Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.
Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Las opiniones más recientes. Los precios más bajos. El lugar ideal para buscar y reservar hotel.

“Guía de Berlín”
Opinión sobre Berlín

Mapa
Satélite
Se han detenido las actualizaciones del mapa. Amplía la imagen con el zoom para ver la información actualizada.
Restablecer el zoom
Actualizando el mapa...
Barrios
Barrios
Santander
Colaborador de nivel
28 opiniones
319 votos útiles
“Guía de Berlín”
5 de 5 burbujas Opinión escrita el 1 febrero 2011

Sobre la ciudad de Berlín...

Ojo, es una ciudad muy extensa y tiene dos centros: Berlín oeste y Berlín este. Es más interesante para un turista la zona este, porque es el centro histórico de la ciudad anterior al muro. La línea divisoria entre ambas podemos trazarla (coge un mapa) entre la Puerta de Brandemburgo y la Potsdamerplatz. Tras la caída del muro, todos los esfuerzos se han concentrado en hacer desaparecer las huellas de esa división, así que os costará encontrar la línea divisoria incluso en un mapa.
Haceos con un plano, Berlín es demasiado grande como para ir “a la aventura”.

Los transportes públicos funcionan muy bien y son extremadamente puntuales. Hay dos tipos de tren urbano: U-Bahn y S-Bahn. En la práctica, no hay diferencias entre ambos, debe ser un tema de ancho de vía. Además, hay muchas líneas de autobuses y en el este, tranvías. Por las noches, funciona la línea U1 y los autobuses nocturnos (que ante el número llevan una N). Excepto la zona más al este de la ciudad, en general la ciudad es bastante segura incluso de noche; vamos, yo nunca he tenido ni un problema.
Cuando vayáis hará bastante frío, y quizá lluvia, no creo que haya nieve todavía, pero nunca se sabe. En cambio, en interiores hará mucho calor, porque los alemanes ponen la calefacción muy alta. Es mejor vestir en plan cebolla, os daréis cuenta de que los alemanes lo hacen, y donde fueras haz lo que vieras.
Otra cosa: los alemanes son superestrictos con los horarios de cierre. Si queda poco para cerrar, no te dejan entrar en las tiendas o museos, y a la hora en punto, apagan las luces y te echan.
Si usáis tranporte público, comprad billete y validadlo en las máquinas. Hay revisores y no les vale ninguna excusa: te cascan la multa y te aguantas. Trae cuenta coger el ticket para grupos de hasta 5 personas, que vale para todo el día.

Cosas que ver y hacer en Berlín...

Un paseo por Berlín este: la avenida principal es Unter den Linden, que va desde la Puerta de Brandemburgo hasta la Isla de los Museos. Perpendicular a ella está la Friedrichstrasse, con tiendas de marcas internacionales y también comercios de lujo. Desde la Puerta de Brandemburgo salen tours para turistas: mi padre hizo uno de unas 4 ó 5 horas con una guía española que estuvo muy bien (me dice). Pero podéis recorrer la ciudad a vuestro aire, especialmente si os habéis hecho con un librito de la ciudad que os dé algunas pistas. Junto a la P. de B. está el Reichstag, el parlamento alemán. La espectacular cúpula de cristal es de Norman Foster y se puede subir a ella. Es gratis y tiene buenas vistas de la ciudad.

Yendo hacia el sur desde la P. de B. está el monumento al Holocausto, que acaba convirtiéndose en un laberinto algo angustioso, y merece la pena perderse un ratito allí. Más al sur, llegamos a la Potsdamerplatz; la historia de esta plaza es curiosa: tras la guerra quedó casi totalmente destruida, y se convirtió en un erial entre los dos Berlines. Tras la reunificación alemana, comenzó su urbanización acelerada, para hacer desaparecer el vacío en torno al muro. Uno de los arquitectos del proyecto fue Renzo Piano. No os perdáis el Sony Center, con su cúpula rarísima; es un lugar muy agradable para tomar algo o simplemente para estar. Fijaos en el entorno de esta plaza: protegido por un cristal están los restos de un antiguo salón de baile que fue destruido por los bombardeos. ¡Vaya contraste! Por ahí cerca encontraréis también dos trocitos de muro.

Caminando un poquito hacia el este encontraréis el Checkpoint Charlie, en realidad un poquito desplazado de su sitio original. Era uno de los pasos fronterizos más importantes. Cerca está el museo; creo recordar que no era nada especial, pero tenía fotografías interesantes sobre el muro y los que intentaron escapar. Estáis ya en la Friedrichstrasse: caminad de nuevo hacia el norte. Encontraréis Friedrichstadtpassagen, con tiendas de lujo, como el Quartier 206 o las Galerías Lafayette, donde, si entráis, veréis una curiosa cúpula invertida. En una de las calles transversales está Gendarmenmarkt, una bonita plaza con dos iglesias gemelas, separadas por un teatro.

Un poquito más al norte volvéis a Unter den Linden. Ahí tenéis la Biblioteca Nacional, la Universidad Humboldt (donde yo estudié), la Ópera (Staatsoper) y la Hedwigskathedrale, la catedral católica de Berlín. En esa plaza mirad por el suelo, hay una estantería vacía en memoria de los libros quemados por los nazis.

Seguid por Unter den Linden al este, cruzad el puente y estaréis en la Museumsinsel, la Isla de los Museos. El parque Lustgarten, que en verano está lleno de gente “haciendo la fotosíntesis” está flanqueado por el Altes Museum (Museo Antiguo) y por la Berliner Dom, la catedral protestante. Allí está también el Museo de Pérgamo, y otros museos importantes de la ciudad. El museo de Pérgamo es quizá el más espectacular de Berlín, contiene restos arqueológicos traídos de su países de origen, como el altar de Zeus en Pérgamo, la fachada del mercado de Mileto o la Puerta de Ishtar. Si no tenéis mucho tiempo, pero sí queréis ver un museo, éste es el más recomendable. Sería el equivalente alemán del Louvre o el British Museum.

Salid de la isla por el este y llegáis a Alexanderplatz. Todo este camino fijáos en las luces de los semáforos para peatones: son características del Berlín oriental y son un símbolo de la ciudad. En las cercanías está el barrio de San Nicolas (Nikolaiviertel) que merece una visita, y hay restaurantes típicos para comer. También está el ayuntamiento (Rotes Rathaus). En Alexanderplatz podéis ver cómo era la ciudad en la época soviética. Si hace un día despejado, puede merecer la pena subir a la Fernsehturm, la torre de la televisión, donde dicen que se obtienen las mejores vistas de Berlín. Reconozco que yo nunca he subido...

Coged la S-Bahn sólo una parada, hasta Hackeschermarkt y visitad los patios de Hackescher Höfe. Cerca de la estación de S-Bahn hay varios bares y restaurantes que están bastante bien y animados por la noche. Desde ahí, seguid hacia el oesta hacia la Oranienburgerstrasse, donde hay más bares, y donde está Tacheles, la famosa casa ocupa, centro de arte alternativo. Se puede visitar libremente y es bastante curioso. En esa calle está también la Sinagoga, generalmente con una escolta policial por si las moscas. Fue uno de los lugares que más ataques recibió la Noche de los Cristales Rotos.
Para ver una amplia sección de muro, coged la S-Bahn hasta Warschauerstrasse. Lo llaman East Side Gallery, porque ha sido completamente pintada por diversos artistas, y eso lo ha salvado de la destrucción.

Desde Alexanderplatz os recomiendo tomar el autobús 100 o el 200 (ojo con los bolsos, en esas líneas suele haber carteristas) y subir a la planta superior. Atravesando la ciudad oriental llegaréis al centro de la ciudad occidental, Zoologischer Garten. Desde allí veréis la Gedächtniskirche, la Iglesia del Recuerdo, con su torre destruida por los bombardeos. Por esas calles y avenidas hay tiendas de lujo muy curiosas, especialmente en la calle Kurfürstendamm, o como dicen los berlineses, Ku'damm.

El oeste es casi todo construcción moderna, así que no es tan bonito para pasear, pero aquí y allá hay cosas interesantes. Por ejemplo, el palacio de Charlottenburg, que en su época estaba fuera de la ciudad; para tomar algo o comer, es muy agradable Savignyplatz; el parque Tiergarten, en cuyo centro se encuentra la Columna de la Victoria... Los domingos por la mañana hay un mercadillo enorme, donde siempre se encuentran cosas curiosas, cerca de la estación de S-Bahn Tiergarten.

Con esto, habéis visto lo más importante de la ciudad. Si os sobrara tiempo, podéis acercaros a Potsdam, capital del estado de Brandemburgo, o a Spandau, donde hay una ciudadela medieval que sirvió de prisión para los criminales nazis.


Compras
Aparte de los mercadillos de Navidad, del rastro, y de las calles comerciales que os he mencionado hay varios establecimientos dignos de visita. En Alexanderplatz está el Kaufhof, una especia de El Corte Inglés a la alemana. Fijáos que hasta los colores corporativos son los mismos y yo he encontrado en el hipermercado productos de ECI. En la zona oeste está KaDeWe, que es algo parecido. En Friedrichstrasse casi con Unter den Linden está Dussman, varias plantas dedicadas a libros y música.

Comer y beber
Si decidís no desayunar en el hotel, se puede tomar café o chocolate con algún bollo o panecillo en casi cualquier Konditorei, panaderías-pastelerías que abundan en cada esquina. También hay bastantes puestos de café Segafredo y Tschibo. El único inconveniente es que se suele comer de pie o sentado en taburetes altos en una barra. Los fines de semana suele haber cafés que ofrecen Brunch hasta el mediodía, variados y ricos. Cerca de la estación de Friedrichstrasse, bajo la vía del tren hay un par de cafés que ofrecen buenos Brunch (o lo ofrecían hace un par de años).

En Berlín se come durante todo el día. Hay multitud de locales llamados Imbiss, donde tomar un bocado rápido. Pueden ser de comida china, generalmente fideos, bocadillos, salchichas... Hay una cadena de restaurantes de comida rápida, Nordsee, que está especializada en platos con pescado ¿Cuál es el Imbiss berlinés por excelencia? ¡El Döner Kebab! No es broma, se dice que se inventó en Berlín. Hay muchos restaurantes turcos, con kebab y falafel.

Sobre las salchichas se puede escribir un libro, hay infinitas variedades. La más típica en Berlín es la Currywurst, salchicha con salsa de curry. La más común en toda Alemania es la Bratwurst y la Thuringer, salchichas blancas a la parrilla, con un bollito de pan (no es un bocadillo de salchicha, ojo) y ketchup y/o mostaza. En los restaurantes de comida típica suele haber un plato de degustación de diversas variedades de salchichas.

La comida típica alemana es sabrosa aunque algo monótona. Está muy basada en las carnes, sobre todo cerdo y ave. Destaca el codillo cocido (Eisbein) o asado (Schweinhaxe), mucho más rico. El Schweinbraten es carne de cerdo asada con salsa, muy sabrosa. La Wiener Schnitzel es un escalope tamaño sábana muy rico.
El pescado es escaso y no muy bueno. No se suele usar merluza, el pescado blanco habitual es el bacalao fresco. Lo más típico son los arenques, sobre todo ahumados. Veneno.

Los platos suelen ser muy abundantes, con varias guarniciones, a veces con ensalada. Las ensaladas a mí personalmente no me gustan, porque abusan de las hortalizas crudas y del pepino, con poco aliño y muy sosete. El clásico es el chucrut (Sauerkraut), pero como odio el repollo no me gusta nada. También son frecuentes las patatas (Kartoffeln), de diversas maneras: cocidas, al vapor, fritas, asadas... Éstas últimas están de muerte. Los Knödeln son albóndigas de pan o patata para empapar bien en las salsas. Me encantan. Mi favorito es la Kartoffelnsalat, una ensalada de patata que está riquísima. Para acompañar, a veces ponen pan, que suele ser negro, o Prezeln o Brez'ln, que son roscas de pan salado y son un vicio.
Como es una ciudad muy cosmopolita, hay muchos restaurantes de comida internacional, sobre todo asiática. En general, no tendréis problemas con las cartas, porque en la zona centro suelen estar también en inglés, por aquello del turismo.

La cerveza típica berlinesa es rubia. Una Berliner Weisse es una cerveza con un chorrito de sirope: si la pides Rot, el sirope es de frambuesa, y si la pides Grün no sé qué es pero es verde. La cerveza siempre está fría y se sirve en vasos o jarras mayores de lo que estamos acostumbrados los españoles. También se toman “claras”, pero como no hay Casera, se ponen con refresco de limón.
Si os gustan los refrescos, hay uno muy rico que es el Apfelschorle, gaseosa con zumo de manzana.

Para recuperar después del frío de la calle, nada como un Milchkaffee, que no es un simple café con leche, sino un tazón con un poco de café y un montón de espuma de leche. Para los chocolateros, está el Heisse Schokolade mit Sahne, un tazón con chocolate caliente y una muy generosa capa de nata montada. Me gustan hasta a mí, que nunca tomo café y que no me gusta el chocolate.

¿Útil?
270 Gracias, Saruca78
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Lloseta
Colaborador de nivel
33 opiniones
19 votos útiles
“cultourberlin.com”
5 de 5 burbujas Opinión escrita el 3 enero 2011

Quiero dar mi enhorabuena a la empresas y sobretodo a sus guias de CULTOURBERLIN.COM... Gracias a su entusiasmo, explicaciones y calor... Hicieron que el frio de Berlin en diciembre se convirtiera en todo un aprendizaje de como una Ciudad tan machacada como esa sobrevive e intenta ser feliz....

Gracias !!!!!

¿Útil?
4 Gracias, AntoniaLloseta
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Valencia, Venezuela
Colaborador de nivel
7 opiniones
8 votos útiles
“Berlin, Berlin, Berlin”
5 de 5 burbujas Opinión escrita el 8 noviembre 2010

Indescriptible ciudad, Berlin no solo tiene una gran historia, tiene belleza en su arquitectura e imponencia, y su gente es hermosa, casi podría decirse que es el caldo de cultivo de la gente mas bella del mundo en lo que a rasgos se refiere jajajajaja bastante educados y muy dados a prestar ayuda si la necesitas, la comida es excelente, el sistema de transporte muy similar al londinense pero no tan grande, las opciones turísticas son varias, yo recomendaría hacer el walking tour, sin duda alguna verás mejor la ciudad caminando, la catedral es monumental, Brandenburg Tor capta tu atención desde un primer momento, los museos son espectaculares, la nefertitis en el new musseum te deja mudo jajajaja las iglesias, el Reichstag entre otras tantas cosas, de ir a Berlin no dejes de visitar el Sachsenhausen, son las ruinas del campo de concentración, es bastante interesante conocerlo en tour, ahí te enterarás de muchas cosas al respecto....Sin duda alguna es un destino al cual volveré y repetiré el mismo tour, posiblemente olvide mencionar muchos sitios, pero como me pareció en su totalidad preciosa la ciudad, solo puedo recomendarles que vayan.....Saludos!

¿Útil?
8 Gracias, Enero1980
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
ciudadana del mundo
Colaborador de nivel
18 opiniones
11 votos útiles
“SORPRENDIDA!!”
4 de 5 burbujas Opinión escrita el 26 octubre 2010

Acabo de regresar de Berlin, aunque otras veces visite Alemania, nunca tuve la oportunidad de conocer esta ciudad,y debo reconocer que fui gratamente sorprendida por su amplitud, la avenida Wisbyer Strafze es realmente gigantesca en su largo y ancho;full zonas verdes , comercios y apartamentos residenciales que adivino de alto nivel, la Avenida "Bajo los tilos" :una de las mas hermosas, se desprende de la" Puerta de Branderbugo" (antigua salida de la ciudad) e icono simbolico de la ciudad, junto con la torre de Alexander Platz. Lastima que los Berlineses no son lo que pudiera llamarse simpaticos; (compiten con los franceses en su laconismo y mal humor-o mala educacion!!!)...y NADA en absoluto esta traducido al ingles...o sea...

¿Útil?
Gracias, viajeraturca
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Pamplona, España
Colaborador de nivel
11 opiniones
30 votos útiles
“cultour Berlin”
5 de 5 burbujas Opinión escrita el 14 octubre 2010

Si visitas Berlin, esencial, las visitas guiadas de Cultourberlin. Berlín es una ciudad "dificil" para visitar por libre. Lo más interesante de Berlín son los detalles y la historia, y te los pierdes si no vas con guía. Nosotros nos apuntamos a varias de las salidas, (cada mañana a las 10, salen de Alexander Platz), y fué todo un acierto. Los guías, amabilísimos y muy dispuestos a ayudarte en todo lo que haga falta (te recomiendan restaurantes, zonas, tipos de cervezas, museos).

¿Útil?
26 Gracias, viajeraenberlin
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

¿Has estado en Berlín? Comparte tu experiencia