Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“MARAVILLOSO”
Opinión sobre St. Josep La Boqueria

St. Josep La Boqueria
Reserva con antelación
Info
102,90 $*
y más
Recorrido gastronómico a pie por Barcelona: Mercado de La Boquería y El Raval
Info
48,52 $*
y más
Tapas Walking Tour and Flamenco Show in Barcelona
Info
65,89 $*
y más
Barcelona Food and Wine Tasting Tour
En el puesto nº 10 de 734 cosas que hacer en Barcelona
Certificado de excelencia
Más detalles de la atracción
Información sobre la atracción
Tarifa: No
Duración recomendada de la visita: 1-2 horas
Opinión escrita 8 julio 2014 mediante dispositivo móvil

Resulta imprescindible en una visita a Barcelona pasear por éste mercado antiguo, pero bien cuidado y restaurado. Sus paradas son una gozada para los sentidos, frutas y verduras en la entrada y pescados y mariscos al fondo no pueden dejar indiferente a nadie; para pasar mejor los calores de unos dias de turismo que unas bandejas o brochetas de fruta. Caminando por La Boqueria encontraremos tantos compradores como turisma cámara en mano.

Marcos 'Txistu'

Gracias, Txistu69
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opinión
Opiniones (16.057)
Puntuación de viajeros
Tipo de viajero
Época del año
Idioma
  • Más idiomas

2.404 - 2.408 de 16.067 opiniones

Opinión escrita 8 julio 2014

Para arrancar, si vas a esa ciudad sin un mapa con el recorrido al hotel marcado por las calles, o un GPS, vas a caminar a la fuerza, empujando las valijas, porque prácticamente el casco antiguo es un caos de nombres que ni ellos mismos conocen. Estando a menos de 150 metros del destino recién la tercer persona que nos cruzamos supo decirnos hacia donde teníamos que caminar.
El Hotel, una especie de lata de sardinas con dos camas individuales, un baño que construyeron con los artefactos dentro porque de otra forma no entiendo como hicieron para meterlos en tan pequeño espacio, un encargado que servía poco y nada para recomendar adónde ir a comer o qué visitar. Todo eso no era suficiente a la hora de empañar el comienzo de las vacaciones.

Porque teníamos bien claro adónde íbamos, y qué es lo que se hace ahí.

Ocho de la mañana y suena el despertador del teléfono, cosa que se repitió al menos 25 de los 30 días de las vacaciones porque soy obsesivo y un hincha pelotas que ama desayunar todas las mañanas. Ducha, haciendo contorsionismo dentro del minúsculo baño, vestirse, bajar y preguntar: ¿La Boquería, para dónde queda?

Si hay algo más gourmet, más sibarita, más foodie y más grandioso, para un amante del buen comer, es desayunar en la Boquería. Perdoname vieja, pero en serio desayunar ahí me pareció magnífico, aunque me haya encantado tu esfuerzo por hacerme chipá para desayunar.

La Boquería es una juguetería para cocineros, un shopping lleno de zapatos hechos de comida para las sibaritas, un cabaret de carnes firmes a la venta para los foodies fanáticos por comprar productos frescos, o al menos, sacarle una foto de rigor. Quizás éste sea el segundo mejor mercado que visité entre todos mis viajes, y eso dice mucho, porque habré visitado unos 20 diferentes.

Por ser una ciudad costera vas a notar la presencia de muchos puestos de pescados y mariscos. Los pescados tienen una frescura igualable al Mercato del pesce al minuto de Venecia. Te nace un deseo incontrolable por tomar un cuchillo y filetear un poquito de pez limón o salmón directamente del hielo y deglutir una porción de sashimi con los tres dedos, como alimentaban a Bacco con uvas en la antigua Roma.

Por su proximidad a los moros del norte africano (no hay que olvidarse la influencia que tuvieron en toda España) hay infinidad (porque me aburriría de tan sólo contarlos) de puestos con frutos secos, masapanes, chocolates, dulces y semillas. En término general suelen vender todos estos productos secos y dulces en el mismo puesto. Mi recomendación, obviarlos hasta el final, para llevarse el souvenir obligatorio mientras uno continúa su paseo por la ciudad. ¡¿Qué puede ser más dulce que llevarse una bolsa de chocolates y frutos para entretenerse mientras camina por la rambla catalana?!

Desconocía totalmente de la existencia de los puestos de jugos. Los jugos exprimidos y licuados al agua o leche forman parte de, al menos, el 30% del mercado, y la verdad, no me molesta para nada que se haya destinado tanto espacio a un sólo producto.

Hay que ser bicho (como diría mi vieja) y caminar para descubrir precios. Suelen matarse por sólo 50 centavos de €uro a la hora de ofrecerle el vaso al turista, que feliz, induce a su intestino en una vorágine de movimientos espasmódicos dignos de una cagadera monumental. Porque acá te tiramos la verdad y no te mandamos a la muerte en el campo de batalla: tené cuidado, no es recomendable tomar 6 jugos de diferentes frutas en media hora.

Estos puestos ofrecen desde jugos, que rondan el euro por vaso, a ensaladas de frutas varias, que cuestan alrededor de dos euros o bandejas de una sola fruta, de la cual dependerá el valor según el producto que esté disponible.

Mi consejo es ir con la mayor cantidad de amigos, parejas (en el caso de infieles) o familiares, pedirse cada uno un sabor diferente, y probar todos y cada una de las combinaciones de sabores disponibles. Después de haber probado más de 15 jugos distintos admito que, al menos 12, me resultaron geniales.

Gracias a Ferrán Centelles, un sommelier español muy macanudo, tomé su Tip (que ahora lo hago mío y se lo paso a ustedes), ir a desayunar los garbanzos de Pinotxo.
Pinotxo (se pronuncia Pinocho) es uno de los puestos de comidas (hay alrededor de 10) donde podés desayunar, almorzar y picar algo por la tarde. Todos mantienen el horario diurno por lo que no vas a poder cenar en la Boquería porque permanece cerrada.

En un principio pensaba que desayunar garbanzos a las ocho y media de la mañana podía resultar algo bizarro. Una vez que lo hice, sentí que había estado equivocado toda la vida.

Así como intento fomentar el desayuno de sopa de fideos chinos con costillitas de cerdo como método anti-resaca, te digo, con una mano en el corazón y la otra en la panza: desayunar tortilla de papas, garbanzos, bombas de papa fritas rellenas de queso, y un regio café con leche, es la gloria misma.

Por un momento imaginate que ponés en una sartén aceite de oliva, ajo picado, cebolla de verdeo picada, sal entre fina (o como muchos hacen, sal gruesa molida con pimentero), pimienta negra molida fresca, en el fuego, empieza a escucharse ese chasquido del ajo que se dora, y por encima caen los garbanzos ya pelados, y todo se mezcla, los aromas se integran, el aceite de oliva se transforma en un canal conductor de sabores picantes del ajo, la frescura del verdeo, que se unen a la cremosidad del garbanzo, que al entrar en tu boca se transforma en el bocado más simple, intenso, expresivo, y casi reaccionario a tus papilas que te piden que por favor, vuelvas a satisfacerlas de estas sensaciones que nunca habías sentido... Dejá de imaginártelo y andá a comer ese plato, a ese lugar, a las ocho y media de la mañana... yo sé porqué te lo digo...

En Bélgica y Holanda se creen cancheros por comer conos de papas fritas en cualquier parte de la ciudad mientras que en La Boquería los conos tienen salames de diferentes estilos, aceitunas, calamares fritos, langostinos fritos bien salados, y todos esos productos que te generan saliva en la boca, como te está pasando ahora.

La magia de comer fiambre todo el día se nota al caminar entre los puestos que demuestran el fanatismo de los españoles por el pata negra, un jamón crudo que nada tiene que ver con el nuestro, y que mucho tiene que ver con el verdadero jamón del medio. La veta de grasa de estos perniles parece un dibujo casi perfecto de las líneas de nuestra sonrisa al probar la cremosidad y suavidad de un jamón tan sensual.

El tiempo pasa más rápido de lo que a uno le gusta, y el presente se transforma automáticamente en recuerdo en tan sólo un segundo de haber pisado ese mercado, que se mete en tu mente como un ideal recreado por placeres y sueños hechos realidad.
Es imposible no sentirse Don Quijote de la Mancha en la lucha frente al Caballero de la Blanca Luna mientras uno visita Barcelona y éste caballero representando al tiempo nos obliga a morir recordando de la mejor forma que se puede recordar a una ciudad: añorando los hidalgos momentos vividos en el frenesí de un mercado lleno de sensaciones, sabores, aromas y momentos...

El Mercado de la Dulcinea Boquería...

1  Gracias, Guerrillero C
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 7 julio 2014 mediante dispositivo móvil

Caminas por cada pasillo y vas encontrando jamones, frutos secos, jugos, quesos, bocadillos, dulces y una infinidad de cosas que puedes ir picando y comprando. El paraíso del gordo profesional. Un must si quieres comer, tomar fotos o simplemente, conocer el corazón de barcelona.

1  Gracias, Luisitorey
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 6 julio 2014

Típico mercado de ciudad que es muy grande y completo al tratarse de una gran ciudad, encuentras de todo, además tienes unos pequeños bares donde tapear que son curiosos y están bien.

Gracias, mbarbech
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 3 julio 2014

Si venís de Barcelona y no fuiste al Mercado de la Boquería vas a tener que dar muchas explicaciones. Lo cierto es que es un lindo paseo muy animado y con los alimentos excelentemente presentados, todo muy tentador! Lo recorrí un par de veces y compre alguna bandeja con frutas. No es cómodo para comer los alimentos no hay un lugar destinado para eso. Lo que es un punto en contra grande, además los altos precios no ayudan. En fin casi que puedes comer en una terraza de la Pza Real por lo que compras tres tapas pequeñas y un par de Cañas.

Gracias, JuanPiMontevideo
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

Los viajeros que vieron St. Josep La Boqueria también vieron

Barcelona, Provincia de Barcelona
Barcelona, Provincia de Barcelona
 
Barcelona, Provincia de Barcelona
Barcelona, Provincia de Barcelona
 

¿Has estado en St. Josep La Boqueria? Comparte tu experiencia

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

¿Es propietario o gestiona este establecimiento? Reclame su perfil de forma gratuita para responder a las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Reclamar su perfil