Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Estimados amigos, me refiero a un viaje redondo en abril 2014, no solo porque nuestro itinerario comenzó en NY y terminamos allí, sino fundamentalmente porque lo pasamos espectacular, salió todo como lo planificamos. Lo principal es que este viaje lo armamos con el invalorable aporte de cada persona en este foro, fundamentalmente tengo que agradecer a dos personas: a Stellita y Lilibe que con su gran paciencia y desinteresado interés, han volcado toda su experiencia y vivencias como para que este viaje resultara perfecto. Viajamos 3 personas somos un matrimonio con hijo adolescente, ya habíamos tenido una primera experiencia hace tres años en New York, cosa que nos facilitó pero las otras dos ciudades fue la primera vez. El viaje comenzamos a vivirlo exactamente hace un año atrás, con la compra de los pasajes, conseguimos un excelente precio en la página de Taca (ahora Avianca) a 850 dolares cada uno con impuestos incluidos ida y vuelta de Montevideo a New York. De allí en más a leer mucho estos foros, analizar hoteles y de a poquito ir haciendo las reservas, así como de los traslados entre las ciudades, y fundamentalmente los itinerarios. Los relatos de Boston y Washington los haré en los foros respectivos.

27 respuestas a este tema
Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
1. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Nuestra aventura comenzó el viernes 12 de abril volando desde Montevideo a New York por Avianca haciendo escalas en Lima y San Salvador; partimos temprano en la mañana arribando a nuestro destino sobre las 22hs. El trámite de aduana fue rápido y sencillo encontrando muy poco movimiento en el aeropuerto JFK. El viaje de avión fue muy placentero, muy buen servicio de Avianca/Taca recomendable y a pesar de haber tenido dos escalas (Lima y San Salvador), vienen bien para estirar las piernas y no estar tantas horas seguidas sentado.

Nomás llegados al aeropuerto, nos tomamos el Airtrain con destino a la estación Jamaica (con detalle impreso tal como lo ha repetido infinidad de veces Stellitacm), ya que a la mañana siguiente tomábamos el bus para Boston. Tenía dos opciones o reservar hotel en Manhatan mismo o quedarnos en Brooklyn. Finalmente por un tema de costo, nos quedamos en el hotel Howard Johnson Jamaica que queda a escasas dos cuadras de la estación Jamaica, de manera que a la mañana siguiente solo nos tocara tomar el subte que nos llevara a Manhatan para tomar el Megabus.

La zona de la estación Jamaica no es de lo mejor, pero tiene bastante movimiento de personas en la zona y locales de comida como para proveerse de algún alimento para la cena. El hotel es si, muy prolijo y moderno, se nota que fue construído hace poco tiempo, bien en limpieza y cuenta con desayuno muy sencillo, es más, es como para comer algo a la mañana sin tener que salir del hotel, pero no piensen en un desayuno variado y abundante, pero cumple su cometido, descansar en un lugar limpio, prolijo y por encima de todo a un muy buen precio.

El sábado con un día explendido, y con nuestras valijas a cuestas nos dirigimos al subte que nos llevaría hasta la salida de los buses de Megabus en la 34 y la 10, la estación de subte nos dejó a unas 4 cuadras de nuestro destino, encontrando una ciudad tranquila recordando que esa mañana era sábado. Compramos los tickets para un viaje ya que no nos valía la pena sacar el pase de una semana ya que estaríamos en Boston y Washington.

La salida del Megabus estaba prevista para las 10 de la mañana pero terminamos saliendo sobre las 11,15 hs cosa que nos llamó la atención la impuntualidad. Los buses son cómodos tienen wifi y cargador de baterías para elementos electrónicos. Los tickets del bus nos salieron 6 dólares cada uno, los compramos directamente de la página web de Megabus nomás se habilitaron las fechas en las cuales viajábamos, eso fue alrededor de un mes antes del viaje.

Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
2. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Luego de dos días y medio en Boston y cuatro días en Washington (dos ciudades maravillosas) salimos hacia nuestro destino final (la frutilla de la torta) para pasar 7 días.

Salimos de Washington sobre las 15hs en Mega Bus con destino a New York estimando llegar sobre las 19hs, pero era Viernes Santo y nos encontramos con las autopistas colmadas de vehículos lo que el recorrido se hizo más largo de lo previsto llegando a NY sobre las 21hs. Nos alojamos en el apto tipo monoambiente de un amigo en la privilegiada zona a solo 3 cuadras del Times Square. Un verdadero lujo, Dejamos las valijas y así como estábamos salimos rápidamente hacia allí, imaginen viernes a la noche y todavía Viernes Santo, una verdadera multitud colmaba la zona, casi no se podía caminar y toda la espectacularidad de la luminaria que nunca deja de sorprender e impactar. Sencillamente impresionante, las fotos nunca resultan las convenientes como si uno quisiera atrapar toda la magia del lugar dentro de una cámara de fotos o de video. Estaba frío, pero no importaba, es que estábamos en New York, Cansados por el viaje en bus desde Washington por la demora en la autopista decidimos comprarnos comida al paso y comer en el apartamento.

Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
3. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Al día siguiente, nos levantamos tempranito y nos fuimos a hacer un surtido a un super de la zona para el desayuno y para tener alimentos al alcance de la mano a cualquier momento. Para nada nos asombraron los precios de la comida, será que Montevideo está muy caro y a los uruguayos cuando salimos al exterior todo nos parece barato o a lo sumo normal, pero muy pocas veces caro.

El sábado salimos hacia Times Square como punto de partida y como itinerario definido previamente, tomar la Av. Broadway hacia el sur con la intención de llegar lo más lejos posible. Antes de comenzar la ruta fuimos a comprar las Metrocard de una semana ya que justamente nos quedamos 7 días en la ciudad, Aquí nos encontramos con un imprevisto que sin lugar a dudas se trató de algo extraordinario y que compartí en el foro del Metro de New York y fue que en la primera bajada mismo en Times Square nos encontramos que todos los aparatos solo emitían o recargaban las Metrocard solo con efectivo; tan es así que se había formado una fila importante ya que no todos disponían del cambio porque tampoco acepta billetes de 100, Debido a la fila decidimos salir y nos fuimos a unas cuadras de allí a otra bajada encontrándonos con la misma situación por lo que optamos por esperar la fila y luego emitir las Metrocard a U$S 31 cada una introduciendo sucesivos billetes siempre con la limitante que el vuelto no debe ser mayor a U$S 8,

Algo extraordinario sin duda porque nunca lo había sentido, pero esta vez lo experimenté. Por otro lado, resaltar la sencillez del procedimiento para adquirir la Metrocard con la posibilidad de acceder al panel en español y por encima de todo, pero por encima de todo, lo fácil que resulta movilizarse por este medio, es muy sencillo y práctico.

Luego de este pequeño contratiempo, avanzamos por la Broadway hacia el sur con la primera meta de llegar al pequeño espacio verde Herald Square en la proa de la Broadway, 34 y a 6ta, justo al costado de Macy´s. A partir de este primer punto y como denominador común de todos nuestros dias en NY valoremos la cantidad de placitas y espacios verdes que descubrimos en la ciudad en los lugares menos pensados, pequeños pulmones entre tantos rascacielos, lugares de remanso entre tanto ruido del tráfico y todos estos lugares llenos de color por las flores, todo limpio y ordenado, espectacular. Así fue como encontramos el Herard Square, decenas de personas sentadas disfrutando de su tiempo. Continuamos nuestra ruta con la mira en el próximo destino que era conocer el Flatiron Building, algo que me había quedado pendiente en el viaje anterior a NY y allí se nos aparece ante nuestra mirada, que edificio espectacular y no solo por la particularidad de su frente que parece que cortara el paisaje, sino también por el detalle de los arreglos de todas sus fachadas cosa que antes por foto nunca había logrado detectar. Un edificio bellísimo. Frente a el Madison Square Park, este si en la categoría de plaza más grande que los pequeños rincones verdes detallados con anterioridad. Nos tomamos unos minutos en los bancos de la plaza disfrutando el momento y la hermosa vista del Flatiron para continuar luego, siempre por Broadway hacia el sur con la mira en la próxima parada que era la feria que ese día sábado se puede encontrar en Union Square y alli la encontramos en la esquina de Broadway y la 17, Todo un paseo, productos gastronómicos , plantas, flores pero dispuesto con una calidad y colorido inigualable. Uno encuentra lo más variado allí pero lo fundamental todo en perfecta armonía, la gente cada uno en su espacio, respetando el espacio del otro. Esto viene a que nos cruzamos con personas rezando supongo en dirección a la Meca tranquilamente como otros emitiendo música del estilo Hare Krishna y a pocos metros un loco lindo simplemente con un calzoncillo a pesar del frío importante que hacia, bailando un estilo libre que llamaba la atención y la sonrisa de cuanta persona pasaba por la zona, y todo conviviendo en total armonía,

Pero allí levanto la mirada y me encuentro con un cartel que me sonaba familiar de las veces que leí este foro y era Burlington y allí nos zambullimos. Un edificio de varios pisos desde donde unos ventanales impresionantes nos brindan una espectacular vista de todo Union Square para unas muy buenas fotos y ver todo el movimiento de la plaza desde arriba. Un lugar 100% recomendable para las compras, por la variedad y fundamentalmente por los precios espectaculares que uno puede encontrar, me hizo acordar mucho a los Marshalls y aquí es cuando recordé las recomendaciones de Stellita cuando ciertamente nos recomendaba que no era necesario ir hasta el Jersey Garden para encontrar buenos precios, y aquí en pleno New York se pueden encontrar precios increibles en zapatos y ropa así como nos sucedió también días más adelante en Century 21,

Luego de unas cuantas compras nos fuimos a comer encontrando que todos los locales de la zona estaban repletos de gente, pero encontramos lugar en Panera Bread donde por apenas U$S 20 comimos los tres unas esquisitas sopas que las sirven dentro de unos panes redondos que les sacan la miga y lo rellenan con la sopa, al igual que habíamos comido en Boston, pero debo reconocer que en Boston eran mucho más ricos. Venía bien comer algo calentito para contrarrestar el frio exterior y sirvió para descansar un rato ya que hacía unas cuantas horas que estábamos caminando. Luego de esto seguimos avanzando pero esta vez por la calle University con la mira puesta en llegar a Washington Square Park lugar muy particular que uno vio en tantas películas donde el gran arco o puerta monumental nos indica el final de la 5a avenida si es que la miramos hacia el norte. Aquí también, repleto de gente tomando el solcito que a esa hora era un regalo, A través del arco se podía ver a lo lejos el Empire State mientras que para el lado opuesto aparecía a lo lejos el nuevo WTC.

Muchas mesas con juego de ajedrez y a pesar de que estaba repleto de gente, vuelvo a mencionar que me impresionó el respeto de la gente hacia su par, cada uno sin invadir el espacio de los otros.

Allí comenzamos a caminar hacia el West Village y con la mira hacia Chelsea especificamente el Chelsea Market, Encontramos un barrio muy bello y casi de casualidad llegamos hasta la esquina donde está el edificio donde supuestamente se inspiró la serie Friends, lugar fácil de identificar por la cantidad de gente que uno se encuentra sacándole fotos al edificio. Como anécdota en una de las esquinas cercanas unas promotoras estaban convidando gratuitamente unas donats esquisitas de un local que estaba próximo a inaugurar, fue sin duda el postre perfecto como para continuar el recorrido. Era una tarde de sábado que se había templado y nos estaba regalando una jornada inolvidable.

Chelsea nos recibió a todo esplendor, mucha gente circulando o tomando algo en las innumerables mesitas dispuestas en los espacios abiertos y encontrando un nivel socio-económico más alto de lo que habíamos visto en lo anterior del trayecto que llevábamos recorrido, Nos asombramos con el Chelsea Market de como se puede combinar las instalaciones antiguas de una fábrica con los numerosos locales gastronómicos manteniendo la belleza de las viejas instalaciones. Lo recorrimos de punta a punta para salir justo en una de las subidas del High Line, la antigua red de tren aereo que luego de abandonado ya sido reconvertido en un curioso y prolijo paseo a través de las viejas vías con senderos de madera muy cómodos y prolijos que permiten ver toda la zona y los edificios más altos desde otra perspectiva, Aquí también muchísima gente disfrutando la tarde y sin darnos cuenta fuimos recorriendo todo el trayecto en dirección hacia el norte llegando hasta el final del mismo el cual estaba a unas escasas 5 cuadras de nuestro apartamento por lo que muy cansados pero muy satisfechos por todo el trayecto recorrido, literalmente nos dejamos caer rendidos en nuestras camas. Esa noche optamos por comprar algo en el super y comer en el apartamento, pero eso sí en la noche no podíamos dejar de hacer una pasada por Times Square ya que era un pecado no pasar estando a tan solo 3 cuadras de distancia. Nuevamente impactados en la noche, para que negarlo.

Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
4. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Domingo de Pascua teníamos previsto conocer las playas de Coney Island y alli partimos en subte, teníamos varias líneas que nos llevaban hasta la estación final y en un viaje de aprox 45 minutos, teniendo parte del viaje bajo tierra y otra por el exterior, llegamos en una tranquila mañana soleada pero muy fría, a este destino de los no tradicionales o por lo menos que uno no escucha mucho. Quien nos despertó la curiosidad fue Lilibe a través de su relato de cuando estuvo en el 2013 y la verdad que no nos arrepentimos para nada, es más nos mostró un interesante destino distinto. Una zona con muchos latinos y fundamentalmente de judíos ortodoxos, El lugar consiste en una extensa playa tanto de ancho como de largo de una arena muy fina, con un gran parque de diversiones separado este de la playa por un ancho sendero de piso de madera que se une a los clásicos muelles que se adentran muchos metros dentro del mar, desde donde se puede tener una visión muy amplia de toda la costa. El parque de diversiones es muy completo con muchisimos juegos y algunos muy novedosos con clásicos como la rueda gigante y montaña rusa. Sobre el paseo de la costa, uno encuentra una importante cantidad de locales gastronómicos en donde comimos unas exquisitas hamburguesas y que aprovechamos no solo para descansar unos momentos sino también para entrar en calor ya que a pesar que el sol estaba a pleno, el viento hacia sentir con mucha agudeza el frío.

Un hecho anecdótico fue un grupo improvisado de bañistas que llegaron en grupo a la playa y a pesar de la baja sensación térmica, en grupo se metieron todos en el agua (que estaría helada) y prueba de ello los gritos que emitían, e hicieron una ronda dentro de ella para luego salir, se ve que era parte de alguna tradición no se si por el domingo de Pascua u otro hecho. Uno de los que se quedó fuera del agua tenía un reanimador cardíaco, y no era para menos, ya que se trataba de gente de avanzada edad y uno no dudaba que alguno pudiera quedar duro dentro del agua por el frío, pero por suerte mientras estuvimos, no fue necesario utilizarlo.

Luego de unas horas de paseo, nos volvimos a la terminal del subte con destino nuevamente a Manhattan y especificamente hacia Macys. La verdad que uno no deja de soprenderse por lo grande de la tienda, pero debo resaltar que a pesar de encontrar algunos buenos precios, no fue lo que habíamos experimentado hace dos años atrás. A pesar de sacar la tarjeta de descuentos para visitantes/turistas presentando el documento, nos encontramos que ciertas marcas no entraban en el beneficio (Levis, Tommy por ej) por lo que no tuvimos ningún descuento extra. Como los precios de Burlington o Century 21 no se compara. Estuvimos unas cuantas horas como para conocer el terreno, hicimos unas cuantas compras a pesar de todo y salimos con la intención de ir a Burliingon pero ya era avanzada la tarde y siendo domingo de Pascua la tienda cerraba temprano, por lo que ese día terminó como la gran mayoría disfrutando del Times Square en la noche.

Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
5. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

El día lunes partimos temprano del apartamento, tomando la 9na hacia el norte. Doblamos en la 54 como hacia el este y entre la 8va y Broadway pasamos por un lugar que quería conocer y que habia sido un símbolo de lo que fue en los 70 la música disco, lo que fue Studio 54, hoy en día funciona un teatro pero me dio a idea como para imaginarme lo que debe haber sido dicho lugar en su etapa de esplendor, Luego tomamos Broadway hacia el norte hasta llegar al Columbus Circle un bellisimo lugar y uno de los vértices del Central Park, Este parque tiene un imán especial que nos tiraba hacia dentro, pero ya teníamos reservado un día en especial como para disfrutarlo a pleno. Continuamos por la 59 hacia el este bordeando el parque llegando hasta la 5ta avenida donde no pude escapar a la tentación de entrar al hotel Plaza que a pesar que ya lo había hecho en un anterior viaje, vale la pena conocer aunque sea unos momentos y deslumbrarse por el lujo y el buen gusto de los salones de la planta baja, Luego cruzamos la plaza y visitamos el conocidísimo local de Apple con el cubo de cristal a la entrada tomándonos unos minutos para movernos entre sus mesas y apreciar los distintos productos, había mucha gente pero igualmente pudimos disfrutar un rato allí. Saliendo y pegado está la famosa jugueterá FAO más conocida por la que posee el piano grande que se toca con los pies y que todos recordamos de la película de Tom Hanks llamada Big, Mi hijo adolescente me miró con cara de ¿y vas a entrar en la juguetería? Y la verdad que por suerte lo hicimos porque nos resultó extraordinaria por encima del piano de piso gigante. La variedad, buen gusto y fineza de los juguetes hizo que nos despacháramos con unas cuantas fotos en un lugar magnífico como para no dejar de visitar; eso si, si tiene hijos chicos, no se salva de hacer alguna compra o estar un muy largo rato dentro. Luego de allí tomamos hasta Park Avenue hasta la 60 por esta hacia el Este donde un poco antes de llegar al rio está el teleférico que lleva a la Roosevelt Island, una isla finita y larga que está entre Manhattan y Queens, Utilizamos la Metro Card para acceder, la misma de los subtes y en un viaje de muy pocos minutos y junto al puente que une los dos anteriores, llegamos a esta particular isla. El teleférico no llega a Queens, solamente comunica Manhattan con Roosevelt pero también conocimos un lugar que tiene un encanto especial. Tiene una bellísima rambla con bancos de plaza cada tanto y unos árboles de hojas rosadas que le dan un momento de tranquilidad y aire puro, teniendo unas vistas espectaculares de Manhattan sintiendo de lejos todo el ruido de la gran ciudad, Tiene unas ruinas históricas del siglo XIX que por lo que pude averiguar son de un antiguo hospital para enfermos de viruela, una cárcel, un asilo para pobres y un manicomio, Un lugar muy tranquilo y donde se pueden sacar unas excelentes fotos entre tantos del edificio de la ONU o del edificio Chrysler. Luego de un rato alli volvimos a tomar el teleférico hacia Manhattan para continuar el recorrido.

 Tomamos la 2da avenida en sentido sur hasta la 43 y doblando por esta hacia el Oeste llegamos hasta el edificio Chrysler al cual no ingresamos, seguimos ya que a una cuadra de alli está la estación Central (Grand Central) la cual vale la pena conocer no solo lo que es su gran hall que tanto uno ha visto en fotos o películas, sino la gran plaza de comidas y mercado que se encuentra en la parte inferior, toda una ciudad dentro de ese enorme edificio, lugar donde aprovechamos para almorzar. Siguiendo por la 42 pasamos por la NY Library Public para llegar al Bryant Park, que tal cual han descripto en otros comentarios de este foro, es un lugar fascinante, donde los neoyorkinos tienen entre medio de tantos grandes edificios, un parque con un césped verde que llama poderosamente la atencion de lo cuidado y de la intensidad del color. Numerosas mesas con silla como para tomarse un descanso y un lugar que a pesar de estar rodeado de grandes calles, uno encuentra una paz inigualable a pesar de haber cientos de personas en esos momentos. Esto es de destacar el alto respeto de la gente hacia su prójimo, cada uno en su lugar, cada uno en su conversación sin ningún elemento visual o auditivo, que agreda o invada el descanso de los otros, llama mucho la atención esto último. Luego de un corto recorrido por la zona, emprendimos el regreso, ya muy cansados al apartamento.

2 publicaciones
6. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Un saludo, que buena descripción del viaje... quisiera preguntarle que opinión tiene acerca del New York pass, pues en su relato al parecer no fue necesario. Cree que es una buena opción o no?? Tengo programado un viaje para dentro de un poco mas de un mes y estoy evaluando si lo compro o no. GRACIAS!!

Montevideo, Uruguay
Colaborador de nivel
93 publicaciones
11 opiniones
7. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Te cuento Carolina que este fue mi segundo viaje a New York en un lapso de 3 años y en ninguna de las dos ocasiones contraté el NY pass, no voy a desconocer las ventajas que trae dicho servicio, pero eso es muy particular pensando en lo que uno puede llegar a disfrutar. En el primer viaje contratamos el pase de 48 horas para los buses turísticos que te permiten conocer en forma general todo Manhattan, y eso lo complementamos con la tarjeta del metro con la cual uno se moviliza muy fácilmente y en forma rápida. Hay muchas cosas para hacer y recorrer sin gastar un dolar (Central Park, High Line, Chelsea Market,, Staten Island Ferry,etc) . En esta segunda vez solo sacamos la tarjeta de metro por una semana y contratamos la excursión Contrastes que nos llevó por barios y zonas que habitualmente uno no haría, y con eso nos movimos más que bien, también depende mucho del tiempo que dispongas ya que el caminar sus calles ya eso por sí solo es toda una atracción y eso solo requiere de un buen calzado y un mapa. Manhattan se disfruta simplemente caminándola. He leído gente del foro que le ha sacado su provecho al NYpass , en mi caso haciendo números no le hubiera sacado más beneficio de lo que hicimos por nuestra cuenta.

Buenos Aires...
Colaborador de nivel
21 publicaciones
2 opiniones
8. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Bienvenido Germán!!! excelente tu relato!!!

saludos

Silvia

Buenos Aires...
Apasionado
de Nueva York, estado de Nueva York, Miami
Colaborador de nivel
7.364 publicaciones
195 opiniones
9. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

hola german, muy bienvenido, que excelente descripcion estas haciendo, me parece estar alla por como has aprovechado vivir la ciudad

te sigo, cariños

ciudad de buenos...
Apasionado
de Viaje en avión, Rutas, Nueva York, estado de Nueva York
Colaborador de nivel
3.680 publicaciones
385 opiniones
10. Re: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...

Germán muy interesante tu comentario, te sigo leyendo con atención. Lo de Boston y Washington lo pones a continuación, verdad?? . Saludos cordiales

Respuesta para: New York-Boston-Washington, un viaje redondo...
Recibe un aviso por e-mail cuando se publique una respuesta