Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Pesadilla en Costa Rica” 1 de 5 estrellas
Opinión sobre Los Angeles Lodge

Los Angeles Lodge
No se encuentran precios para este alojamiento
Nuestros socios de viajes online no nos facilitan precios para este alojamiento, pero podemos buscar otras opciones en Cartago
Llegada dd/mm/aaaa Salida dd/mm/aaaa
Los Angeles Lodge
Av 4 & Calle 14, Cartago, Costa Rica   |  
Servicios del hotel
Ocupa el puesto n.º5 de 7 hostales y pensiones en Cartago
El Sauzal, España
Colaborador
3 opiniones 3 opiniones
3 opiniones de hoteles
Opiniones en 2 ciudades Opiniones en 2 ciudades
4 votos útiles 4 votos útiles
“Pesadilla en Costa Rica”
1 de 5 estrellas Opinión escrita el 3 noviembre 2013

Confiamos en la guía de Lonely Planet, que de ella decía: "este aceptable b&b con balcones que dan a la plaza de la basílica, destaca por sus cómodas y espaciosas habitaciones, sus duchas de agua caliente y sus copiosos desayunos".

En nuestro caso, nos cogió una fuerte tormenta y se nos hizo de noche en carretera. Nos tuvo que ayudar la policía para encontrar este lugar porque si no nos hubiera tocado dormir dentro del coche. La recepción la hicimos dentro del bar-pub situado debajo del B&B. La encargada nos dijo que sólo había una habitación, y en las condiciones en que estábamos aceptamos de buen gusto dormir bajo un techo.

El cuarto donde nos hospedamos no pasaba de tres metros cuadrados. Sólo cabían dos camas y un cuartito para la ducha y el aseo. Al abrir las camas, encontramos restos de pan, las sábanas sin estirar, pelos de distintas partes del cuerpo... El somier lo formaban cuatro tablas mal cortadas. No había espacio para armarios, sino que eran cuatro tablones repintados de blanco "vestían" la pared del fondo, al lado de unas cortinas que fueran lavadas por última vez el día de la reconquista; las perchas eran cuatro, viejas, de alambres a los que apenas quedaba la cubierta de plástico. Por no limpiar, había hasta pertenencias del anterior huésped sobre una de las baldas que hacían de armarios. La ducha de agua "caliente"... consistía en un mecanismo adoptado en el mismo grifo, con los cables eléctricos parcheados y a la vista, y que hacía de termo "portatil" aunque apenas entibiaba el agua.

De haber llegado con tiempo, tras ver todo esto, hubiéramos desechado esta habitación, pero tal y como llegamos, tras horas de tensión y tormenta atravesando el Cerro de la Muerte , nos sentimos hasta contentos de poder dormir en una cama.

A la mañana siguiente, tras sacar la foto que adjunto (lo mejor, sin duda, la vista a la Basílica), atravesé el pasillo (la habitación en la que nos quedamos era la primera). Para nuestra sorpresa y enojo, había varias habitaciones con las puertas abiertas, sin clientes, con unas camas limpias, con colchas, espaciosas... Habíamos pagado cincuenta dolares por dormir en lo que parecía la habitación picadero para los clientes que en el fragor del baile querían desahogarse o dormir la borrachera.

Pasaban las siete y media y la encargada no aparecía para servir el desayuno. De hecho, no había nadie. Por conciencia y para evitar problemas, le dejamos los cincuenta dólares a pesar de darnos un nefasto servicio y no servirnos el supuesto "copioso desayuno" que señala la guía de Lonely Planet.

No sé si esta persona llegará a leer estas palabras, pero sí me gustaría que hiciera el Camino de Santiago para que se contagiara del espíritu de la "hospitalidad" o bien se viera en nuestras circunstancias y durmiera en un albergue purulento, que también los hay en el Camino, para que tomara consciencia de la mezquindad con que nos trató. Nada costaba hospedarnos en una de las habitaciones y cumplir con lo que se espera de un profesional.

En suma, si caen por este lugar, que no sea en fin de semana (hay baile con orquesta hasta medianoche) y exijan que les enseñe varias habitaciones. Y si tienen tiempo, pregunten a los lugareños. Luego nos enteramos de que hay varios B&B y hasta un hotel en la zona.

En un viaje de muy positivas experiencias en los lugares en los que nos quedamos y en la hospitalidad de los costarricenses, hemos creído necesario manifestar nuestra pesadilla en Costa Rica, que fue este, a mi entender, tugurio que empaña la utilidad que nos brindó la guía de Lonely Planet.

  • Se alojó el octubre de 2013, viajó en pareja
    • 1 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 2 de 5 estrellas Ubicación
    • 2 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 1 de 5 estrellas Habitaciones
    • 1 de 5 estrellas Limpieza
    • 1 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 4
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión

2 personas han opinado sobre este hotel

Puntuación de viajeros
    0
    0
    0
    1
    1
Ver opiniones para
Familias
0
1
En solitario
0
De negocios
0
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    3,5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    2 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    1,5 de 5 estrellas
  • Servicio
    2,5 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    1,5 de 5 estrellas
  • Limpieza
    2,5 de 5 estrellas
Fecha | Puntuación
  • Español primero
  • Inglés primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero

¿Has estado en Los Angeles Lodge? Comparte tu experiencia

Información adicional sobre el Los Angeles Lodge

Dirección: Av 4 & Calle 14, Cartago, Costa Rica
Ubicación: Costa Rica > Provincia de Cartago > Cartago
Estilo del hotel:
Ocupa el puesto n.º5 de 7 hostales y pensiones en Cartago

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del Los Angeles Lodge, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.

Volver más tarde
Guardar Guardado
Añadiste el Los Angeles Lodge a tu lista de perfiles guardados