Cuidado con la membresía de Melia

En el año 2014 adquirimos la membresía del “Club Melia” ofreciéndonos que con solo una llamada y con a unas horas podríamos hacer uso de las instalaciones de alguno de los Resorts de la cadena de hoteles Melia.

     La única vez que intentamos fue en agosto de 2015. Para hacer la reservación en el Hotel Paradisus Perla Playa del Carmen, al no poder disuadirnos de cambiar de hotel, nos forzaron a cambiar nuestras “opciones” a “puntos” y hacer multiples llamadas para lograr la reservación en las fechas que nosotros teníamos disponibles. El resultado fue que nos dieron en el hotel familiar contiguo La Perla, aunque nosotros solicitamos el para adultos.

     Al llegar al hotel nos damos cuenta que la ocupación está muy baja y platicando con otro huésped nos dice que al llegar solicitó cambio y que inmediatamente se la habían otorgado. Al tratar de hacer lo mismo a nosotros nos la niegan ya que iban a recibir, solo por el fin de semana, un grupo de agencias automotrices y para ellos eran más “importantes” que los miembros con membresía.

Con esta reflexión tomamos la decisión de vender la membresía ya que en vez de tener beneficios lo único que acarreaba eran problemas, por lo que solicitamos una cita con los del Club Melia. Primero nos recibieron en la recepción, para luego llevarnos a un pasillo donde una persona nos dijo que nos iba a informar del contrato que habíamos firmado en donde explicaba que era imposible vender la emembresía. Nos dio la impresión de que el hotel cada vez que tiene problemas con los huéspedes en vez de enfrentarlos los evita, con esto piensan que no existen. Pero puesto que el contrato no lo habíamos firmado en un pasillo nos dirigimos a las oficinas encontrándonos en las puertas con un vendedor del Club de nombre Konni que nos impidió la entrada y en vez de al menos escucharnos lo que picó es llamar a seguridad para que nos expulsaran del hotel. También de dijo a mi esposo que afuera del hotel se podían “arreglar”, dando a entender que a golpes, su despedida hacia mi esposo, que es extranjero, fue “leave my contry”. Mientras todo eso pasaba yo solo me preguntaba si era invisible ya que como mujer no se me estaba dando el trato que merecía.

     Después de tan tremendo lio por fin pudimos hablar con el gerente del Club Vacacional del Paradisus Playa del Carmen, llevándonos con Armando Martínez y al explicarles nuestra experiencia y hacer la petición de poner en la red nuestra membresía, nos pide que mandemos nuestros comentarios para poder venderla. Condicionándonos a que elimináramos la mala reseña que habíamos puesto en TripAdvisor.

     Al pasar meses y no recibir noticias nos comunicamos para ver en que estatus estaba la venta de la membresía nos informan que ellos no van a venderla que tenemos que contactar a otra empresa de nombre TimeShares Only que ellos son los encargados de venderla, pero esto tiene un costo adicional de prácticamente 600.00 dolares, los cuales pagamos con tal de recuperar algo de lo que pagamos.

     Si hubiera hecho la reservación por internet la hubiera podido hacer en menos de 15 minutos, sin innumerables llamada telefónicas, en el hotel que quisiera, no hubiera tenido que estar comprometida con una cadena hotelera por varios años, no hubiera tenido que discutir con nadie, no hubiera tenido que pagar ninguna membresía ni cuota anual, ni comisión por vender la membresía, ni hubiera tenido que financiar a una cadena hotelera que cuando tienes pagada la membresia se olvida del “socio”.

     Ya han pasado cuatro años, hasta el momento no hemos recibido ninguna noticia de la venta de la membresía. Al parecer fuimos engañados doblemente por Melia, por lo que mi consejo a los que lean esta reseña es cuidado con las membresías que ofrece Melia pues lo que prometen no lo cumplen.