Msc magnífica

Este va a ser mi último crucero, como mínimo con ésta compañía. Acabo de hacer un crucero por el adriático y he salido muy decepcionado. Había hecho en el pasado tres cruceros más con costa y estaba encantado. En cambio con msc salgo bastante enfadado.

Para empezar la limpieza del camarote, que para sorpresa nuestra habían pelos en los cajones y en algunos rincones. La limpieza en general del barco deja mucho que desear (camarotes, lavabos, cubiertas...)

No cogimos ninguna excursión ya que nos parecen una estafa por el elevado precio que te cobran. Otro tema son lo shuttle que la compañía pone a tu disposición para ir del barco a la ciudad. El tiquet más barato era de 10€ por adulto! Un robo, teniendo en cuenta que normalmente hay autobuses de línea que como mucho te cobran 1,5€ por persona. Cabe decir que andando se tardan unos 15 minutos normalmente. En mis cruceros en costa nunca pagué por este servicio.

La comida es quizás el punto donde más flojea esta compañía. El bufet es de calidad justa y muy repetitivo. Siempre abarrotado y a menudo no reponen la comida. Lentitud en el servicio de los camareros y alguno con malas caras. En cuanto al restaurante el servicio en mesa es mejor pero la comida es un engaño. Los platos servidos no concuerdan con la descripción de la carta y hay algunos platos que dudo mucho que el cocinero los haya probado, o se atreva a probarlos. Si hay algún relleno de carne, ésta se parece a todo menos a carne. En su mayoría son tendones, grasa y nervios. Incomestible. Y para rematarlo ponen una pequeña sugerencia del chef para que comas un filete o una langosta, eso sí, pagando 25€ más,como si el precio del crucero fuera barato.

Nosotros contratamos el paquete de bebidas premium. 740€ dos adultos y dos niños. Nos entraban bebidas de hasta 10€ de precio. Primera sorpresa: los helados no entran. Solamente los de máquina. Y los adultos no podíamos coger!! Solamente los niños. En el restaurante ofrecían sangría a 4 €. Pedí un vaso para probarla y me dicen que tampoco está incluida. En el desayuno no había zumo de naranja natural ya que decían que la máquina estaba estropeada. Si queríamos debíamos ir al bar de la piscina. Lo más lógico hubiera sido traer la máquina al comedor ya que nadie pide zumos de naranja en la piscina, pero supongo que todo esto han ahorrado en naranjas.

Otro tema es la wifi. En pleno siglo XXI haber de pagar por tener acceso a Internet es una estafa. Cualquier hotel, por muy cutre que sea, te lo ofrece gratis. En este barco todo es negocio.

La lista de cosas malas es realmente muy larga y no quiero extenderme más. Nunca había tenido ninguna queja con costa hace unos años, pero msc es terrible.

Nunca más.