Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Precios deshorbitados”

Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo
Reserva una mesa
2
mié., 26/6
20:00
En el puesto nº 2 de 144 Restaurantes en Montecarlo
Certificado de excelencia
Intervalo de precios: 63 US$ - 227 US$
Cocina: Mediterránea
Más información detallada del restaurante
Información detallada del restaurante
Bueno para: Ocasiones especiales, Reuniones de negocios, Romántico
Opciones: Cenas, Comidas, Desayuno, Abierto hasta tarde, Reservas
Opinión escrita 26 de mayo de 2018 mediante dispositivo móvil

La comida esta muy buena, bien elaborada y muy bien presentada. El servicio es muy bueno también, pero a mi parecer los precios son deshorbitados, claro que es Montecarlo.

Fecha de la visita: mayo de 2018
Gracias, 504javip
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
MetropoleMC, Hotel Manager en Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo, respondió a esta opiniónRespondido el 4 de junio de 2018

Querido Javi P,

Muchas gracias por sus comentarios que ya hemos compartido con nuestros equipos.

Esperamos darle la bienvenida de nuevo pronto.

Olivier Lot
Hotel Manager

Indicar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Escribe una opiniónOpiniones (994)
Puntuación de viajeros
Tipo de viajero
Época del año
Idioma
  • Más idiomas

2 - 6 de 994 opiniones

Opinión escrita 13 de septiembre de 2016

Dejarse llevar por las apariencias de un local o por los supuestos méritos de quien lo regenta es error muy frecuente en las críticas de Tripadvisor, lo que no ayuda en nada a los usuarios ni tampoco al prestigio del portal. Visto lo visto y leído lo leído, también respecto a este restaurante se ven claros indicios de que hay personas que solo con entrar ya han comido bien. Seamos pues justos y objetivos, además de honrados con aquellos hosteleros que con igual o, casi siempre, menor renombre cumplen con gran honestidad en su profesión.
Joël Robuchon tiene su sede en el hotel Metropol, un supuestamente lujoso hotel monegasco, de decoración más que discutible que bascula entre lo sobrecargado y lo hortera. Ofrece varios menús de entre algo más de 50 euros y 94 euros, al margen del menú de degustación que está sobre los 200 euros, todos ellos sin contar la bebida, por supuesto.
En nuestro caso, comenzamos con una teja grasienta y desagradable, hasta el punto de manchar los dedos, cuyo objetivo era degustar un excelente aceite de oliva de procedencia española, alicantino para más señas. La teja era inapropiada porque simplemente suma grasa con grasa y además no impregna el aceite, con lo que hubiese sido más propio un simple pan de sabor neutro para preciar dicho aceite.
A continuación un sorbete de foie al vino de Oporto con espuma de parmesano, realmente exquisito y que nos dio esperanzas de disfrutar de una comida diferente y con nuevas sensaciones. Vino después un buey de mar con jamón, que en realidad era una ensaladilla con hilillos de buey, cuya presencia se suponía pero apenas se detectaba, con unas lonchas de jamón serrano que por su color y sabor nos pareció, como el aceite, de origen español. El jamón estaba cortado tan grueso que ni en el Bar Venancio lo ponen así en los bocadillos de las 11.30. Increíble que un restaurante de dos estrellas Michelin no tenga alguien con mínimos conocimientos de cómo se corta el jamón.
El siguiente plato fue un foie micuit, sin duda con el sorbete de foie del principio lo único bueno de todo el almuerzo. Otro comensal optó por alcachofas; bien, eran alcachofas porque así lo decía la carta, pero en realidad eran unas tiras secas como la hojarasca acompañadas de unas desafortunadas salsas.
Seguimos con lubina sobre risoto de mar. Un pequeño trozo de pescado que sin venir a cuento venía rebozado, eso sí, de manera maestra, con una ligerísima capa que, por otra parte, poco aportaba. Dando color unos botones de dos sabores, uno de ellos de un limón extremo, el otro con recuerdo al nabo cuando se paladeaba pero con un gusto final a hierbabuena. El risoto completamente pasado de sabor, saladísimo, probablemente por haber sido realizado sobre un caldo de marisco y, tenía pinta, con algún caldo industrial de pescado. Parece que el chef pensó que lo insípido del pescado sumado a lo salado del risoto daría como resultado un sabor perfecto. Pero las cosas en el plato no funcionan así: la formula correcta en este caso es malo + malo = peor.
Quienes tenemos la suerte de vivir en una zona en la que pescados y mariscos tienen poca competencia por su enorme calidad, nos llevamos las manos a la cabeza ante platos como este de la lubina.
Seguimos con un cordero un tanto revenido con puré de patatas, del que el camarero nos explicó que era una especialidad de monsieur Joël y que venían a degustar desde muchos lugares. Del poco interés del cordero ya he hablado; del «especial» puré hay que decir que estaba sobrado de nata y de mantequilla y, a mi juicio, de quesitos La Vaca que Ríe, ya que este es exactamente su sabor, a queso en porciones. Vale para tomar una tosta acompañando un vino, pero en un plato se hace realmente empalagoso.
Todo ello en dosis pequeñas, porque Joël no quiere que engordes en su restaurante. Como dicen los franceses, son pequeñas raciones para que evitar «se faire du lard», o sea, para «no hacerse tocino». A este chef de dos estrellas hay que recomendarle que cuando tenga tiempo de bajar de su trono se de un paseo por el norte de España (o por la Bretaña francesa) para degustar auténticos platos de pescado y de marisco, preparados con más humildad y con mucha mayor fortuna. Y puestos a ello, una visita por Castilla (hablamos de Arévalo, Valladolid, Ávila, Segovia…) para apreciar cómo se hace un buen cordero, tierno y sin puré de patata con sabor a quesito en porciones…
A la hora del postre, otra de las «estrellas» del chef, el babá al ron. A pesar de que este licor era de gran calidad, el bizcocho está muy lejos de alcanzar la calidad de otros, como los que ofrecen en Stohrer o en la pastelería que está al lado del museo Grévin, ambas en París. Le falta el suave lacado y la esponjosidad de estos dos últimos.
El importe de la comida superó los 300 euros gracias a la ayuda de un vino absolutamente sobrevalorado y que solo sirvió para echar de menos un buen albariño que cuesta ocho veces menos.
Mención aparte merece el personal, amabilísimo, naturales, próximos, nada distantes y continuamente preocupados por la comodidad y el disfrute de los clientes. Sin duda, personal de estrella Michelin, todo lo contrario que la cocina.
En conclusión, si hubiese sido un probador de la Guía Michelin, Robuchon se quedaba sin estrellas. Está a años de luz de cocineros como Sergi Arola, por citar uno muy conocido en España, y de otros restaurantes con menos fama, también estrellados y mejores, como Eleven y Cem Maneiras de Lisboa.
En una próxima ocasión experimentaré en su vecino Ducasse para saber si, como Robuchon, también es un pufo.

Fecha de la visita: septiembre de 2016
    • Relación calidad-precio
    • Servicio
    • Comida
4  Gracias, Personasinnombre
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
HOTELMETROPOLEMC, Director de Relaciones con Clientes en Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo, respondió a esta opiniónRespondido el 22 de septiembre de 2016

Estimado Señor,

Muchas gracias por compartir sus impresiones con nosotros.

Lamentamos mucho que su experiencia en nuestro restaurante Joël Robuchon no haya estado a la altura de sus expectativas y le agradecemos que haya llamado nuestra atención sobre esos puntos.

Quedamos a su entera disposición para aclarar o resolver cualquier de las dudas que usted ha expresado en su comentario.

Saludos cordiales,

Olivier Zatca
Hotel Manager

Indicar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Opinión escrita 6 de septiembre de 2015 mediante dispositivo móvil

Muy buena comida y servicio excelente,el cordero es muy bueno, la carne es deliciosa, el ambiente es agradable, y lo mejor definitivamente es el servicio

Fecha de la visita: septiembre de 2015
Gracias, Gabriela G
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
HOTELMETROPOLEMC, Director de Relaciones con Clientes en Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo, respondió a esta opiniónRespondido el 21 de septiembre de 2015

Estimado Cliente,

Primero que nada, quisieramos agradecerle por su comentario y compartir con el resto de usuario de Tripadvisor su buena experiencia con nosotros. En el restaurante Joël Robuchon trabajamos para que nuestros clientes disfruten de una estancia única y agradable, y nos complace saber que así ha sido.

Transmitiremos sus comentarios al resto del equipo y estaremos encantados de volver a recibirle durante su próxima estancia en Monaco.

Un cordial saludo,

Benoit Gagnez
Director de la restauración

Indicar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Opinión escrita 23 de agosto de 2015

excelente atencion, lindisimo lugar, buena carta, platos refinados y una lindisima vista, valores altos

Fecha de la visita: agosto de 2015
Gracias, gustavo s
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
HOTELMETROPOLEMC, Responsable relations clients en Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo, respondió a esta opiniónRespondido el 26 de agosto de 2015

Estimado cliente,
Queremos agradecerle por sus comentarios en referencia a su reciente estancia en nuestro hotel.
Esperamos sinceramente poder darle nuevamente, en un futuro proximo, la bienvenida al Hotel Métropole Monte-Carlo.
Reciba nuestros cordiales saludos.
Muy cordialmente,
Benoît Gagnez
Director de la Restauración

Indicar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Opinión escrita 29 de julio de 2015 mediante dispositivo móvil

Desde el cuidado emplazamiento, montaje de mesas, ambientación, hasta la cocina expuesta son soberbios.
Y si, al final, la experiencia central es la comida, la experiencia se vuelve inolvidable.
Los platillos y bebidas servidos en sincronía, a la temperatura ideal, con los sabores puros y excelsos!!!!
Bueno, hasta el taburete para que las señoras pongan sus bolsas fue seleccionado con la visión más pura del estilo sin pretensiones.

Fecha de la visita: noviembre de 2014
Gracias, AHORITITAVUELVO
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
HOTELMETROPOLEMC, Director de Relaciones con Clientes en Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo, respondió a esta opiniónRespondido el 4 de agosto de 2015

Estimado Cliente,

Primero que nada, quisieramos agradecerle por su comentario y compartir con el resto de usuario de Tripadvisor su buena experiencia con nosotros.

En el restaurante Joël Robuchon trabajamos para que nuestros clientes disfruten de una estancia única y agradable, y nos complace saber que así ha sido.

Transmitiremos sus comentarios al resto del equipo y estaremos encantados de volver a recibirle durante su próxima estancia en Monaco.

Un cordial saludo,

Benoit Gagnez
Director de la restauración

Indicar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC

Los viajeros que vieron Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo también vieron

 
Montecarlo, Mónaco
Montecarlo, Mónaco
 

¿Has estado en Restaurant Joël Robuchon Monte-Carlo? Comparte tu experiencia

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

¿Es propietario o gestiona este establecimiento? Reclame su perfil de forma gratuita para responder a las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Reclamar su perfil