Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Baño igloo” 3 de 5 estrellas
Opinión sobre Comtat Sant Jordi

Guardar Guardado
Añadiste el Comtat Sant Jordi a tu lista de perfiles guardados
Comtat Sant Jordi
Los mejores precios para tu estancia
Introduce fechas para encontrar los mejores precios.
Llegada dd/mm/aaaa Salida dd/mm/aaaa
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
y 8 sitios más
Comtat Sant Jordi
3.0 de 5 Complejo turístico   |   Travessera de Ginebro 2, 17250 Platja d'Aro, España   |  
Servicios del hotel
Ocupa el puesto n.º20 de 33 hoteles en Platja d'Aro
Barcelona
Gran Crítico
266 opiniones 266 opiniones
47 opiniones de hoteles
Opiniones en 108 ciudades Opiniones en 108 ciudades
139 votos útiles 139 votos útiles
“Baño igloo”
3 de 5 estrellas Opinión escrita el 27 noviembre 2011

Visitamos estos apartamentos, en noviembre, durante el día hacia calor, pero por la noche llegabamos a 11 grados, el aire acondicionado parecia estar enchufado, pero no iba solo estaba el enchufe a medio conectar, cuando nos dimos cuenta, lo conectamos,pero siendo muy poco potente para calentar el apartamento, además la unidad que va en la terraza, hacía mucho ruido, aún a traves de las puertas correderas. Para el baño, ningún tipo de calefacción, parecía baño-igloo. No estan preparados para el invierno y dudo que para el verano la refrigeración funcione bien, y menos si quieres dormir con la ventana abierta y oyes el aparato acondicionador del vecino. Consejo llevate una estufa. Ojo, el termo es de 50 litros y da muy poca agua en invierno.

  • Se alojó el noviembre de 2011, viajó en pareja
    • 3 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 3 de 5 estrellas Ubicación
    • 2 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 2 de 5 estrellas Habitaciones
    • 2 de 5 estrellas Limpieza
    • 3 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 1
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión

79 personas han opinado sobre este hotel

Puntuación de viajeros
    11
    16
    28
    17
    7
Ver opiniones para
45
19
En solitario
0
1
Resumen de puntuaciones
  • Ubicación
    3,5 de 5 estrellas
  • Calidad del sueño
    3 de 5 estrellas
  • Habitaciones
    3 de 5 estrellas
  • Servicio
    3 de 5 estrellas
  • Calidad-precio
    3 de 5 estrellas
  • Limpieza
    3,5 de 5 estrellas
Los consejos de los viajeros te ayudan a elegir la habitación adecuada.   Consejos sobre habitaciones (7)
Fecha | Puntuación
  • Alemán primero
  • Español primero
  • Francés primero
  • Inglés primero
  • Italiano primero
  • Holandés primero
  • Ruso primero
  • Sueco primero
  • Cualquiera
  • Todas las recientes en español
Español primero
Barcelona, España
Crítico
15 opiniones 15 opiniones
11 opiniones de hoteles
Opiniones en 12 ciudades Opiniones en 12 ciudades
5 votos útiles 5 votos útiles
4 de 5 estrellas Opinión escrita el 6 junio 2011

Reservamos el Comtat Sant Jordi porque su ubicación nos convenía para una boda y una comida al día siguiente. El check in fue atento y rápido y antes de la hora oficial (tuvimos suerte que la noche anterior no estuviera lleno).

A pesar de estar en un apartamento cercano a la entrada del recinto, descansamos bien. sin ruidos ni sobresaltos. Tan solo alguna gaviota en la terraza a primera hora de la mañana. Que delicia, no?

La cama de matrimonio muy bien. Los peques descansaron bien en el sofa-cama. Las instalaciones en general, acordes a su categoría teniendo en cuenta la reforma del 2006. Algo corto el material de cocina pero nuestra estancia era de fin de semana. Muy agradable el restaurante, sin alardes ni pretensiones altivas. El desayuno buffet básico pero muy correcto. De nuevo sin alardes pero cumpliendo su objetivo.

El personal, en general, atento y servicial. Mejorable: en el restaurante y en pisos.

Sin embargo, satisfechos de haber elegido el Comtat Sant Jordi para un week end. No pueod opinar sobre resto de servicios (Almuerzos o cenas, bar-cafetería de la piscina, el super o el ciber). Tienen parking de pago y gratuito. En la calle no hay demasiadas dificultades para aparcar (desconozco en pleno mes de Agosto). En resumen, volvería a quedarme...auqnue si tuviera que hacerlo varios días, optaría por los apartamentos de 4-6 adultos....

  • Se alojó el junio de 2011, viajó con la familia
    • 5 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 4 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 3 de 5 estrellas Limpieza
    • 4 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Madrid, España
1 opinión
3 votos útiles 3 votos útiles
1 de 5 estrellas Opinión escrita el 10 septiembre 2010

Sabíamos que en el precio no se incluía la plaza del garaje (10 € por noche), ni el servicio wifi, ni las bebidas de comidas y cenas (como normalmente ocurre con la pensión completa). Concluimos que si el precio era elevado, se compensaría con la zona (Girona) y con la calidad del servicio, de las instalaciones y de las comidas del aparthotel contratado (acorde con un tres estrellas superior).
La primera impresión, antes de llegar a la habitación, fue de desolación; el aspecto general de la instalación era poco menos que “cutre”, la sensación no era de antiguo si no de viejo. Por descontado que nadie se encargó de las maletas y no hubo cóctel de bienvenida, como auguraba la Web.
En cuanto a la habitación (copio literalmente de su página: “167 apartamentos totalmente reformados en el año 2.006”), desperfectos en las puertas correderas que daban al dormitorio, manchas en el techo del dormitorio, manchas en las puertas correderas de la terraza, manchas en el suelo de la terraza, telarañas en la terraza, tendedero escuálido que se caía al menor soplo de viento.
El televisor estaba situado a tal altura que ni tumbados en el sofá podíamos verlo (te mareabas y te dolía la espalda).
Había hormigas en la cocina (desde la pila a la vitro cerámica) y en el baño (en alguna ocasión también apareció alguna en la cama del dormitorio); esto último teniendo en cuenta que no hicimos uso de la cocina y por lo tanto no había comida de por medio.
Al llegar, nos encontramos que en el armario tan solo había 6 perchas, escasez de toallas y la imposibilidad de bloquear las puertas correderas que daban a la terraza desde el comedor. En primer lugar trajeron las toallas; pasado un tiempo, las perchas (6 más, cantidad que seguía siendo escasa) y más tarde apareció un señor de mantenimiento con una especie de tornillo gigante que desde la puerta de entrada nos ofrecía para que nosotros mismos solucionáramos el problema (al día siguiente comprendimos cuál era su finalidad). Cuando le dijimos que para qué servía aquello, se dignó a entrar y tras observar que el problema era uno diferente al que se esperaba (no había aún agujero para meter al tornillo), nos comentó que subiría pasada la hora de la siesta (algo que no ocurrió hasta el día siguiente). Es decir, la primera noche la pasamos sin que pudiéramos bloquear una de las puertas de la terraza. Antes de pasar de tema, me gustaría hacer alusión a la contestación que nos dieron desde recepción al solicitar más perchas, que no fue otra que la de “a ver si puedo conseguirlas.”
Pues bien, al día siguiente, al llegar a la habitación comprobamos que el problema de la puerta estaba “solucionado”, con una mayúscula chapuza (por lo visto práctica común ya en el apartotel el sistema del tornillo): la zona donde se superponían las dos hojas de las correderas, que era de aluminio, había sido taladrada traspasando ambas puertas; en el agujero realizado metieron el anteriormente citado tornillo para conseguir el bloqueo de la puerta. Esa misma noche, descubrimos que a la otra puerta corredera (la que daba a la terraza desde el dormitorio) le ocurría lo mismo pero, ya no llamamos a recepción para que lo solucionaran (en este punto ya estábamos desalentados). Cada vez que queríamos abrir la “puerta del tornillo”, teníamos que desatornillarlo y resultaba una auténtica pesadez (recordemos que estamos en un 3 estrellas superior!).
Pasemos a la zona del dormitorio. De los colchones, sólo decir que se clavaban todos y cada uno de sus muelles por toda la espalda (insoportable si te ponías de lado). En alguna ocasión tuvimos que recurrir a un antiinflamatorio al despertarnos por el dolor que teníamos.
Debido a la distribución del armario y a la escasez de perchas, no deshice la maleta durante todo el tiempo que duró nuestra estancia en el apartotel. El armario estaba dividido en dos zonas: La de la izquierda constaba de una balda superior debajo de la cual se encontraba la barra del perchero con las ahora ya 12 perchas. El problema estaba en la otra zona, la cual tenía una balda superior y dos cajones en la zona inferior; el resto del espacio (amplio) servía únicamente para albergar una cochambrosa caja fuerte (con un letrero que versaba ”por tu seguridad” o algo similar) dejando inutilizado el resto del espacio. La llave de la caja fuerte había que pedirla en recepción y, por supuesto, pagar a parte.

Limpieza de la habitación.- Pues si el primer día mi hijo dejó algo de césped encima de la mesa de centro, después de que se limpiara la habitación, seguía allí. Y así, todo, excepto las camas, que sí las hacían, barrer, creo que no todos los días y debajo de las camas, ninguno, lo sé, porque había pelusilla y arena. El cenicero siempre aparecía como lo dejábamos, sucio, y el mobiliario de la terraza, después de las noches de lluvia estaba tan manchado antes como después de que pasaran a limpiar.

Restaurante.- Para empezar, el número de mesas y el espacio era escaso para la cantidad de personas que íbamos a hacer uso del restaurante, en especial a la hora del desayuno; era en este momento cuando había que esperar turno para sentarse a desayunar.
En esta primera comida del día no había zumo natural, ningún exprimidor, tan solo dos expendedores de zumo artificial “granini” de piña y naranja. Tampoco existía ninguna persona que se dedicara a prepararte unos huevos fritos, revueltos, tortillas, bollería a la plancha… Una única tostadora para el pan (ya que no te permitían introducir otro tipo de alimento como la bollería) era lo único que encontrábamos las personas que íbamos a desayunar allí; una tostadora para no sé cuantas personas (100, 150?) lo que creaba colas de espera para hacerte unas tostadas. También se formaba una fila para ponerte un café, una taza de leche, un chocolate…Como alimento salado caliente disponíamos de bacon, huevos y salchichas. Los huevos y el bacon parecían como coagulados (nada de hacerlos allí o elegir cómo los querías). Las comidas y las cenas eran poco variadas pero más importante que la poca variedad era la calidad de la misma. Cada día tenías en un termo o sopa o crema, algo que me parece importante sobre todo si tienes niños; pues bien, tanto la sopa como las cremas eran terribles (no puedo asegurar que fueran precocinadas deshidratadas, aunque esté segura de ello, puesto que no me llevé una muestra para analizarla).
La gota que colmó el vaso fue un hecho que ocurrió el segundo día de estar allí, durante la comida del medio día: Había puesto un plato que consistía en pollo con una guarnición parecida a un pisto. Me serví un plato y, cuando volví a por otro para el niño, el pollo se había agotado. La sorpresa fue cuando delante de nosotros, un cocinero estaba mezclando lo que quedaba de la guarnición del pollo con otro plato que estaba al lado consistente en filetes de hígado con salsa. Le pregunté que qué estaba haciendo, que eso era una guarrería y él dijo con toda la naturalidad del mundo que era normal, que al agotarse el pollo se aprovechara la guarnición. Ese día me quedé sin comer porque como segundos tan solo quedaban el hígado mezclado y dos platos de pescado poco apetecibles (mi estómago ya estaba revuelto).
Inmediatamente subimos a recepción para hacerles saber lo que había ocurrido y que constara nuestra protesta. La persona que en esos momentos estaba al cargo se limitó a decir que este hecho se debía a que ya era muy tarde cuando subimos a comer (el horario de comidas era hasta las tres y nosotros estábamos allí a las 14:00) y a que había sido un día de muchas entradas y les había pillado por sorpresa. Vamos, que no nos hicieron ni caso.
Durante la cena del día 2 de agosto se nos acercó a la mesa el metre y sin ningún tipo de preámbulos y no dejando duda a una posible equivocación por su parte, nos dijo que nosotros no teníamos pensión completa sino media pensión. Le dijimos que sí, que lo consultara mejor. Entonces, sin ofrecernos disculpa alguna, se marchó. Cuando me levanté a por mi segundo plato, me encontré al metre de frente y le pregunté si ya había solucionado el problema; me dijo que sí (en esta ocasión tampoco medió disculpa de por medio). Transcurridos unos 15 minutos, se dirigió a nosotros, esta vez un camarero para solicitarnos de nuestra presencia en recepción con motivo de aclarar el tema de la pensión completa. Le comenté que estaba de vacaciones y en este momento, cenando. No se podía tolerar toda esta serie de interrupciones y por supuesto, por un error suyo, tuviéramos que desplazarnos a recepción a solucionar algo que no era asunto nuestro. Ya bastante enfadado, me levanté ipso facto y acudé a recepción donde le dijeron que se trataba de otra habitación y que había habido un error por parte del restaurante al avisarnos a nosotros. En recepción sí se disculparon pero, en el restaurante nada.
En general, el personal del restaurante dejaba mucho que desear en cuanto a educación y formas. En más de una ocasión, tuvimos que escuchar como los empleados se quejaban del comportamiento de los clientes en voz alta, por ejemplo; el ambiente era de todo menos relajado.
Como consecuencia de la poca variedad y de la calidad poco aceptable de la comida, en más de una ocasión, decidimos marchar a comer a restaurantes de fuera del hotel, con el consiguiente gasto que esto nos supuso.

Circunstancias varias.- Algunos episodios como la reparación de un tejado justo encima nuestro a las 8:00 de la mañana o cortar el césped del recinto a las 10:00 tampoco colaboraron en esa estancia agradable y tranquila que auguraba el Apartotel Comtat Sant Jordi.

  • Se alojó el agosto de 2010, viajó con la familia
    • 1 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 2 de 5 estrellas Ubicación
    • 2 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 1 de 5 estrellas Habitaciones
    • 1 de 5 estrellas Limpieza
    • 2 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 3
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Barcelona, España
1 opinión
1 voto útil 1 voto útil
2 de 5 estrellas Opinión escrita el 20 agosto 2010

Si sois 3 personas para ducharos. El agua caliente se acaba.Tienen termos de x litros no calderas.La iluminacion del apartamento es como la de una cueva. Los desayunos son caoticos por la aglomeracion de gente y el comedor tan pequeño. Llevate tu trona para tu peque porque las que tienen alli tienen mas mierda que la panza de una burra.

p.d. si encuentras trona

  • Se alojó el agosto de 2010, viajó con la familia
    • 2 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 3 de 5 estrellas Ubicación
    • 3 de 5 estrellas Calidad del sueño
    • 3 de 5 estrellas Habitaciones
    • 1 de 5 estrellas Limpieza
    • 1 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión? 1
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
barcelona
1 opinión
1 de 5 estrellas Opinión escrita el 17 febrero 2010

Hemos efectuado viaje a este Hotel el pasado 13 y 14 / Febrero 2010, vendido por la Ag. de Viajes de Hospitalet PUERTA PALMA.
Hemos pasado mucho frio, las habitaciones con aire acondicionado sin bomba de calor, segun los empleados son habitaciones que sirvan unicamente para verano, les sorprendió nuestra presencia en esta época del año.
La citada Agencia se ha lavado las manos de este problema.

NO ACONSEJAMOS TENER TRATOS CON ESTA AGENCIA QUE DEJA DESAMPARADOS Y SIN SOLUCIÓN A SUS CLIENTES.

  • Se alojó el febrero de 2010
    • 1 de 5 estrellas Relación calidad-precio
    • 1 de 5 estrellas Ubicación
    • 1 de 5 estrellas Habitaciones
    • 1 de 5 estrellas Limpieza
    • 1 de 5 estrellas Servicio
¿Ha sido útil esta opinión?
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Hoteles que quizás también te gusten...
dd/mm/aaaa dd/mm/aaaa
Precio de tu alojamiento

¿Has estado en Comtat Sant Jordi? Comparte tu experiencia

Información adicional sobre el Comtat Sant Jordi

Dirección: Travessera de Ginebro 2, 17250 Platja d'Aro, España
Ubicación: España > Cataluña > Provincia de Girona > Costa Brava > Platja d'Aro
Servicios:
Bar / Salón Actividades para niños ( acondicionado para familias / niños ) Se admiten mascotas ( Acepta mascotas / perros ) Restaurante Servicio de habitaciones Piscina Acceso para sillas de ruedas
Estilo del hotel:
Ocupa el puesto n.º20 de 33 hoteles en Platja d'Aro
Rango de precios (sobre la base de las tasas medias): 53 € - 189 €
Categoría del hotel:3 estrella(s) — Comtat Sant Jordi 3*
Opciones de reserva:
TripAdvisor está orgulloso de ser socio de HostelWorld, Booking.com, BookingOdigeoWL, Expedia, LogiTravel, Hoteles.com, LateRooms y Venere por lo que podrás hacer tus reservas para el Comtat Sant Jordi con confianza. Ayudamos a millones de viajeros cada mes a encontrar el hotel perfecto tanto para viajes de vacaciones como de negocio, siempre con los mejores descuentos y ofertas especiales.
También conocido como:
Aparthotel Sant Jordi
Comtat Sant Jordi Aparthotel
Hotel Comtat Sant Jordi Platja D'aro
Comtat Sant Jordi Platja D'Aro, Costa Brava
Aparthotel Comptat Sant Jordi
Aparthotel Comtat De Sant Jordi
Apartahotel Comptat Sant Jordi
Comtat Sant Jordi Hotel Platja d`Aro
Apartamento Sant Jordi

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

Si es el propietario o director del Comtat Sant Jordi, regístrese ahora para disfrutar de herramientas gratuitas que le permitirán mejorar el perfil de su establecimiento, generar nuevas opiniones y responder a los colaboradores.