Todos los artículos Informe de nuestro Apasionado por un destino: Lisboa
Un grupo de personas sentadas en sillas amarillas junto al mar en Lisboa
Foto: Unsplash

Informe de nuestro Apasionado por un destino: Lisboa

Pedro Moreira conoce su ciudad natal como la palma de su mano. Te desvela sus reclamos estrella.

Nací y crecí en Portugal, y ahora vivo en Lisboa. No tengo palabras para describir todo lo bueno que tiene mi país. Aunque es un país pequeño, tiene de todo: playas, zonas rurales, montañas, cultura, buena comida y buen vino. Es más barato que Italia, España y Francia (e igual de bonito), y predomina un clima soleado durante dos tercios del año.

Las playas son increíbles, sobre todo las de la costa del Alentejo, al sur de Sines, y las de la región del Algarve, que están prácticamente desiertas.Si te apasiona la naturaleza, podrás disfrutar de la belleza de parques nacionales menos conocidos, como el Parque Nacional de Peneda-Gerês en el norte de Portugal, con montañas llenas de vegetación y cascadas. Y el vino de Portugal es fantástico. Incluso me atrevería a decir que, a pesar de no ser un país tan reconocido como Francia o Italia, tiene algunos de los mejores vinos del mundo.

Lisboa es una ciudad supertranquila y en cada barrio reina un ambiente diferente. Chiado se encuentra en el centro de la ciudad e invita a ir de compras a sus exclusivas boutiques. Si eres joven y te apetece tomar algo de beber con tus amigos, Bairro Alto es ideal para tomar una copa de vino y comer petiscos (aperitivo típico de Portugal, parecido a las tapas), que es lo que acostumbraba a hacer a mis 20 y 30 años. Ahora que soy más mayor, me encanta ir a sitios donde poder relajarme y escuchar música deep house en uno de los bares junto al río en el Parque das Nações. Pero si lo que quieres es salir de fiesta, el barrio de Alcântara está repleto de discotecas y clubes nocturnos con música de todos los géneros, desde rock and roll hasta música electrónica.

Dos hombres con bicicletas junto a la playa en Lisboa
Conservas de pescado con colores vivos en una tienda de Lisboa
Un hombre asomándose por la ventana de un apartamento
Palacio da Pena en Sintra, Portugal

Portugal es un país costero, por lo que no te puedes ir de allí sin haber probado su pescado fresco. Para mí, uno de los mejores sitios para probar el pescado o el pulpo a la brasa es el SOLAR 31 de Alfama. Alfama es un barrio ubicado en una de las siete colinas sobre las que se asienta Lisboa y cada una cuenta con un miradouro (mirador) donde acuden sus habitantes para ver la puesta de sol. Cada plaza y jardín panorámico representativo de Lisboa es único por su arte y arquitectura.

Te recomiendo encarecidamente que visites todos los que puedas: Castelo de São Jorge, Portas do Sol, Recolhimento, Jardim do Torel, São Pedro de Alcântara, Santa Luzia, Senhora do Monte y Graça.

Si tienes tiempo para hacer una excursión de un día, viaja a Sintra en tren. Esta ciudad es un lugar tan mágico que pareces estar viviendo en una película de Disney con el Palacio da Pena a primera vista. Y si puedes quedarte y pasar una noche, no te lo pienses. En la cultura portuguesa existe la expresión ouro sobre azul (oro sobre azul), que significa “ponerle la guinda al pastel”. Y de esto justamente se encarga Sintra. Es el destino ideal para terminar tus vacaciones.