Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de Tripadvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Hotel Barosse

Guardar
Calle Estiras 4 Barós, 22712, Jaca España
Cerrado temporalmente
Ponte en contacto con el alojamiento para consultar la disponibilidad.
Hay hoteles similares disponibles.
Ver todos
Viajero (105)
Habitaciones y suites (33)
Comedor (5)
Certificado de excelencia
De qué forma los pagos que recibimos afectan al orden en que se muestran los precios. Los tipos de habitación pueden variar.

Información

1 de 20 hoteles en Jaca
Ubicación
Limpieza
Servicio
Relación calidad-precio
Certificado de excelencia
Servicios de la propiedad
Punto de recarga de vehículos eléctricos
Internet de alta velocidad gratuito (wifi)
Jacuzzi
Sauna
Desayuno gratuito
Alquiler de bicicletas
Campo de golf
Servicio de taxi
Wifi
Bar/salón
Restaurante
Desayuno disponible
Café instantáneo de cortesía
Té de cortesía
Vino/champán
Alquiler de esquís
Esquí
Rutas en bicicleta
Visitas guiadas a pie
Juegos de mesa/puzles
Balneario
Masaje de pies
Masaje de cuerpo entero
Masaje de manos
Masaje de cabeza
Masaje
Masaje de cuello
Solario
Sauna
Solo para adultos
Vigilancia 24 horas
Mosquitera
Hotel de no fumadores
Mobiliario exterior
Kit de primeros auxilios
Secadora
Servicio de planchado
Mostrar más
Servicios de habitación
Cortinas opacas
Servicio de limpieza
Balcón privado
Agua embotellada
Perchero para la ropa
Cafetera/tetera
Televisor de pantalla plana
Ducha a ras de suelo
Baños privados
Minibar
Hervidor eléctrico
Puerto para iPod
Bañera/ducha
Mostrar más
Tipos de habitación
Vistas a la montaña
Habitaciones de no fumadores
Suites
Información relevante
ESTILO DEL HOTEL
Vistas fantásticas
Idiomas que se hablan
Francés,Alemán
191opiniones2PyR24consejos sobre habitaciones
Puntuación de viajeros
  • 178
  • 12
  • 0
  • 0
  • 1
Época del año
Tipo de viajero
Idioma
  • Más
Filtros seleccionados
  • Filtro
  • Español
Repetimos por segunda vez y nos quedamos con ganas de volver. Es un lugar maravilloso donde el trato y todos los detalles te hacen sentir como en casa. Una estancia de relax y de disfrute, la comida exquisita. Gracias José y Gustavo
Leer más
Respuesta de JoseP639, Propietario en Hotel Barosse
Respondido el 12 mar. 2020
Mónica, Tolo muchas gracias por vuestro comentario. Volver a teneros por Barosse, es un premio para nosotros. Ha sido un placer compartir estos días con vosotros de nuevo. Cuidaros mucho y hasta la próxima ;-)
Leer más
Habitación: Ermita Entrada: 27/12/2019 Tarifa: 198 A+D En una pequeña pedanía a dos kilómetros de Jaca, bajo la Peña Oroel, rodeado de modernos chalets para enamorados de las montañas, en medio del silencio sólo roto por el tañido de las campanas de la antigua iglesia, encontramos Barosse. Una casa nueva, construida con viejos sillares en medio de un pequeño jardín cuidado y decorado con velas, estanques... y fabulosas vistas a la primera línea de los Pirineos. Al hacer la reserva preguntamos por cómo llegar hasta allí tras nuestra etapa del Camino de Santiago, y ya nos sorprende que el propio Gustavo (uno de los propietarios) se ofrezca a recogernos en su coche. Si eso no es hospitalidad... Tras la puerta principal de la casa nos abre José, el otro propietario, que nos recibe en un espacio poco definido que hace de recepción. No es grande, más allá que un recibidor de una casa de ese tamaño. A la derecha una abigarrada estantería llena de productos a la venta (desde humidificadores a vinos pasando por embutidos de la zona). A la izquierda una mesa decorada de Navidad con rosas y una lámpara de mesa. Frente a la puerta, junto a una puerta sobre la que hay un cartel que indica el nombre de la habitación Iglesia, hay un aparador y un atril con un libro de firmas. Paredes blancas. Aroma a incienso muy suave. Luz. José nos ve cansados de la caminata así que sin más nos entrega la llave de la habitación y de la casa en un llavero de madera con el nombre "Ermita" grabado en él. Mientras nos explica el funcionamiento del wifi gratuito y veloz en todo el edificio se hace cargo de nuestro equipaje y nos invita a bajar por las escaleras que nacen allí mismo con la promesa de enseñarnos el comedor (donde además de una chimenea hay un servicio de café y te gratuito para los huéspedes y un bar a disposición de los clientes en el que prepararse una copa y anotar la consumición en un papel) y la sala de estar, con varios sofás, una pequeña biblioteca y una chimenea. Desde esa sala, salimos de nuevo al jardín. A la derecha una pequeña fuente completamente helada. Sobre el césped un par de árboles de Navidad hechos de luces. A la izquierda, una construcción exenta, con un ábside y piedras de mampostería como si de una ermita se tratara. Bajo un túnel creado con una enredadera encontramos la puerta, de madera, con llave normal. Un felpudo separa el suelo exterior del interior. Tras la puerta suena de fondo una música que proviene de un formidable bafle conectado a un iPad con varias listas de música, aunque también podemos conectar nuestros dispositivos. Queda detrás de la puerta un armario de madera negra y cristal, sobre el que hay una pecera con plantas, que ofrece una botella de agua de cortesía con un par de vasos de cristal rojo. El resto de la habitación se abre hacia la derecha. Tejado a dos aguas de madera gris muy cuidada. En el centro un ventilador de techo. Suelos de porcelana marrón muy limpia. Delante de la puerta, sobre una alfombra de esparto se ubican dos cómodas butacas tapizadas en marrón con una mesa redonda de centro. Quizá les falte una lámpara de lectura. Sobre la mesa, además de una guía de hoteles de la cadena, un jarrón con una vela encendida. Tras el conjunto se encuentra la cama. Sumamente confortable. Una sola cama formada por dos colchones sin que apenas se note la junta. Suaves sábanas y un nórdico recubierto en tonos azules grises y blanco con motivos vegetales. Cuatro almohadas y dos cojines. Un cabecero de forja clásico y todo ello apoyado sobre una pared de mampostería como si fuera original de la ermita. A cada lado sendas mesillas de corte antiguo, en madera con tapa de mármol. Sobre ambas, altas y estilizadas lámparas de noche de metal y cristal terminadas en clásicas tulipas de tela como de leopardo. Sobre las mesillas dos velas con portavelas. En la pared, dos apliques de metal de motivos vegetales con cristales de colores que dan más luz, aunque no suficiente para la lectura desde la cama. Una pera enrollada entre los barrotes del cabecero permite apagar las luces de los apliques de la pared. Todas las luces, indirectas, permiten crear distintas atmósferas bastante agradables. Hay que mover las mesillas para encontrar un par de enchufes disponibles tras ellas, aunque junto a la puerta de entrada hay otro con unos cuantos. Junto a la mesilla derecha hay una puerta de madera y cristal que permite el acceso a un jardín privado con impresionantes vistas a las montañas pirenaicas. A la derecha de la puerta hay un armario exento, de madera y puertas de cristal cubierto de tela. De corte clásico. En su interior dos baldas forradas de terciopelo rojo y leopardo, y una barra colgadora con una docena de perchas de distintos formatos (pantalones, chaquetas, con pinzas para faldas...). Además un par de albornoces y zapatillas. Cuando José nos explica todo se ofrece a traernos un albornoz más grande y acorde con nuestra talla. Junto al armario un enorme ventanal al jardín. Cubierto por una cortina blanca y unos portillos que lo aíslan del frío y la luz. En la pared de enfrente a la puerta, en el rincón, encontramos una hermosa chimenea metálica preparada para encender el fuego (leña, pastillas y cerillas). Junto a ella un juego de herramientas para controlar el fuego y una cesta metálica con leña de sobra. A continuación el pequeño armario antiguo de madera con un espejo, como de lavabo antiguo, con el iPad y el altavoz. Y a continuación ocupando toda la pared, un enorme espejo con un marco de madera dorado de corte clásico. Diseminados por las paredes algunos corazones coloridos con alas, con fuego, de espejos... La sensación es agradable, cálida. La decoración sutil. El descanso es reparador. El silencio resulta sobrecogedor, y la oscuridad es total hasta la mañana, cuando por la ventana del baño ubicada en el ábside y cubierta con un cristal como nacarado se cuela la luz de la mañana. Lástima que de vez en cuando se escuche un chasquido como de la puesta en marcha de un sistema electrónico para controlar algo de la habitación. Si no, el silencio sería total. El baño está separado de la habitación sólo por dos muros que no llegan hasta el techo y un vano protegido por unos leves visillos grises recogidos con lazos en los muros. A la derecha encontramos el inodoro, con cisterna incrustada en la pared, y bajo una pequeña ventana protegida con un rete antimosquitos y vistas al jardín. A su lado, cuelga de la pared un perchero antiguo con tres ganchos. A la izquierda del baño está el lavabo. Único, de porcelana blanca y con encimera, sobre ella un bote negro decorativo y una cesta de porcelana en forma de bañera con las amenities (de Clarins -champú, gel, crema corporal y jabón de manos-). La pared que rodea el baño está alicatada en porcelana verde brillante de pequeñas y cuadradas baldosas hasta media altura y de ahí al techo, de pizarra y en una bolsita de tela se ofrecen tizas para pintar. Sobre el lavabo, un antiguo espejo ovalado con marco metálico. Los curiosos interruptores encienden dos bolas de luz ubicadas a cada lado del espejo, pero insuficientes para el maquillaje y verse bien. En un hueco de la pared, dos vasos de cristal. Bajo el lavabo una papelera y un armarito de madera con dos cajones en los que se ofrece el correcto secador de pelo. La grifería monomando funciona a la perfección. En todos los grifos temperatura, caudal y presión envidiables. De frente encontramos en perpendicular al ábside una enorme bañera de hidromasaje. Casi doble, con sendos reposacabezas de piel oscura. En la pared de mampostería del ábside se ofrecen varias velas grandes para crear bonitas sensaciones lumínicas. En el techo, una regadera efecto lluvia increíble tanto por su caudal como por la instantaneidad de la temperatura. Suerte del enorme tamaño de la bañera que hace que no saquemos demasiada agua fuera al ducharnos. Además de los albornoces, el fenomenal set de lencería se completa con dos toallas de lavabo y dos de ducha. Todas ellas blancas, generosas, mullidas, nuevas y limpias. Además un enorme pie de ducha. Todo ello se ofrece en unos antiguos toalleros metálicos con angelotes y corazones. Por la mañana en el salón del edificio principal se sirve el desayuno buffet, aunque José siempre está pendiente por si queremos alguna otra cosa. Una mesa comunal que se comparte con el resto de huéspedes, la chimenea encendida, música suave sonando de fondo. Zumo de naranja, o de manzana, zanahoria y jengibre, embutidos y quesos de la zona, fruta cortada, tortilla de patata, pan, yogures especiales de vaca, cereales preparados especialmente para la casa, croissants recién hechos, trenza de Almudévar y bizcocho casero, mantequilla y mermeladas. Una enorme colección de tés y una cafetera de Nesspreso permiten recrearse a primera hora de la mañana. Que el horario del desayuno empiece a las 9 indica que allí se va a descansar y desconectar. Aunque José nos avisa que si necesitamos desayunar antes, no hay problema y que nos lo prepararían. Luego, en ese recibidor que hace de recepción, Gustavo desde el móvil nos prepara la factura, recogiéndonos los datos que no entregamos a la llegada porque José nos ahorró el trámite en favor de nuestro descanso. Nos pregunta por nuestra estancia, por si nos ha gustado, nos ofrece varias indicaciones para seguir nuestra ruta y nos invita a volver pronto. Calidad/precio: 10 Servicio: 10 Ambiente: 9.5 Habitación: 9.5 Baño: 10 Estado de conservación: 10 Desayuno: 9.5 Valoración General: 9.5
Leer más
Respuesta de Jose P, Propietario en Hotel Barosse
Respondido el 7 ene. 2020
Wow! Que bonito es para nosotros comenzar el 2020 con un comentario tan prolijo, con tanto detalle, con esa literatura tan amable y agradecida y tan constructiva. Muchas gracias Carlos por su análisis tan objetivo y profesional. Le quedamos muy agradecidos por plasmar también de una manera tan agradable sus impresiones a través de este pequeño "relato" Hemos tomado muy buena nota de sus observaciones y esperamos, en su próxima etapa del Camino Aragonés -o en cualquier otro momento- volver a ser sus anfitriones de nuevo. Hasta entonces, nuestros mejores deseos y agradecimiento. Good Life
Leer más
Buscabamos un pequeño hotel en Jaca para descansar y encontramos este pequeño paraiso. Las habitaciones son acogedoras y estan decoradas con muy buen gusto,al igual que el resto del hotel. El descanso y la paz estan garantizados El trato por parte de los dueños es inmejorable, siempre pendientes de lo que necesitas, pero con una discrecion exquisita Los desayunos son impresionantes, predominando por igual....la cantidad y la calidad Volveremos seguro Este sitio es una garantia para restablecer la serenidad que nos falta en esta vida Gracias Gustavo Gracias Jose Vicente y Mari
Leer más
Respuesta de Jose P, Propietario en Hotel Barosse
Respondido el 7 ene. 2020
Gracias a vosotros Mari y Vicente! Os agradecemos muy sinceramente vuestro comentario y nos satisface mucho conocer que habéis podido descansar y disfrutar de la experiencia Barosse. Nuestro mejor premio, volver a teneros en Barosse de nuevo, hasta entonces disfrutar al máximo de este nuevo año que acabamos de empezar. Good Life
Leer más
+1
Habitación: Ermita Entrada: 27/12/2019 Tarifa: 198 A+D En una pequeña pedanía a dos kilómetros de Jaca, bajo la Peña Oroel, rodeado de modernos chalets para enamorados de las montañas, en medio del silencio sólo roto por el tañido de las campanas de la antigua iglesia, encontramos Barosse. Una casa nueva, construida con viejos sillares en medio de un pequeño jardín cuidado y decorado con velas, estanques... y fabulosas vistas a la primera línea de los Pirineos. Al hacer la reserva preguntamos por cómo llegar hasta allí tras nuestra etapa del Camino de Santiago, y ya nos sorprende que el propio Gustavo (uno de los propietarios) se ofrezca a recogernos en su coche. Si eso no es hospitalidad... Tras la puerta principal de la casa nos abre José, el otro propietario, que nos recibe en un espacio poco definido que hace de recepción. No es grande, más allá que un recibidor de una casa de ese tamaño. A la derecha una abigarrada estantería llena de productos a la venta (desde humidificadores a vinos pasando por embutidos de la zona). A la izquierda una mesa decorada de Navidad con rosas y una lámpara de mesa. Frente a la puerta, junto a una puerta sobre la que hay un cartel que indica el nombre de la habitación Iglesia, hay un aparador y un atril con un libro de firmas. Paredes blancas. Aroma a incienso muy suave. Luz. José nos ve cansados de la caminata así que sin más nos entrega la llave de la habitación y de la casa en un llavero de madera con el nombre "Ermita" grabado en él. Mientras nos explica el funcionamiento del wifi gratuito y veloz en todo el edificio se hace cargo de nuestro equipaje y nos invita a bajar por las escaleras que nacen allí mismo con la promesa de enseñarnos el comedor (donde además de una chimenea hay un servicio de café y te gratuito para los huéspedes y un bar a disposición de los clientes en el que prepararse una copa y anotar la consumición en un papel) y la sala de estar, con varios sofás, una pequeña biblioteca y una chimenea. Desde esa sala, salimos de nuevo al jardín. A la derecha una pequeña fuente completamente helada. Sobre el césped un par de árboles de Navidad hechos de luces. A la izquierda, una construcción exenta, con un ábside y piedras de mampostería como si de una ermita se tratara. Bajo un túnel creado con una enredadera encontramos la puerta, de madera, con llave normal. Un felpudo separa el suelo exterior del interior. Tras la puerta suena de fondo una música que proviene de un formidable bafle conectado a un iPad con varias listas de música, aunque también podemos conectar nuestros dispositivos. Queda detrás de la puerta un armario de madera negra y cristal, sobre el que hay una pecera con plantas, que ofrece una botella de agua de cortesía con un par de vasos de cristal rojo. El resto de la habitación se abre hacia la derecha. Tejado a dos aguas de madera gris muy cuidada. En el centro un ventilador de techo. Suelos de porcelana marrón muy limpia. Delante de la puerta, sobre una alfombra de esparto se ubican dos cómodas butacas tapizadas en marrón con una mesa redonda de centro. Quizá les falte una lámpara de lectura. Sobre la mesa, además de una guía de hoteles de la cadena, un jarrón con una vela encendida. Tras el conjunto se encuentra la cama. Sumamente confortable. Una sola cama formada por dos colchones sin que apenas se note la junta. Suaves sábanas y un nórdico recubierto en tonos azules grises y blanco con motivos vegetales. Cuatro almohadas y dos cojines. Un cabecero de forja clásico y todo ello apoyado sobre una pared de mampostería como si fuera original de la ermita. A cada lado sendas mesillas de corte antiguo, en madera con tapa de mármol. Sobre ambas, altas y estilizadas lámparas de noche de metal y cristal terminadas en clásicas tulipas de tela como de leopardo. Sobre las mesillas dos velas con portavelas. En la pared, dos apliques de metal de motivos vegetales con cristales de colores que dan más luz, aunque no suficiente para la lectura desde la cama. Una pera enrollada entre los barrotes del cabecero permite apagar las luces de los apliques de la pared. Todas las luces, indirectas, permiten crear distintas atmósferas bastante agradables. Hay que mover las mesillas para encontrar un par de enchufes disponibles tras ellas, aunque junto a la puerta de entrada hay otro con unos cuantos. Junto a la mesilla derecha hay una puerta de madera y cristal que permite el acceso a un jardín privado con impresionantes vistas a las montañas pirenaicas. A la derecha de la puerta hay un armario exento, de madera y puertas de cristal cubierto de tela. De corte clásico. En su interior dos baldas forradas de terciopelo rojo y leopardo, y una barra colgadora con una docena de perchas de distintos formatos (pantalones, chaquetas, con pinzas para faldas...). Además un par de albornoces y zapatillas. Cuando José nos explica todo se ofrece a traernos un albornoz más grande y acorde con nuestra talla. Junto al armario un enorme ventanal al jardín. Cubierto por una cortina blanca y unos portillos que lo aíslan del frío y la luz. En la pared de enfrente a la puerta, en el rincón, encontramos una hermosa chimenea metálica preparada para encender el fuego (leña, pastillas y cerillas). Junto a ella un juego de herramientas para controlar el fuego y una cesta metálica con leña de sobra. A continuación el pequeño armario antiguo de madera con un espejo, como de lavabo antiguo, con el iPad y el altavoz. Y a continuación ocupando toda la pared, un enorme espejo con un marco de madera dorado de corte clásico. Diseminados por las paredes algunos corazones coloridos con alas, con fuego, de espejos... La sensación es agradable, cálida. La decoración sutil. El descanso es reparador. El silencio resulta sobrecogedor, y la oscuridad es total hasta la mañana, cuando por la ventana del baño ubicada en el ábside y cubierta con un cristal como nacarado se cuela la luz de la mañana. Lástima que de vez en cuando se escuche un chasquido como de la puesta en marcha de un sistema electrónico para controlar algo de la habitación. Si no, el silencio sería total. El baño está separado de la habitación sólo por dos muros que no llegan hasta el techo y un vano protegido por unos leves visillos grises recogidos con lazos en los muros. A la derecha encontramos el inodoro, con cisterna incrustada en la pared, y bajo una pequeña ventana protegida con un rete antimosquitos y vistas al jardín. A su lado, cuelga de la pared un perchero antiguo con tres ganchos. A la izquierda del baño está el lavabo. Único, de porcelana blanca y con encimera, sobre ella un bote negro decorativo y una cesta de porcelana en forma de bañera con las amenities (de Clarins -champú, gel, crema corporal y jabón de manos-). La pared que rodea el baño está alicatada en porcelana verde brillante de pequeñas y cuadradas baldosas hasta media altura y de ahí al techo, de pizarra y en una bolsita de tela se ofrecen tizas para pintar. Sobre el lavabo, un antiguo espejo ovalado con marco metálico. Los curiosos interruptores encienden dos bolas de luz ubicadas a cada lado del espejo, pero insuficientes para el maquillaje y verse bien. En un hueco de la pared, dos vasos de cristal. Bajo el lavabo una papelera y un armarito de madera con dos cajones en los que se ofrece el correcto secador de pelo. La grifería monomando funciona a la perfección. En todos los grifos temperatura, caudal y presión envidiables. De frente encontramos en perpendicular al ábside una enorme bañera de hidromasaje. Casi doble, con sendos reposacabezas de piel oscura. En la pared de mampostería del ábside se ofrecen varias velas grandes para crear bonitas sensaciones lumínicas. En el techo, una regadera efecto lluvia increíble tanto por su caudal como por la instantaneidad de la temperatura. Suerte del enorme tamaño de la bañera que hace que no saquemos demasiada agua fuera al ducharnos. Además de los albornoces, el fenomenal set de lencería se completa con dos toallas de lavabo y dos de ducha. Todas ellas blancas, generosas, mullidas, nuevas y limpias. Además un enorme pie de ducha. Todo ello se ofrece en unos antiguos toalleros metálicos con angelotes y corazones. Por la mañana en el salón del edificio principal se sirve el desayuno buffet, aunque José siempre está pendiente por si queremos alguna otra cosa. Una mesa comunal que se comparte con el resto de huéspedes, la chimenea encendida, música suave sonando de fondo. Zumo de naranja, o de manzana, zanahoria y jengibre, embutidos y quesos de la zona, fruta cortada, tortilla de patata, pan, yogures especiales de vaca, cereales preparados especialmente para la casa, croissants recién hechos, trenza de Almudévar y bizcocho casero, mantequilla y mermeladas. Una enorme colección de tés y una cafetera de Nesspreso permiten recrearse a primera hora de la mañana. Que el horario del desayuno empiece a las 9 indica que allí se va a descansar y desconectar. Aunque José nos avisa que si necesitamos desayunar antes, no hay problema y que nos lo prepararían. Luego, en ese recibidor que hace de recepción, Gustavo desde el móvil nos prepara la factura, recogiéndonos los datos que no entregamos a la llegada porque José nos ahorró el trámite en favor de nuestro descanso. Nos pregunta por nuestra estancia, por si nos ha gustado, nos ofrece varias indicaciones para seguir nuestra ruta y nos invita a volver pronto. Calidad/precio: 10 Servicio: 10 Ambiente: 9.5 Habitación: 9.5 Baño: 10 Estado de conservación: 10 Desayuno: 9.5 Valoración General: 9.5
Leer más
Respuesta de Jose P, Propietario en Hotel Barosse
Respondido el 7 ene. 2020
Wow! Que bonito es para nosotros comenzar el 2020 con un comentario tan prolijo, con tanto detalle, con esa literatura tan amable y agradecida y tan constructiva. Muchas gracias Carlos por su análisis tan objetivo y profesional. Le quedamos muy agradecidos por plasmar también de una manera tan agradable sus impresiones a través de este pequeño "relato" Hemos tomado muy buena nota de sus observaciones y esperamos, en su próxima etapa del Camino Aragonés -o en cualquier otro momento- volver a ser sus anfitriones de nuevo. Hasta entonces, nuestros mejores deseos y agradecimiento. Good Life
Leer más
Fin de semana con la mejor atención posible. Las otras opiniones Ya nos daban la idea del lugar. Fantastico y un Trato inmejorable con un desayuno perfecto. Las cenas de gran calidad. Lugar muy Recomendable . Habria que exportar esta manera de cuidar al huesped. Fantastico
Leer más
Respuesta de Jose P, Propietario en Hotel Barosse
Respondido el 7 ene. 2020
Muchísimas gracias por su comentario Alberto. Para nosotros saber que las expectativas han sido cumplidas es una gran satisfacción y nuestro objetivo principal. Seguiremos cuidando con todo el mimo y cariño a nuestros huéspedes. Son nuestros mejores embajadores. Good Life!
Leer más
Anterior
RANGO DE PRECIOS
149 US$ - 150 US$ (basado en tarifas medias de habitación estándar)
OTROS NOMBRES
hotel barosse jaca, barosse hotel, barosse jaca
UBICACIÓN
EspañaAragónProvincia de HuescaJaca
NÚMERO DE HABITACIONES
5
Los pagos realizados por los socios influyen en el orden de los precios mostrados y, en el caso del orden de clasificación destacado o patrocinado, los pagos de los socios también pueden influir en el orden de los alojamientos que figuran en la lista.
¿Es este su perfil de Tripadvisor?

¿Es propietario o gestiona este establecimiento? Reclame su perfil de forma gratuita para responder a las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Hacerse con el control de su perfil
Preguntas frecuentes sobre Hotel Barosse
¿Qué atracciones populares hay cerca de Hotel Barosse?
Algunas atracciones cercanas son Museo Diocesano de Jaca - Arte Románico (3,2 km), Catedral de Jaca (3,2 km) y Ciudadela De Jaca (3,5 km).
¿Cuáles son algunos de los servicios del alojamiento Hotel Barosse?
Algunos de los servicios más populares que se ofrecen son wifi gratuito, desayuno incluido y restaurante.
¿Qué servicios de habitaciones hay disponibles en Hotel Barosse?
Algunos de los servicios de habitaciones son minibar, televisor de pantalla plana y cortinas opacas.
¿Qué opciones de comida y bebida hay disponibles en Hotel Barosse?
Los huéspedes pueden disfrutar de desayuno incluido, restaurante y bar durante su estancia.
¿Qué restaurantes hay cerca de Hotel Barosse?
Algunos de los restaurantes bien ubicados son Restaurante Nadali, La Tasca de Ana y Restaurante Cobarcho.
¿Hay opciones para hacer ejercicio en Hotel Barosse?
Sí, los huéspedes tienen acceso a sauna durante su estancia.
¿Qué idiomas habla el personal de Hotel Barosse?
El personal habla varios idiomas, como Francés y Alemán.
¿Hay lugares históricos cerca de Hotel Barosse?
Muchos viajeros disfrutan la visita a Torre Del Reloj (3,0 km) y Puente de San Miguel (4,2 km).