Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“El paraíso al pie de la montaña”
Opinión sobre River Run Village

Mejores precios para -
Llegada dd/mm/aaaa Salida dd/mm/aaaa
Los precios son para 1 habitación, 2 adultos
Mostrar precios
Compara los mejores precios de los principales sitios de viajes
River Run Village
Ocupa el puesto n.º1 de 32 alojamientos especiales en Keystone
Certificado de excelencia
Opinión escrita 18 enero 2014

Hace unos días visitamos por primera vez Keystone, Colorado porque unos amigos nos lo habían recomendado.
Batallamos mucho para encontrar hotel, pero afortunadamente conseguimos uno excelente: River Run Village Ski Condo, que como su nombre lo indica, se encuentra en una villa para esquiadores. Llegamos el 28 de diciembre como a las 4 de la tarde. La bienvenida no pudo ser mejor: apenas entramos a Keystone comenzó a nevar. Por si eso fuera poco, frente a la oficina había una pista de patinaje sobre hielo, y pudimos disfrutar las piruetas de varios jóvenes. La escena parecía salida de un cuento de “Periquita”. Cuando salimos de registrarnos, tuvimos que esperar un poco, pues venía llegando un trenecito del que se bajaron varios niños. Dimos la vuelta a la cuadra y llegamos a un estacionamiento subterráneo, lo cual agradecimos enormemente pues es horrible meterse a un carro congelado.

De ahí subimos a nuestra habitación, que constaba de 1 recámara, 1 baño, cocina, comedor y estancia. En ésta había un sofá-cama estratégicamente colocado frente a la chimenea.
Antes de llegar al hotel, nos bajamos a comer una pizza en el pueblo más cercano –Dillon, el cual está como a 7 millas-, así que no teníamos mucha hambre, pero mi esposo de todos modos bajó a la villa a buscar qué cenar. Encontró una pequeña tienda y compró pan, queso y mayonesa. Mientras tanto, mis hijos adolescentes y yo nos quedamos en el cuarto, conectándonos al mundo a través del internet inalámbrico (wi-fi). Descansamos un rato, jugamos Continental, cenamos y nos fuimos a dormir pues al día siguiente mi esposo y mis hijos irían –como dicen por ahí- “a lo que les trujía”: a esquiar.

A la mañana siguiente salieron muy temprano después de desayunar. Como a los veinte minutos, regresaron mi esposo y mi hija, ésta, con la cara y los labios blancos. No sé por qué se empezó a sentir mal, pero como las góndolas estaban a 5 minutos de la habitación, pudieron regresarse sin mayor problema. Mi hija se fue a acostar y mi esposo se regresó a la pista. Yo mientras me instalé frente a la chimenea, a disfrutar del paisaje invernal, con mi inseparable compu en el regazo y escribí por varias horas.

Como a las 2 de la tarde nos dio hambrita, así que bajamos a la villa. ¡Aquello era algo hermoso! Encontramos un restaurante muy rico: “New Moon Café” y pedimos unos paninis deliciosos. El mío era de pollito con una salsa de chipotle.
Regresamos al hotel. Tanto en el elevador de ida como en el de vuelta se subieron unos empleados que hablaban español. Los dos eran de Chile, un muchacho y una muchacha. Con esta última platicamos un poquito más. Nos preguntó de dónde veníamos y de repente se le ocurrió regalarnos una botella de vino… wow! Agradecida, tomé la botella y nos despedimos de ella. Más o menos a las dos horas volvieron mi esposo y mi hijo. Ese día ya no salimos y volvimos a jugar Continental, brindando –mi esposo y yo- con una deliciosa copa de vino.

Al día siguiente fuimos a desayunar a Dillon. Sin conocer el lugar, nos decidimos por un restaurante en el que tenías que hacer fila (Sunshine Café). No teníamos tanta hambre, así que nos apuntamos. La espera fue como de 15 minutos, pero valió la pena. La comida de los cuatro estuvo riquísima!!! El servicio también fue excelente. Me encantó ver una serie de fotografías que tenían en la pared, todas ellas de adultos mayores, pioneros del lugar. Me pareció una hermosa manera de reconocer su trabajo y su vida.
De ahí nos fuimos a Vail, solo para conocer. Lo poquito que vimos nos gustó mucho, pero hacía tanto frío que no quisimos bajarnos a caminar. De regreso llegamos al super. Casi nos damos de topes al ver los precios de la ropa para esquiar, ya que habíamos comprado unos pantalones en otra ciudad y nos habían salido muchísimo más caros. No pudimos dejar de ir a los Outlets de Silverthorne, y qué bueno, porque encontramos muy buenas ofertas.
Regresamos al hotel, cenamos, jugamos, vimos tele y nos dormimos. En la madrugada me despertó el frío porque se me habían caído las cobijas. Abrí las persianas y vi que comenzaba nevar. Prendí la chimenea, me tapé y volví a los brazos de Morfeo.

Al día siguiente, en cuanto mis esquiadores salieron, me instalé en el sillón para continuar escribiendo mi segundo libro. ¡El paisaje era espectacular! La montaña se veía hermosa, toda cubierta de nieve, y yo estaba feliz de poder contemplarlo desde adentro. Escribí, escribí y escribí hasta que, como a las 4 de la tarde, llegaron mi esposo y mi hija. Ella estaba ya cansada y quería acostarse a ver la tele. Les hice unas quesadillas. Comimos y mi esposo se volvió a ir. Él y mi hijo regresaron a las 6 de la tarde. Nos habían dicho que habría un desfile de Fin de Año, y así fue. A las 7 de la tarde, comenzaron a bajar esquiadores expertos portando antorchas… ¡se veía padrísimo! El espectáculo duró muy poco y nos regresamos a la habitación. Habíamos pensado salir a cenar, pero nos dio flojerita, así que mejor ordenamos unas pizzas a un lugar que unos muchachos habían recomendado a mis hijos: Pizza 101. Como era 31 de diciembre, tuvimos que esperar más de lo normal, pero la espera valió totalmente la pena… las pizzas estaban ¡deliciosísimas!!!! Cenamos, jugamos, hablamos con nuestros familiares y seres queridos por teléfono y/o por face-time, esperamos que terminara 2013, nos dimos el abrazo y nos fuimos a dormir.

A la mañana siguiente salimos de regreso a nuestra casa, fascinados y resueltos a volver a la primera oportunidad. ¡Excelentes vacaciones, gracias River Run!

  • Se alojó en diciembre de 2013, viajó con su familia
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, LauraGuny
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribe una opiniónOpiniones (195)
Puntuación de viajeros
Tipo de viajero
Época del año
Idioma
  • Más idiomas

1 - 5 de 195 opiniones

Opinión escrita 28 septiembre 2011

en verano se pueden realizar múltiples actividades: trecking, descenso en bicicleta, paseos, caminatas, piscina, actividades para niños, etc
Imposible aburrirse.
Reserve un departamento con 2 habitaciones, tiene todo lo necesario, equipamiento, cocina, tv, aire acondicionado, etc

  • Se alojó en julio de 2011, viajó en Business
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, fernandovg
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Esta opinión ha sido traducida de forma automática desde el inglés ¿Qué es esto?
¿Mostrar traducciones automáticas?
Opinión escrita 15 julio 2017

  • Se alojó en julio de 2017, viajó con su pareja
    • Ubicación
    • Limpieza
    • Servicio
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Esta opinión ha sido traducida de forma automática desde el inglés ¿Qué es esto?
¿Mostrar traducciones automáticas?
Opinión escrita 10 julio 2017 mediante dispositivo móvil

Se alojó en junio de 2017, viajó en Business
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Esta opinión ha sido traducida de forma automática desde el inglés ¿Qué es esto?
¿Mostrar traducciones automáticas?
Opinión escrita 3 julio 2017

Se alojó en julio de 2017, viajó con su familia
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Hoteles que quizás también te gusten...
Los viajeros también vieron estos hoteles de Keystone
A 2,3 km
Keystone Lodge & Spa
Keystone Lodge & Spa
N.° 1 de 6 en Keystone
559 opiniones
A 0,8 km
Hyatt Place Keystone
Hyatt Place Keystone
N.° 2 de 6 en Keystone
20 opiniones
A 1 km
Alpine Slopes Lodge
Alpine Slopes Lodge
N.° 3 de 6 en Keystone
159 opiniones
Mostrar precios
Mostrar precios
Mostrar precios
A 2,2 km
Lakeside Village
Lakeside Village
N.° 2 de 32 en Keystone
88 opiniones
A 0,2 km
Dakota Lodge at River Run Village
A 2,7 km
Keystone Village
Keystone Village
N.° 7 de 32 en Keystone
41 opiniones
Mostrar precios
Mostrar precios
Mostrar precios

¿Has estado en River Run Village? Comparte tu experiencia

Información adicional sobre el River Run Village

Dirección: 150 Dercum Sq, Keystone, CO 80435-7727
Número de teléfono:
Ubicación: Estados Unidos > Colorado > Keystone
Servicios:
Centro de negocios con acceso a Internet Gimnasio / Sala de entrenamiento Aparcamiento gratuito Restaurante Servicio de traslado en autobús Piscina Acceso para sillas de ruedas
Estilo del hotel:
Ocupa el puesto n.º1 de 32 alojamientos especiales en Keystone
Rango de precios: 154 € - 1.061 € (basado en tarifas medias de habitación estándar)
Número de habitaciones: 412
También conocido como:
River Run Village Hotel Keystone

¿Es este su perfil de TripAdvisor?

¿Es propietario o gestiona este establecimiento? Reclame su perfil de forma gratuita para responder a las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Reclamar su perfil