpieza
    • 5 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Barcelona
Crítico
15 opiniones 15 opiniones
6 opiniones de hoteles
Opiniones en 6 ciudades Opiniones en 6 ciudades
16 votos útiles 16 votos útiles
4 de 5 estrellas Opinión escrita el 14 enero 2013

Es un convento de grandes dimensiones restaurado y habilitado como hotel 5 estrellas. Las estrellas corresponden más a las instalaciones en general que a los servicios, donde creo que son justitos por ejemplo el desayuno. El gimnasio es de juguete. Para poder pedir una factura a nombre de empresa es una labor tiitánica y al final imposible.
Destacar que para quedarse todo el día en la piscina y descansar es un buen sitio tranquilo.
El barrio es just al lado del pelourinho. Tiene difícil acceso. Siempre con taxi a todas partes.
Las habitaciones son muy agradables sobre todo las que dan al claustro de la piscina

  • Se alojó el enero de 2013, viajó en pareja
    • 3 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 4 de 5 estrellas Ubicación
    • 4 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 3 de 5 estrellas Habitaciones
    • 3 de 5 estrellas Limpieza
    • 4 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 1
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Buenos Aires, Argentina
Crítico Sénior
22 opiniones 22 opiniones
Opiniones en 5 ciudades Opiniones en 5 ciudades
6 votos útiles 6 votos útiles
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 1 diciembre 2012

Situado en corazón del Pelourinho, como se le llama al área colonial de Salvador, fue un antiguo convento del siglo XVI hoy transformado en un excelente hotel. Una gran parte del convento ha sido preservada y el resto ha respetado las formas originales. Pisos y puertas originales, una capilla revestida casi totalmente en oro a la hoja, claustros de oración, salas con paredes de azulejos portugueses y mobiliario original de la época, sumado a un entorno de iglesias, monumentos y sitios históricos, consiguen transportar al huesped al Brasil místico y colonial.
Altamente recomendable.

  • Se alojó el octubre de 2012, viajó en pareja
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 5 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 5 de 5 estrellas Habitaciones
    • 5 de 5 estrellas Limpieza
    • 5 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Buenos Aires, Argentina
Crítico Sénior
36 opiniones 36 opiniones
17 opiniones de hoteles
Opiniones en 18 ciudades Opiniones en 18 ciudades
25 votos útiles 25 votos útiles
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 29 enero 2012

El Convento es increíble. Ubicado en el Pelourinho, justo al lado de una de las iglesias más antiguas de bahía.
Las escaleras y los patios (claustros) son originales, las puertas de las habitaciones y los pisos de las mismas también.
Como los pisos son de la madera original del convento crujen y pueden despertarte si en el piso de arriba hay movimiento.
Las ventanas se cierran con unos postigos de madera que logran una oscuridad absoluta, ideal para dormir sin despertador y sin apuro.
El desayuno es rico y abundante. El restaurant es muy caro y no es gran cosa, yo lo evitaría. El mismo hotel sirve algunos platos en el bar que son mas baratos, menos pretenciosos y más ricos.
Salvador es para dos días, no más. La pileta es redonda, casi como una fuente, cosa que armoniza muy bien con la construcción del convento. En definitiva, lo recomiendo para un par de noches.

  • Se alojó el enero de 2012, viajó en pareja
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ubicación
    • 4 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 5 de 5 estrellas Habitaciones
    • 5 de 5 estrellas Limpieza
    • 5 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
pestana, General Manager en Pestana Convento do Carmo, respondió a esta opinión, 7 mayo 2012
Google Traductor
Dear Guets,

First of all, we would like to thank you for choosing the Pestana Convento do Carmo and for the feedback about your last stay.
We will be waiting for you in your next trip to Salvador.

Cordially,
Indicar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC

¿Has estado en Pestana Convento do Carmo? Comparte tu experiencia

Información adicional sobre el Pestana Convento do Carmo

Dirección: Rua do Carmo, 1 | Pelourinho, Salvador, Estado de Bahía 40301-330, Brasil
Ubicación: Brasil > Estado de Bahía > Salvador
Servicios:
Bar / Salón Centro de negocios con acceso a Internet Gimnasio / Sala de entrenamiento Desayuno gratuito Internet de alta velocidad gratuito ( wifi ) Aparcamiento gratuito Restaurante Servicio de habitaciones Servicio de traslado en autobús Balneario Suites Piscina Acceso para sillas de ruedas
Estilo del hotel:
N.°1 de hoteles balneario en Salvador
N.°1 de hoteles de negocios en Salvador
N.°3 de hoteles para familias en Salvador
N.°5 de hoteles de lujo en Salvador
N.°8 de hoteles románticos en Salvador
Rango de precios (sobre la base de las tasas medias): 186 € - 541 €
Categoría del hotel:4,5 estrella(s) — Pestana Convento do Carmo 4.5*
Opciones de reserva:
TripAdvisor está orgulloso de ser socio de Orbitz, Travelocity, Expedia, Booking.com, Splendia, Hotels.com, Cheap Tickets, Tingo, BookingOdigeoWL, Priceline, Despegar.com, Venere y Otel por lo que podrás hacer tus reservas para el Pestana Convento do Carmo con confianza. Ayudamos a millones de viajeros cada mes a encontrar el hotel perfecto tanto para viajes de vacaciones como de negocio, siempre con los mejores descuentos y ofertas especiales.
También conocido como:
Hotel Pestana Convento Do Carmo Salvador
Pousada Convento Carmo Hotel Salvador
Hotel Salvador Pestana Convento Do Carmo
Pestana Convento Carmo
Salvador Pestana Convento Do Carmo Hotel
Pestana Convento Do Carmo Hotel Salvador
Pestana Convento Do Carmo Salvador

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del Pestana Convento do Carmo, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.