Todos los artículos Guía para visitar Roma por segunda vez

Guía para visitar Roma por segunda vez

Descubre otra perspectiva de la historia, el arte y la gastronomía de la ciudad.

Erica Firpo
De Erica Firpo6 mar 2023 Lectura de 5 minutos
Paisaje de Ostia Antica, Roma
Paisaje de Ostia Antica, Roma
Imagen: mgallar/Getty Images

Roma se llama la Ciudad Eterna por una razón. Alberga un patrimonio milenario de monumentos, iglesias, arte y mucho más desde su fundación en el siglo VIII a. C. hasta nuestros días, así que con una sola visita no es suficiente para verlo todo. Aparte del Coliseo, la Capilla Sixtina y la pizza romana, existe una parte de la ciudad menos conocida pero igual de encantadora. En tu segunda visita, utiliza nuestra guía para descubrir lo que se esconde más allá del Centro Histórico y de las murallas aurelianas.

Como ya has visitado los museos vaticanos, ahora ve a la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo

Las esculturas antiguas, los frescos de Rafael y el famoso techo de Miguel Ángel ya te dejaron con la boca abierta. Esta vez, toca admirar el arte moderno. La Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo se encuentra en un hermoso palacio neoclásico cerca de Villa Borghese y cuenta con una colección de 20 000 pinturas, dibujos, esculturas e instalaciones de los artistas italianos y mundiales más importantes de los últimos dos siglos. Contempla las obras de artistas como Van Gogh, Monet, Klimt, Mondrian y Pollock.

Como ya has recorrido el Foro Romano, ahora ve a pasear por Ostia Antica

Los Baños de Neptuno en la antigua ciudad portuaria romana de Ostia Antica
Los Baños de Neptuno en la antigua ciudad portuaria romana de Ostia Antica
Imagen: Elizabeth Beard/Getty Images

En el Foro Romano puedes hacerte una idea de cómo era la vida en la Antigua Roma, pero para conseguir una inmersión completa, debes visitar Ostia Antica. A unos 40 minutos en tren del centro de la ciudad, se encuentra el que fuese el puerto principal de Roma hace dos milenios. Hoy en día, es un vasto yacimiento arqueológico que rivaliza con Pompeya y que cuenta con edificios de apartamentos, almacenes, galerías comerciales, baños, templos y la primera sinagoga que se ha descubierto en Europa.

Una opinión de una persona que visitó Ostia Antica:

De
“[Mi esposo y yo] hicimos un tour privado con el arqueólogo Paolo Gardelli que reservamos a través de Askos Tours. Sin duda, esta fue la mejor decisión del viaje. No sé qué nos gustó más, si la experiencia que tenía Paolo; su pasión por la arqueología, la arquitectura y la historia o su sentido del humor. Pero fue una forma fantástica de descubrir los tesoros de Ostia Antica. Me sentí como si hubiera condensado todo un semestre de aprendizaje en una sola mañana”.

Como ya has visitado el Coliseo, ahora ve al Foro Italico

En tu segunda visita a Roma, olvídate del Coliseo y ve a dar un paseo por el Foro Italico, un complejo deportivo inspirado en la Antigua Grecia. Este complejo está situado en la zona del monte Mario, al norte de la ciudad, donde también se encuentra el Estadio Olímpico (el estadio principal del AS Roma y el SS Lacio). Pero no estás aquí para ver el fútbol, sino para viajar en el tiempo hasta principios de la década de 1930, cuando el gobierno fascista de Italia convirtió el monte Mario en una ostentosa celebración del atletismo. En la entrada del complejo del Foro Italico, verás un obelisco de mármol de 17 metros de altura con la palabra “DUX” (“líder” en italiano) inscrita. En el extremo derecho, se encuentra el Estadio dei Marmi, un increíble escenario de atletismo al estilo de la Antigua Grecia rodeado por 60 estatuas de mármol de atletas desnudos que adoptan poses clásicas.

Como ya has visitado el Panteón, ahora ve al Museo del Ara Pacis

Museo del Ara Pacis
Museo del Ara Pacis
Imagen: maydays/Getty Images

En 2006, Roma inauguró el único sitio de interés turístico contemporáneo que tiene, el Museo del Ara Pacis diseñado por Richard Meier, que se encuentra en la Piazza Augusto Imperatore, justo al lado de la Via del Corso. Este impresionante edificio de cristal y travertino alberga el monumento de Ara Pacis, un altar del siglo I d. C. que representa al emperador Augusto y su séquito. A continuación, si vas a la siguiente puerta encontrarás el Mausoleo de Augusto, la tumba circular más grande del mundo.

Lo que dijo una persona que visitó el Museo del Ara Pacis:

De
“Nuestra hija, que estudia en Roma, nos llevó a ver este monumento. Se encuentra muy bien conservado, y no sabíamos de su existencia ni lo habíamos visitado en nuestros dos viajes anteriores [a la ciudad]. Es un museo pequeño, pero el edificio que lo alberga es moderno y encantador con mucha luz natural, un lugar ideal para exponer el Altar de la Paz. Esta parada no es habitual en los tours por Roma, pero si te interesa la historia romana antigua, vale la pena”.

Como ya has paseado por las famosas plazas y calles secundarias de Roma, ahora ve bajo tierra

El subsuelo romano es otro mundo por descubrir. Empieza por la Città dell'Acqua, un yacimiento arqueológico situado al sur de la Piazza di Trevi que se descubrió en 1999. Este yacimiento, situado a casi 10 metros por debajo del nivel de la calle, se compone de los restos de una mansión romana del siglo IV y una sección del acueducto de la Vergine, que conecta con la Fontana de Trevi (situada muy cerca). También vale la pena visitar la Case Romane del Celio (compuesta por 20 habitaciones que datan de entre los siglos II y IV a. C., escondidas bajo la basílica de San Juan y San Pablo, y que cuentan con varios frescos y artículos domésticos antiguos) y el Domus Romane (una villa de la época imperial con un baño termal privado situada bajo el Palazzo Valentini).

Como ya has comido en Roscioli, ahora prueba Piatto Romano

En un lugar sencillo del barrio de Testaccio, la trattoria Piatto Romano sirve cocina romana clásica como carbonara, amatriciana y saltimbocca. En la carta también se incluyen platos como callos y casquería, habituales en los restaurantes de Testaccio, ya que antiguamente el barrio fue el distrito cárnico de Roma. El ambiente es muy local, con familias y clientes habituales que llenan las mesas para probar la excelente cocina romana. No te pierdas sus platos estrella, como alcachofas fritas y fettuccine con casquería de pollo y, para terminar, prueba un trozo de pastel de ricotta con cerezas agrias.

Como ya has admirado las pinturas de Caravaggio de la Galería Borghese, ahora déjate maravillar por los frescos de Rafael en Villa Farnesina

Un fresco de la Villa Farnesina titulado “El triunfo de Galatea”, pintado por Rafael en 1514
Un fresco de la Villa Farnesina titulado “El triunfo de Galatea”, pintado por Rafael en 1514
Imagen: Ben Queenborough/Getty Images

La Villa Farnesina es una mansión renacentista situada en el barrio romano de Trastevere que en su día perteneció a Agostino Chigi, un rico banquero de Siena que la mandó construir para que fuera su casa de verano y encargó a grandes artistas de la época que decoraran las paredes con frescos. En la planta baja encontrarás dos grandes obras de Rafael. La primera y también la más famosa es “El triunfo de Galatea”, que representa a la ninfa epónima que navega por el mar en una concha tirada por delfines y rodeada de otras criaturas marinas. Por otro lado, la segunda obra cuenta la historia de los amantes desafortunados Cupido y Psique. Dado que Villa Farnesina pasa un poco desapercibida, podrás ver los dos frescos sin las multitudes que acuden en masa a las atracciones más populares.

Como ya has probado la pizza de Forno Campo de’ Fiori, ahora haz cola para la de Casa Manco

La pizza bianca del Forno es una parada obligatoria para los que visitan Roma por primera vez, pero Casa Manco, situado en el mercado de Testaccio, es donde deberías ir en tu segundo viaje. La masa tarda 100 horas en fermentar y los ingredientes (desde higos y puntarelle hasta berenjenas e hinojo) son de origen local y de temporada. Prueba las pizzas clásicas, como la margarita y la pizza bianca con semillas de sésamo y, después, disfruta de otras opciones sorprendentes, como la zuppa di cipolla (sopa de cebolla francesa) y el bistec con queso Philly.

Lo que dijo una persona que visitó Casa Manco:

De
“Llamar a este manjar “pizza” es como llamar al caviar de Beluga “huevos de pescado”. Tal vez sea el término correcto, pero es muy inadecuado. Te ofrecen una experiencia de cinco estrellas disfrazada de comida callejera. Empieza probando su pizza más sencilla y sorprende a tu paladar con lo que para ellos es la “pizza”. A continuación, pide un trozo de la que más te llame la atención. Te quedarás sin palabras”.

Como ya has recorrido Via del Corso ahora pasea por Via Appia Antica

Via Appia Antica, Roma
Via Appia Antica, Roma
Imagen: Francois Carment/Getty Images

Camina (y aprende historia) en la Via Appia Antica, la primera y más larga carretera de la Antigua Roma. Empieza en la Porta San Sebastiano, una antigua puerta de la ciudad construida dentro de las murallas aurelianas de Roma, donde puedes caminar por las fortificaciones de las murallas como si fueras un centurión y descubrir el increíble Museo delle Mura, un museo arqueológico dedicado a las propias murallas. Desde allí, tienes la opción de alquilar una bicicleta en Eco Bici Roma y pedalear por la empedrada Via Appia, mientras contemplas monumentos majestuosos como Cecilia Metella y Villa di Massenzio.

Como ya has probado los dulces de Regoli, ahora sacia tus ganas de dulce en Casa Manfredi

Si bien Casa Manfredi también ofrece deliciosos cafés, elaborados de manera magistral con mezclas de especialidades de Lavazza, la verdadera razón para ir son los creativos dulces de la chef pastelera Giorgia Proia. No te puedes perder el maritozzo (una delicia romana emblemática que consiste en un bollo dulce relleno de nata montada y cubierto de azúcar en polvo), pero también hay una selección exquisita de cornetti y cruasanes. También puedes pedir estas delicias para llevar y disfrutar de las atracciones cercanas, como el Circo Massimo, la colina del Palatino o el Coliseo.