Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (25)
Filtrar opiniones
25 resultados
Puntuación de viajeros
14
7
0
3
1
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
14
7
0
3
1
Lee lo que dicen los viajeros:
Filtro
Actualizando lista...
10 - 15 de 25 opiniones
Opinión escrita el 25 de septiembre de 2016

Un trato Excelente tanto por la Sra. Teresa como por Montse. Nos hicieron sentir como en nuestra propia casa. Una comida vegetariana fenomenal y buenísima. Mucha tranquilidad y paz. El entorno, en plena naturaleza, fue ideal para el motivo de la estancia. Gracias

Consejo sobre las habitaciones: Dejarse guiar por la propietaria
Fecha de la estancia: septiembre de 2016
  • Tipo de viaje: Viajé por negocios
    • Relación calidad-precio
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, Carlos M
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita el 7 de septiembre de 2016

Encontramos esta joya la noche antes de improvisar un día de excursión por la Costa Dorada que queríamos terminar rodeados de montañas. Desde el comienzo, Teresa (la dueña), se mostró muy amable y servicial. Al otro día llegamos exhaustos y fuimos tratados como reyes, la comida fue espectacular (todo con productos locales, incluso de su huerto) y el servicio por parte de todo el personal digno de un 5 estrellas.
Estamos ansiosos de volver con las niñas para que disfruten del hermoso paisaje y de las increíbles instalaciones de Mas de Caret.

Fecha de la estancia: agosto de 2016
  • Tipo de viaje: Viajé con pareja
    • Relación calidad-precio
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, Marcela U
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita el 2 de septiembre de 2016

Estuvimos durante 5 noches en este alojamiento rural y la verdad es que, conforme pasaban los días, me iba sintiendo un “bicho raro” por no compartir todas las buenas/magníficas opiniones que había leído y que me habían llevado a decantarme por este sitio para acabar mis vacaciones, pero, afortunadamente, encontré a “muntsa22”, que me consoló, porque vi que estaba totalmente de acuerdo con su opinión y de ahí que me haya permitido copiar el literal de su título añadiendo un “II” y esperando no ofender a nadie (por cierto, “muntsa22”, te pondré un voto útil para agradecerte tu opinión y siento no haberte leído antes).

En nuestro caso, viajamos mi pareja, mi perrita y yo, por lo que ocupamos el apartamento independiente que se encuentra en la planta baja del establecimiento. Digamos que el servicio que hemos recibido a lo largo de estos días no ha sido demasiado correcto, por decirlo de forma suave. Ya el primer día, antes de llegar, recibimos una llamada de la Sra. Teresa, para preguntarnos cuando íbamos a llegar (no eran ni las 14h), porque el día anterior le habíamos preguntado a qué hora podíamos entrar, pero nada más, en ningún momento habíamos dicho que iríamos pronto. Pues bien, parece ser que ella lo entendió así, y nos esperaban pronto. Bien, hasta aquí, puede ser un simple malentendido, pero sigamos.

No obstante, nada más llegar (que sí que hay que decir que está bien indicado, lo que no es equivalente a que haya buena carretera, porque a nosotros también se nos quitaron las ganas de coger mucho el coche y movernos por la zona), los dos perros de la casa, acosan a la mía y me pongo “vigilante”. Pues bien, esto no le pareció bien a Teresa, y nos dijo, sin ningún tipo de tapujos (hablar de forma directa es una de sus cualidades) que ella prefería que “los huéspedes fueran sin perro, porque los suyos están en su casa y nos tenemos que adaptar”. Bien, sin entrar en valoraciones, que lo dejo a juicio de cada uno, sí que es verdad que una de las razones por las que nos decantamos por ir allí, fue porque aceptaban mascotas, si no, no hubiéramos ido. Así que, si no le gustan, que no los acepte.

Por lo que, nuevamente, manifiesto que estoy totalmente de acuerdo con “muntsa22” cuando dice que la dueña “fue un poco desafortunada con sus comentarios”.

De la misma forma, no limpiaron el estudio ningún día y, como ya he dicho, estuvimos 5, las toallas tampoco nos las cambiaron y ni siquiera nos repusieron el papel de wc (1’5 rollos, para 5 días), suerte que llevábamos…

La habitación del apartamento, efectivamente, no tiene ningún tipo de ventilación, ya que es totalmente interior, y huele mucho a humedad.

He visto en varias opiniones que la gente habla de una granja, la cual, ni siquiera vi. Lo mismo que el “Parc de les Olors”, sobre el cual me habló otra huésped con quien coincidí en la piscina (Ah! La piscina. Personalmente, tal cual entré, salí…el agua está muy sucia. La zona sí vale la pena, pero el baño, os recomiendo hacerlo en la ducha que hay instalada allí mismo), pero al que nosotros tampoco tuvimos acceso. No sé si es que hay un precio a parte, la cuestión es que ni siquiera se nos ofreció la posibilidad de visitar ninguna de las dos cosas.

Los perros de la casa, según Teresa, “saben que no tienen que entrar”, pues…hasta 4 veces los tuve que echar del apartamento (puesto que habríamos la puerta, que es la ventana, porque no había otro modo de poder tener una temperatura agradable), porque se metían y mi perrita se ponía a ladrar como loca.

Hablando de visitantes y de mi perrita, comentar que la última noche, y gracias a ella, tuvimos que “echar de casa”, a un sapo que teníamos debajo de la mesa del comedor, sí sí, un sapo. Por no hablar de la multitud de moscas y mosquitos que hemos tenido (hasta 4 moscas en un momento en la pantalla del portátil que llevábamos).

¿Vistas magníficas? Será desde las habitaciones, que no lo dudo, porque desde el apartamento, desde la habitación seguro que no, y desde el comedor, pues casi que tampoco, porque sólo hay unas cortinas opacas, por lo que, si no quieres que te vea todo el mundo lo que haces o cómo vas vestido, has de cerrarlas y estar en pleno agosto con la luz encendida. Vimos que las habitaciones y algunas ventanas del resto de la casa contaban con mosquitera y cortinas de madera, lo cual ayuda a gozar de las famosas vistas y de luz natural.

En el lavabo, concretamente, encima del wc, el último día sufrimos goteras.

¿Agua caliente? La justita. Tengo claro que en invierno me hubiese quejado. Una temperatura muy tibia.

Las mesitas de fuera, normalmente ocupadas por gatos, lo que hacía que los cojines oliesen francamente mal.

Habíamos leído que Teresa era una gran cocinera, así que, tal y como le dijimos el primer día, teníamos intención de subir algún día a cenar (en nuestro caso no teníamos ninguna comida incluida). Pues bien, tened en cuenta que hay que avisarla con 24h, mínimo, de antelación. El menú es único y, aunque no estaba mal, una sopa en pleno mes de agosto, no me parece lo más idóneo; además de una cazuela de escalibada con “butifarras” de Montblanc, que no eran tales, sino que era salchichas (de Montblanc, sí, seguramente), pero salchichas, no butifarras. La bebida que entra en la cena es agua…que te la sirven en una jarra, así que dudo que fuera de botella y, en nuestro caso, natural, cuando el resto de huéspedes (la mesa es compartida), gozaban de agua fresquita.

¿Visitas a la zona? Pedimos consejos, y hasta eso fue motivo de discordia, porque entendimos que nos había dejado un mapa y un libro para mirar rutas y movernos esos días, pero no, parece que sólo nos lo había dejado por un rato, y nos manifestó su malestar.

Justo al ir a solicitarle esta información fue cuando nos hizo partícipes de que a la mañana siguiente, a eso de las 08:30h, harían escalibada en la barbacoa que tienen en el exterior del apartamento y que estarían unas 2h (barbacoa, por cierto, que no sé si hubiera podido utilizar yo misma). Teníamos que cerrar las ventanas (para evitar el humo) y se disculpaba, eso sí, por el posible ruido, además de tener que cerrar bien las cortinas para que Lluís, el encargado de la escalibada, y la persona que iba fumando en la zona de la piscina, no viera como salíamos en pijama. Lo peor no es el hecho en sí, sino que, si no llegamos a subir a pedir información, no nos hubieran avisado y, al levantarnos, nos hubiéramos encontrado todo lleno de humo.

Lo mejor es cuando la última noche le decimos que a la mañana siguiente iremos a desayunar. Os pongo en antecedentes: nosotros encontramos este establecimiento por Booking. Llamamos por teléfono para confirmar disponibilidad y aceptación de mascotas. En esa llamada, Teresa nos ofreció reservar directamente con ella y, de esa manera, nos arreglaba un poquito el precio (bajando el suplemento por la mascota, que son 7€/día) y regalándonos un desayuno. Y, así lo hicimos. Al llegar, ella no nos hizo mención alguna de dicho acuerdo y no osamos recordárselo, por lo que, la última noche, decidimos hacer uso de ese “desayuno gratis”. ¡Ah! Pues no: como esa mañana íbamos a ser los únicos huéspedes, ella no iba a preparar un desayuno sólo para nosotros, por lo que, nos dijo que, para compensar, nos regalaba alguna mermelada hecha por ella, que fue lo que hizo, adornada con unas plumas de pavos reales, que resulta que tenía allí, y nosotros nos marchamos sin ver. Me supo realmente mal que pasara esto, puesto que era ella la que nos había ofrecido el desayuno gratis, nos lo debería haber dicho de inicio, y cuando nos animamos a reclamarlo, nos lo deniega. Yo no quería un bote de mermelada, quería desayunar. No obstante, está claro, tuvimos que aceptar.

Con todo esto (no acceso a la granja, no acceso al Parc de les Olors, denegación de un desayuno ofrecido por ella misma (para ahorrarse la comisión de Booking), no ofrecimiento de agua fresca, no cambio de toallas, no aviso de la elaboración de escalibada, no papel de wc…), deduzco que tiene clientes “de primera”, que son los grupos de actividades, porque supe por otras huéspedes que estaban mejor cuidadas, y los clientes “de segunda”, nosotros.

Una pena, en definitiva, porque, como le dije el primer día, buscábamos paz, la necesitábamos, y no tuvimos más que contratiempos y comentarios desafortunados.

Lo mejor de nuestra estancia, la visita y la comida en Prades, una grata sorpresa, y el pueblo de Farena, es decir, nada que ver con Mas de Caret.

Consejo sobre las habitaciones: No vayáis al apartamento/estudio independiente
Fecha de la estancia: agosto de 2016
  • Tipo de viaje: Viajé con pareja
    • Relación calidad-precio
    • Habitaciones
    • Servicio
Gracias, Gloria G
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita el 25 de agosto de 2016

Lugar perfecto para hacer una escapa, desconectar y estar en contacto con la naturaleza. Vistas priviliegiadas y un entorno fantástico.
Las habitacions cómodas y con todo lo necesario. El resto de la casa y zonas comunes muy acogedores.
Teresa, la dueña, muy amable y dispuesta a hacerte sentir como en casa.
Desayunos y cenas muy bien.

Consejo sobre las habitaciones: Vistas y entorno
Fecha de la estancia: agosto de 2016
  • Tipo de viaje: Viajé con pareja
    • Relación calidad-precio
    • Habitaciones
    • Servicio
1  Gracias, 08CRISTINA80
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita el 8 de julio de 2016

Estuvimos el fin de semana pasado, viernes, sábado y domingo un grupo de practicantes de Yoga "Camí de llum" de Barcelona.
El sitio es magnífico. En plena serranía de Prades cerca de Montblanc, La Riba y el Monasterio de Poblet. A pesar del emplazamiento aislado se llega bien por carreteras bien señalizadas y cómodas.
La Masía está recién restaurada, muy bien decorada y con habitaciones cómodas y limpias aunque el techo, de viejas vigas centenarias, es un poco bajo. Pero eso le da encanto.
Las zonas comunes están bien. Hay una piscinita, huerto, animales etc. Encanto rural vamos.
La comida merece un trato aparte, Teresa se adapta a cualquier tipo de condicionante diurético, nosotros comimos vegetariano y la verdad es que nos gustó tanto la elaboración como la calidad y variedad de las comidas.
Vegetales del huerto en su mayoría . Pero ojo, la casa ofrece comidas "normales" también.
Amplia posibilidad de senderismo y excursiones en las cercanias.

Fecha de la estancia: julio de 2016
  • Tipo de viaje: Viajé con amigos
    • Relación calidad-precio
    • Habitaciones
    • Servicio
2  Gracias, garestvi
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones