Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Nos encanto” 5 de 5 estrellas
Opinión sobre El Templario

El Templario
Calle San Clemente, 30, 23004 Jaén, España
+34 953 08 75 69
Mejorar este perfil
En el puesto nº 3 de 242 Restaurantes en Jaén
Cocina: Española
Opciones: Abierto por la noche, Reservaciones
Información detallada del restaurante
Opciones: Abierto por la noche, Reservaciones
1 opinión
2 votos útiles 2 votos útiles
“Nos encanto”
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 20 abril 2014

Fuimos toda la familia a comer. La entrada un poco peculiar... El restaurante estaba lleno pero nos montaron rapidamente unas mesas para hacer unas "raciones". La comida es buenisima. Sin duda, 100% recomendable. Mi padre no olvidara nunca los cardillos, que le devolvio recuerdos de la infancia...

¿Ha sido útil esta opinión? 2
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión

74 opiniones de viajeros

Calificación de los visitantes
    48
    14
    7
    3
    2
Resumen de puntuaciones
    Comida
    Servicio
    Calidad/precio
    Atmósfera
Fecha | Puntuación
  • Español primero
  • Inglés primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero
Málaga, España
Colaborador
3 opiniones 3 opiniones
3 opiniones de restaurantes
Opiniones en 2 ciudades Opiniones en 2 ciudades
5 votos útiles 5 votos útiles
“Normalito tirando a malo”
3 de 5 estrellas Opinión escrita el 9 abril 2014

Teniendo en cuenta la cantidad de bares y restaurantes de Jaén y que conste que no he ido a todos, considero que éste no merece estar en la cuarta posición.
La comida y el servicio no son nada del otro mundo si lo comparamos con otros bares-restaurantes como Casa Pepe, 82, Casa Antonio El Salvador, La Abadía, La Vestida..., y a continuación lo explico:
El acceso es malísimo, no entiendo como pueden tener licencia sitios como estos, imposible para alguien en silla de ruedas y muy peligroso si hubiese un incendio en el local o alguna desgracia similar, puesto que se encuentra en el subsuelo, es como un sótano habilitado (con muchas carencias) a tal efecto.
La comida no fue nada del otro mundo: croquetas, codillo, chupachups de codorniz (muslo de la codorniz frito con miel de caña), cecina y brownie y nada me llamo la atención especialmente.
Por último y no lo más importante: el precio. Me pareció normal según la calidad de los platos y la materia prima de los mismos, quizá un poco desorbitado el precio de los chupachups, pero la verdad es que fue el plato que más me gusto. En definitiva, restaurante corrientito, normalito y de los que hay muchos en Jaén.

  • Visitado el marzo de 2014
    • 2 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 3 de 5 estrellas Ambiente
    • 3 de 5 estrellas Servicio
    • 3 de 5 estrellas Comida
¿Ha sido útil esta opinión? 1
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Cartagena, España
1 opinión
2 votos útiles 2 votos útiles
“"No perdérselo"”
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 7 abril 2014

Genial la comida, genial el local y excepcional Raúl. Un trato humano excelente, una cocina excepcional. No perderse el cremoso de boletus con Idiazábal. Uno de los lugares para no perdérselo y volver a repetir. Un abrazo desde Cartagena para Raúl

  • Visitado el abril de 2014
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ambiente
    • 5 de 5 estrellas Servicio
    • 5 de 5 estrellas Comida
¿Ha sido útil esta opinión? 2
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Madrid, España
Colaborador Sénior
6 opiniones 6 opiniones
3 opiniones de restaurantes
Opiniones en 3 ciudades Opiniones en 3 ciudades
3 votos útiles 3 votos útiles
“PER-FEC-TO”
4 de 5 estrellas Opinión escrita el 6 abril 2014

Segun llegamos a la calle peatonasl, encontramos 4 mesitas fuera a modo de terraza.Juntamos 2 para tener sitio para los 6. Al poco, se llenaron las mesas que teníamos alado.Cuando quisimos darnos cuenta, habían tenído que sacar mas mesas y sillas del almacen, y lo que empezron siendo 4 mesas, pasaron a ser unas 8 o 10 en menos de 1 hora.
Las razones son de un tamaño considerable y un saber y calidad increible.El dueño es encantador.No solo es rápido, sino que te ayuda a decidir y te avisa si te estas pasando con la cantidad.Pedimos unas croquetas, mmmm sabía como hechas por una madre!buenisimas.La espuma de boletus con pimiento caramelizado esta para morirse (y eso que no me ha gustado nunca el pimiento)
Los chupachus de codorniz son muslos de codorniz con una salsa exquisita.
Los flamenquines sería nFLAMENCONES! y buenísimos.Y los chopitos sabrosísimos.
Me ha encantado todo, le doy un 10 a la comida y a la atencion recibida.

  • Visitado el abril de 2014
    • 4 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 5 de 5 estrellas Ambiente
    • 5 de 5 estrellas Servicio
    • 5 de 5 estrellas Comida
¿Ha sido útil esta opinión? 2
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Madrid, España
Colaborador Sénior
9 opiniones 9 opiniones
8 opiniones de restaurantes
Opiniones en 6 ciudades Opiniones en 6 ciudades
5 votos útiles 5 votos útiles
“Increíble.”
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 31 marzo 2014

Una comida fracamente deliciosa, un servicio cercano y muy atento, y un aceite ecológico exquisito. La pena es que esté en un lugar tan poco a la vista.

¿Ha sido útil esta opinión? 2
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

Los viajeros que vieron el El Templario también vieron

 

¿Has estado en El Templario? Comparte tu experiencia

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del El Templario, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.