Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“¡Tantas cosas extraordinarias aquí!” 5 de 5 estrellas
Opinión sobre Finca la Serenidad

No se encuentran precios para este alojamiento
Nuestros socios de viajes online no nos facilitan precios para este alojamiento, pero podemos buscar otras opciones en Bédar
Llegada dd/mm/aaaa Salida dd/mm/aaaa
Finca la Serenidad
Guardar
Añadiste Finca la Serenidad a tu lista de perfiles guardados
Paraje el Selvalico | Almeria, 04288 Bédar, España   |  
Servicios del hotel
Ocupa el puesto n.º2 de 2 hostales y pensiones en Bédar
East Sussex
Gran Crítico
146 opiniones 146 opiniones
37 opiniones de hoteles
Opiniones en 75 ciudades Opiniones en 75 ciudades
105 votos útiles 105 votos útiles
“¡Tantas cosas extraordinarias aquí!”
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 25 septiembre 2012

Otros han destacado la calidez auténtica y la amabilidad de Jane and Terry y Spooks, el magnífico perro. Todo se convierte en algo destacable: desde la cena de bienvenida hasta el desayuno casero (que aumenta o cambia cada día) o la maravilla de ver tanto campo virgen; las zonas quemadas recientemente no afectan al aspecto general mirando al sur desde las terrazas y la piscina, que mide más de 12 metros de largo y tiene toda casi la misma profundidad. Pescar en completa oscuridad por la noche, sin ni siquiera una farola para que nos vean, y no digamos los coches. Acostarse por la noche con una buena ropa de cama y baño solo puede resultar en un buen sueño. La atención a los detalles para la comodidad de los huéspedes se hace patente en cada lugar. El silencio aquí es oro, pero realzado con el eco de los sonidos naturales de la tierra que nos rodea, gran parte de ella ajardinada y magníficamente cuidada por Terry. El ruido de aviones es inusual, y las estelas blancas una rareza. Cerca, el atrayente pueblo blanco de montaña, Bedar, hace pocas concesiones a los turistas y expatriados residentes locales. Los restaurantes del lugar son más que suficiente para alguien que no busque cenas lujosas. Un coche es imprescindible. La posibilidad de ir andando a un café para pasar el rato con los lugareños no resulta una opción práctica, en especial cuando el acceso de carretera entre este tranquilo lugar y el mundo real requiere de una atención total.

¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Inicialmente escrita en inglés en www.tripadvisor.co.uk. Ver el original
Escribe una opinión

9 opiniones de viajeros

Puntuación de viajeros
    8
    1
    0
    0
    0
Ver opiniones para
4
5
En solitario
0
De negocios
0
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    4,5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    4,5 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    4,5 de 5 estrellas
  • Servicio
    5 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    5 de 5 estrellas
  • Limpieza
    5 de 5 estrellas
Fecha | Puntuación
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero

¿Has estado en Finca la Serenidad? Comparte tu experiencia

Información adicional sobre el Finca la Serenidad

Dirección: Paraje el Selvalico | Almeria, 04288 Bédar, España
Ubicación: España > Andalucía > Provincia de Almería > Bédar
Servicios:
Bar / Salón Desayuno gratuito Internet de alta velocidad gratuito ( wifi ) Aparcamiento gratuito Cocina Se admiten mascotas ( Acepta mascotas / perros ) Piscina
Estilo del hotel:
Ocupa el puesto n.º2 de 2 hostales y pensiones en Bédar
Rango de precios (sobre la base de las tasas medias): 58 € - 67 €
Número de habitaciones: 2

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del Finca la Serenidad, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.