Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Regresamos y van algunos comentarios

Buenos Aires
Colaborador de nivel
1.144 publicaciones
2 opiniones
Guardar tema
Regresamos y van algunos comentarios

Hace unas pocas horas hemos regresado (ayer a la noche). Prometo escribir mañana el relato de mi viaje ya que casi no pude dormir.

Buenos Aires
Colaborador de nivel
1.144 publicaciones
2 opiniones
Guardar respuesta
1. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Recién estoy saliendo del impacto del regreso, pero no me quiero demorar en contarles algunas cosas del viaje que realicé con mi esposa e hija (9 años), fundamentalmente con la idea de que algo le pueda ser de utilidad a los futuros viajeros, tal como me fueron de utilidad a mi los consejos y relatos de otros foristas. Vaya esto también como agradecimiento a todos, y no nombraré a nadie porque seguro que me voy a olvidar de alguno y sería una falta de gentileza.

Como el objetivo fundamental de mi relato es que pueda ser de utilidad a quienes no conocen mucho el mundo de nuestro querido ratón, voy a tratar de centrarme en algunos aspectos que me parecen de importancia, pese a que nunca pueda haber unanimidad sobre esto, y trataré de excluir comentarios totalmente subjetivos. Por tal motivo, no les voy a contar sobre la emoción que se me vino encima el día que pisé el primer parque (Hollywood Studios), pero aún más el segundo día cuando entré a Magic Kingdom y vi a la distancia el castillo de Cenicienta. Ese castillo que había visto por última vez hace 10 años, cuando mi hijo tenía poco más que la edad que ahora tiene mi hija. Ese mismo día almorzamos allí con Cenicienta y varias otras princesas, y tanto en el desfile de la 15 horas, como en el cierre con los fuegos artificiales, se me escaparon algunas lágrimas (y eso que yo soy de los duros). Las primeras 9 noches estuvimos dentro de WDW en el Pop Century. Luego nos fuimos las 4 noches restantes al Hotel Rideway Innde International Drive, y usamos esos días para hacer algunas compras y visitar los parques de Universal. Lindos, muy lindos, excelentes, asombrosos, pero para quien como yo, transcurrió su infancia totalmente vinculado a Disney, pasando los domingos a la tardecita viendo por televisión junto a la familia “Cuentos de hadas”, momentos en los que siempre alguna de las tías lloraba a mares, y nosotros nos reíamos de ellas, pese a que nuestra credulidad aún estaba bastante intacta, Jimmy Neutron, Shrek, Spiderman, y todos esos, tienen otro valor. Por lo menos para mi, la magia y la emoción estuvo en Disney, pese a que Universal me pareció asombroso. Como no me quiero apartar de mi objetivo, tampoco les voy a contar que para mi hija la diferencia entre Disney y Universal no fue marcada como para mi. Para ella fue la misma emoción estar cerca y hacerle firmar un autógrafo al Ratón Mickey, como a los Simpsom. Es lógico, es cuestión de generación y algo más de 45 años de diferencia. Y eso que a los Simpsom yo los sigo y la serie me parece magnífica. Pese a todo esto la diferencia para ella me parece que estuvo por un lado con las Princesas, y por otro con el espectáculo de High School Musical. Creo que si hubiera habido desayuno con Troy, lo hubiera elegido. Pero verle la carita cuando se acercó por primera vez a Cenicienta y ésta le habló y le firmó en su librito, como dice la propaganda: “no tiene precio”.

Siguiendo con cuestiones emotivas, estuvieron esos últimos dos días en Panamá. Allí estuvimos con Ninno, su esposa Elena, y el hijo de ellos, Francisco. Lamentablemente no pudimos conocer a la hija, Andrea, ya que estaba en casa de familiares. La cordialidad de ellos ha sido insuperable. Como se los he hecho saber, ha sido junto con el Ratón Mickey y la Cenicienta, de lo mejor del viaje, pero con el agregado de que se trata de la realidad, y por lo tanto, de algo que no se encuentra muy frecuentemente. Hicieron todo como para hacernos sentir como en casa, y si no hubiera sido por ellos, no hubiéramos conocido ni una décima parte de lo que conocimos. Fueron maravillosos, y este no es sólo mi sentir, sino también el de mi esposa e hija. El recibimiento en el aeropuerto, y el desayuno con comida típica panameña que nos prepararon en su casa la primer mañana que estuvimos allí, fue sólo el comienzo de una serie de atenciones que tuvieron a lo largo de nuestra estadía allí. Vaya entonces un gran agradecimiento público a Ninno y su familia.

Bueno, me parece que para tratarse de cosas de las que no quería hablar, ya he hablado bastante. Pasemos un poco más a los hechos: Salimos el 1/02 a la madrugada, volando con Copa, con conexión en Panamá. Tengo que reconocer que estaba un poco preocupado, ya que el tiempo que había entre la llegada del avión a Panamá y la partida del que iba a Orlando, era de sólo 1 hora. Sin embargo, fue tan bueno el cumplimiento de la línea aérea, que en todos los vuelos llegamos un poco antes de lo programado. Por todo esto, a Copa le pongo un “excelente”.

Como dije antes, las primeras 9 noches estuvimos en el Pop Century, e hicimos uso del servicio Magical Express para ir hasta el hotel. Esto permite entrar en la magia de Disney desde el primer momento de llegar al aeropuerto. Ya en el centro de bienvenida de Disney el personal tiene un trato muy especial, que se continúa en el micro y al llegar al hotel. Aquí nos recibió un joven que hablaba español, fue muy atento, aunque un poco desconocedor de las cosas. Yo sabía más que él sobre la forma de funcionamiento del paquete que había comprado. Pese a esto, la falencia quedó disimulada por la cordialidad y la simpatía. Nos tocó una habitación muy cerca del sitio de las comidas, ya que yo había pagado un extra por “habitación preferencial”. Para quien le fuera posible, yo lo recomendaría. Varias veces fuimos a cargar los Mugs, estando en la habitación, lo cual era un trámite de unos pocos minutos. Si no hubiéramos estado tan cerca, se hubiera complicado eso. Incluso para la forma en la que resolvimos el desayuno, a lo cual luego me referiré, era muy importante estar cerca.

La magia de Disney es incuestionable, inigualable, no me canso de decirlo. Es entrar en un mundo del cual se sabe que es artificial, pero funciona. Y el primer día de nuestra llegada tuvimos una prueba impactante de esa magia (si bien no agradable en este caso): desapareció una de nuestras valijas. Dos horas después de nuestra llegada al hotel, nos trajeron nuestro equipaje - nosotros non habíamos ido al Down Town inmediatamente después de acomodarnos en la habitación – y al regresar vimos que en lugar de tres valijas, había sólo dos. El trámite lo habíamos hecho tal como ellos lo indican, luego de pasar por la aduana de Orlando (ya que era el primer punto de entrada a EEUU) entregamos nuestro equipaje despachado a personal que suponíamos de Disney, para que lo llevaran hasta el hotel, independientemente de nuestro curso. Allí comenzó el único disgusto que tuvimos con la gente del hotel. Inmediatamente fuimos a reclamar. Nos hicimos atender por el responsable del área de equipaje, y lo vimos muy atento y preocupado por recuperar lo faltante (en realidad no era en rigor una valija, sino un bolso que por sus dimensiones habíamos despachado). Esa noche nos dijeron que ya estaba todo encaminado para recuperarlo. A la mañana siguiente, previo a ir al primero de nuestros parques, pasamos nuevamente por el sector para ver si había alguna novedad. El responsable del área ya había cambiado. No sólo no tenían ninguna novedad, sino que no había quedado ningún registro de nuestro reclamo de la noche anterior. Por suerte había una empleada que había estado esa noche y nos reconoció, y dio fe de que habíamos hecho el reclamo. De todos modos eso sirvió de poco, ya que fue como empezar de cero. Todas las preguntas nuevamente, los detalles, las dificultades para entendernos (pese a que había quienes hablaban español) y nuestra sensación de que se estaban equivocando en los procedimientos, ratificada por el hecho de que nos tomaban el reclamo como si fuera la primera vez. Igualmente decidimos ir al parque que teníamos planificado, y llegar antes de la hora de la apertura. Nos quedamos hasta su cierre, y al regresar al hotel, lo primero que hicimos fue volver a reclamar al sector equipaje. Había un nuevo responsable que no estaba allí. Nos pidieron que esperemos, y ya nos veíamos venir que empezarían nuevamente con las mismas preguntas de las dos veces anteriores, por lo cual pedimos hablar con una autoridad superior. Nos llevaron a hablar con un responsable del área de recepción de clientes. Éste nos dijo que se ocuparía y que volviéramos en una hora. Así lo hicimos y qué es lo que nos dijo?: que teníamos que hablar con el responsable del área equipaje porque “nos tenía que hacer una serie de preguntas sobre nuestras valijas. Le aclaramos que ya habíamos pasado dos veces por eso, y que estábamos cansados de que nos preguntaran siempre lo mismo. Nos dijo que él no podía hacer nada, y que le diría al responsable de ese momento del área equipaje que se pusiera en contacto con nosotros. Nos fuimos a la habitación, y aproximadamente media hora después llegó allí José, el responsable de equipaje de ese momento, quien por suerte hablaba un español fluido. Empezó con lo mismo de siempre, pero dando algunas precisiones que nos empezaron a alarmar. Una de ellas, era que nosotros estábamos equivocados al pensar que en el aeropuerto le habíamos dado las valijas a personal de Disney, sino que por cuestiones legales, ellos no pueden recibir allí maletas, sino que las recibe gente de TSA (gobierno de EEUU) quienes luego se las pasan al personal de Disney. En el caso de la valija perdida, no tenían ninguna constancia de que el personal del aeropuerto, se la hubiese entregado al personal de Disney. Esto nosotros lo interpretamos como un intento de desligarse de responsabilidad en caso de no recuperarse la valija. Así se lo hicimos saber, y su respuesta no fue tranquilizadora. A esto se agregó que nos dimos cuenta de que estaban dilatando la cosa, ya que José nos dijo que un lugar en el que debían averiguar era en la oficina de Copa, por si la maleta estaba allí, pero no lo podían hacer ya que esa oficina no funcionaba todos los días ya que Copa no tenía vuelos diarios a Orlando. Nosotros sabíamos que eso no era cierto, ya que al averiguar para sacar los pasajes para nuestro viaje, habíamos visto que sí tenía Copa vuelo a Orlando en forma diaria. Todo esto hacía mucho más preocupante la situación, y parece ser que en ese momento algo de la magia de Disney se trasladó a mi persona. De pronto sentí una claridad en la mente que sólo podría ser efecto de un acto de hechicería, y dije la palabra mágica: “DENUNCIA”. Inmediatamente la actitud de José cambió. Nos dijo que al haber dicho yo que haría la denuncia, a él no le quedaba otra alternativa – más allá de que seguiría con la búsqueda de la maleta perdida – que dar participación a Guest Relation. Ante esto le dije que era exactamente eso lo que nosotros queríamos, y que por lo tanto nos parecía que hacer la (volví a repetir la palabra mágica) “DENUNCIA” era lo apropiado. Ante esto hubo un nuevo cambio en la actitud de José y nos ofreció gestionar que nos den dinero para comprar ropa, a lo que le dijimos que no era ese nuestro interés, sino que apareciera la valija, y que si no aparecía, esté claro quién era el responsable, porque nosotros se la habíamos confiado a Disney y no al gobierno de EEUU. Temeroso por su efecto, me resistí a decir por tercera vez la palabra mágica, ya que es sabido – desde la película “Fantasía” – que a veces la cosa se torna incontrolable. Por lo menos eso le pasaba a Mickey en esa película. Por ese motivo nos limitamos a darle la mano a José y agradecerle todo lo que pudiera hacer por nosotros. A la media hora nos habló por TE diciéndonos que había aparecido en el aeropuerto de Orlando un bulto que coincidía con lo detallado por nosotros, y al día siguiente tuvimos nuestro bolso en la habitación. Conclusiones: 1) Si se puede, yo evitaría separarme de las valijas una vez que pasé por la aduana de Orlando. 2) No negarse a utilizar la magia, eso si: moderadamente.

Seguiré luego con el resto del relato.

Argentina
Colaborador de nivel
567 publicaciones
14 opiniones
Guardar respuesta
2. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Davo, sigo a la espera de la continuacion...!

y me alegro que recuperaras el equipaje perdido. Ahora hablando en criollo y como en algun momento comente acerca del "magical express"... no pesan tanto los huevos como para no llevar las valijas con uno mismo ;)

Ya he leido muchas veces que las valijas llegan tarde, o te llegan al dia siguiente...y no nos olvidemos que venimos quizas de 10 o mas horas de viaje, cansados, transpirados, sucios, y que quizas queremos higienizarnos un poco y por cuestion de ser comodo y no llevar las valijas con nosotros nos comemos un garron como este.

Por favor..no lo tomes como un comentario agresivo ni nada por el estilo lo que dije..pero yo mis pertenencias no se las confio a nadie, salvo en caso de fuerza mayor, que seria el caso de cuando dejo la valija en el check-in al avion, pero despues que sea 100% responsabilidad mia.

Segui con el relato!!!

Buenos Aires
Colaborador de nivel
7.308 publicaciones
61 opiniones
Guardar respuesta
3. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Estimado Davo:

Una alegría que hayas tenido unas vacaciones fenomenales. Aunque empezaron medias torcidas., pero mejor! de ahí es todo para arriba.

Es como vos decis, no es solo la magía, es el recuerdo de la infancia, los seres queridos... Que te dure muuuuchhhoooo y cuando se te esté por pasar, a participar en el foro!

Suerte!!

Buenos Aires...
Colaborador de nivel
144 publicaciones
6 opiniones
Guardar respuesta
4. Re: Regresamos y van algunos comentarios

 Hola Davo: antes de comenzar con mi relato decidi darme una vueltita por la novedades del foro y me encontre con esta noticia. ¡Que feito! Tengo que contarte que yo tambien las redespache en orlando y de ahi recien las vi en la habitacion. Dados los comentarios de que solian llegar tarde empacamos en los equipajes de mano abrigo y ropa de repuesto para cada uno.,pero a la hora (mucho menos) de haber llegado, estabamos saliendo del hotel y vimos pasar nuestras valijas y a la vuelta ya estaban esperandonos. Me alegro que todo se haya solucionado y lamento que no nos hayamos encontrado. Cariños

        

Province of La...
Colaborador de nivel
175 publicaciones
39 opiniones
Guardar respuesta
5. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Me alegro que todo haya salido bien con las valijas. No sé si es por mi profesión o porque siempre me gustó la magia pero esa palabrita es "clave", tanto en el norte como acá ... lo importante es mencionarla sin perder el buen modo y la cordialidad ... jajajaj

En fin, me quedan poco mas de dos días en este país y ya no quiero ni leer el diario ... mis ojos solo son para leer relatos (y adelantar trabajo, porque sino mi socio me mata)

Sigue contando que tomo nota.-

Gracias!!!,

Nube

cordoba
Colaborador de nivel
1.371 publicaciones
47 opiniones
Guardar respuesta
6. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Què bueno Davo, que apesar del percanse la hayan pasado bomba!!.

Ademàs que emociòn!!! wauuu, conocite a un personaje mas!! Nino!!! Què lindo de verdad, que pudieran ambos compartir esto!!.

Te seguimos leyendo!!

Saludos!!!

Buenos Aires
Colaborador de nivel
1.144 publicaciones
2 opiniones
Guardar respuesta
7. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Gringamaz, no es sólo Nino. No te imaginás lo que es su familia!. Vale la pena ir a Panamá para conocerlos. Bueno, además también es lindo e interesante el canal. JAJAJAJAJA

cordoba
Colaborador de nivel
1.371 publicaciones
47 opiniones
Guardar respuesta
8. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Obvio Davo.... no todos conocen a Elena y los babys...por eso yo nombre solo a Nino!!

bs!!!

Justo el otro dìa Elena me contaba de lso atractivos de Panamà...bah!!! yo le averiguè un poco!.

Buenos Aires
Colaborador de nivel
1.144 publicaciones
2 opiniones
Guardar respuesta
9. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Pasaré ahora a algunos comentarios sobre nuestro primer hotel: el Pop Century. Como ya dije antes, al haber pagado un extra por habitación preferencial, ésta estaba bien cerca del sitio de comidas, y por lo tanto también de la piscina y del lugar del que salen los buses de Disney a los parques y Down Town. Yo lo recomiendo. Son unos dólares de más, pero bien gastados, especialmente si uno hará uso de los Mugs recargables y del comedor de allí.

Como evaluación general del hotel, diría que me gustó mucho. Todo se sintetiza con la afirmación de que volvería a alojarme allí sin dudarlo. La habitación era espaciosa, lo suficiente como para estar los tres cómodos, y limpia permanentemente. El baño también era confortable. Las camas cómodas y el aire acondicionado a la altura tanto de las noches en las que hacía un frío de morirse (llegamos a tener de 1 a 2 grados centígrados), como de aquellas en las que hizo calor. Dos veces nos dejaron muñequitos de atención hechos con toallas, muy bonitos, los cuales rápidamente pasaron a formar parte del contingente de muñecos de mi hija.

Me sorprendió la comida del hotel, ya que debido a algunos comentarios que había recibido, esperaba comida de mala calidad. Una vez más se confirma lo que dice el maestro Nino: para gusto los colores. Sin embargo, no me privaré de dar mi apreciación para que se pueda cotejar con otras. Por lo tanto aclaro: escribiré, no sobre gustos, sino sobre mis gustos.

Nuestra rutina empezaba todos los días a las 6:45 horas, cuando nos despertábamos. Hacíamos esto para poder llegar a los parques siempre antes de su apertura, y así poder ver el show de apertura, y también aprovechar la entrada a los juegos a primera hora, cuando no había casi nada de gente. Nos armamos una rutina para el desayuno que nos funcionó muy bien, y por muy poco dinero (olvidé decir que nosotros estábamos sin auto, lo cual influye en las formas de organización). Si bien en el hotel se preparan desayunos con huevos revueltos, Wafles, salchichas y esas cosas, nosotros para cuidar al menos con el desayuno el aparato digestivo, optamos por mantener una rutina similar a la que hacemos cotidianamente en nuestro país (obviando el mate que no llevamos). Yo llevé una bolsa de cereales desde Buenos Aires (de los 3 soy el único que los como en el desayuno) y me compraba diariamente una leche de un cuarto litro allí, la cual si mal no recuerdo, estaba a algo así como 1 dólar y 30 centavos. Por razones de salud debo tomar mucha agua. En los parques me pareció muy buena el agua de los bebederos, pero no se porqué razón, no me pasaba lo mismo con el agua de la canilla (grifo o pluma, según el país al que uno pertenezca) de la habitación. Por otra parte, en los dispositivos para rellenar los Mugs, había sólo gaseosas (me enteré de que en algunos países de habla hispana como Panamá, las denominan sodas), chocolate, café, agua caliente para hacerse te, y una coca cola transformada en una especie de helado, pero no agua fría para tomar. Lo resolví de la siguiente manera: llenaba el mug hasta la mitad o más con hielo, y luego le ponía el agua caliente que sale para hacerse te. Me quedaba agua fría excelente. No tengo la seguridad de que en definitiva no fuese la misma agua que salía del grifo, pero a mi me parecía que no. La parte central del desayuno se completaba con tostadas, mermelada y manteca, y chocolate y café con leche. Para hacer las tostadas venden rebanadas de lo que aquí en Buenos Aires se suele llamar “pan lactal”, pero tengo entendido que su nombre correcto es “pan de molde”, y luego hay unas tostadoras de uso libre para tostar ese pan. Ya al segundo día alguien de allí nos recomendó que en lugar de comprar las rebanadas por separado, se venden en paquetes de 3 o 4, compráramos un pan entero allí mismo, y diariamente las fuéramos a tostar. Resultó magnífico, ya que no sólo nos ahorramos unos dólares, sino que también ganábamos tiempo. La mermelada y la manteca es de libre disposición y gratuita, al igual que los platos descartables, y los cubiertos de igual tipo. Algunas veces nos compramos alguna medialuna o un Browne, pero en general lo que comíamos en el desayuno eran las tostadas con manteca y dulce, y lo hacíamos en la habitación para estar más cómodos, y despertar a la niña cuando ya estaba todo listo para desayunar, y de esa forma ella ganaba un tiempo más de sueño.

La otra comida que casi siempre hicimos en el hotel, fue la cena. Es respecto de ésta que me llevé una agradable sorpresa. Las hamburguesas fueron más de una vez comida de mi esposa y de mi hija, y muy buenas no me parecieron. El aspecto de la pizza no me atrajo como para hacer el intento de probarla. Pero hubo tres platos que realmente me parecieron muy buenos, y los fui alternando en las noches que cené allí.: de menor a mayor 1) Pennes Alfredo: una milanesa de pollo sumamente respetable, acompañada de pastas con salsa de queso 2)Lasagna vegetal: si bien a veces le ponían excesiva salsa de tomate arriba, lo cual se resolvía haciéndola a un lado y 3) unos fideos que podían venir sólo con vegetales, o también con camarones. Si mal no recuerdo su nombre era “vegetable lo mein” o “shrimp lo mein”. Riquísimos, aunque debo advertir que un poco picantes. Peso más, peso menos, estos platos rondaban los 9 o 10 dólares, y eran suficientes para una cena.

Había más platos, algunos de los cuales habría probado, pero ya que aquellos me habían gustado preferí repetirlos.

Respecto del transporte a los parques, el adjetivo que me parece que más se ajusta a mi evaluación es: “desparejo”. Nunca tuvimos problemas para ir a la mañana temprano. Solíamos ir a la parada a las 8:15 y nunca tuvimos que esperar más de 10 minutos, y la mayor parte de las veces fue la espera de menos de 5 minutos. Cuando salimos de los parques a su cierre, la suerte no fue nunca igual. Hubo días en los que no tuvimos que esperar casi nada, mientras que algún día hubo que esperar casi media hora, para que luego vinieran 2 o 3 buses juntos. Para los que viven en la Ciudad de Buenos Aires y se movilizan en colectivo: parecía el 92. Lo más complicado nos pareció el bus al Down Town, y cuando salíamos de los parques en horarios que no eran “pico”. Pese a lo desparejo, el balance final ha sido positivo. De hospedarnos nuevamente dentro de WDW, volveríamos a utilizar los buses para ir a los parques.

No se si me olvido de algún detalle del hotel, de recordarlo, luego lo intercalo.

Buenos Aires...
Colaborador de nivel
144 publicaciones
6 opiniones
Guardar respuesta
10. Re: Regresamos y van algunos comentarios

Hola Davo!!!! tu descripcion de los servicios del pop es tan impecable que voy a obviarlo en la mia y hare referencia a la tuya. La piza como decis era incomible al igual que las hamburguesas. Lo que a mi gusto estaba muy bueno y en precio era un salmoncito con vegetales, tambien el el calzone de vegetales del medio dia, al igual que la focaccia y una especie de wrap de carne.Particularmente la combinacion de pollo frito con fideos me resulto pesada, pero estaba bueno. saluditos