Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (1.692)
Filtrar opiniones
1.692 resultados
Puntuación de viajeros
1.148
282
144
65
53
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
1.148
282
144
65
53
Lee lo que dicen los viajeros:
Filtro
Actualizando lista...
83 - 88 de 1.692 opiniones
Opinión escrita 20 de octubre de 2010

Maravilloso se lo recomiendo a todo aquél que quiera pasar unos días de descanso y lujo en Ubud!!

Se alojó en julio de 2007, viajó con su pareja
Gracias, XeniaV
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 6 de octubre de 2010

El hotel es una pasada, no lo cambio por nada del mundo. Lo recomiendo si van de luna de miel.

Se alojó en octubre de 2007, viajó con su pareja
Gracias, petjellida
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 6 de septiembre de 2010

Lo primero que hay que destacar es su estructura, no es un hotel convencional. Llegas a la recepción y no hay paredes en la cabaña, está llena de flores y el personal es muy amable. Todo huele a flores y se respira paz, lo único que oyes es el canto de los pájaros, algún macaco de la selva y el ruidillo de los insectos. Te bajan a tu habitación en funicular y la habitación es una cabaña privada muy grande y acojedora. La cama es alta con dosel, muy cómoda. El baño es inmenso, quizás mal iluminado pero le da una atmósfera muy romántica.
Tienes una piscina para tí solo y una terraza con dos tumbonas y una pérgola con puffs. Tienes una ducha al aire libre (allí nadie te ve y el agua sale caliente) y una bañera inmensa en el baño.
Pueden verte desde otras cabañas pero tendrían que estar muy aburridos para ponerse a mirar entre los arbustos. A mí me pareció un lugar íntimo y acogedor.
El único problema que encontré fue el agua de la piscina. Solo nos pudimos bañar por darnos el gusto de bañarnos en una piscina privada al amanecer rodeados de selva (quien sabe cuando podremos repetir la experiencia) pero entrar fue una odisea y a los cinco minutos tuvimos que salir al borde de la hipotermia. Al estar en una zona fría de la isla el agua no se calienta en todo el día y la notas extremadamente fría. Te apetece bañarte pero no lo puedes hacer a gusto por que tienes mucho frío.
El suelo de la habitación y la pérgola es de madera barnizada y tienes que tener mucho cuidado ya que resbala mucho. Yo me caí de la pergóla al suelo de la terraza y me hice una buena herida en la espalda.
Ponen unas zapatillas para que te las pongas mientras estas en la habitación, son de tela y muy cómodas, pero resbalan más que tu propio calzado, así que cuidado con los resbalones.
El desayuno está muy bien, muy variado y con vistas a la ladera y al templo, es una gran experiencia de paz y calidad de vida. Realmente es la única ocasión del día en la que ves al resto de los huespedes.
He leido muchas críticas sobre el transporte y la distancia del hotel hasta Ubud, pero has de tener claro donde vas, es un hotel en medio de la selva, si quieres salir del hotel y encontrarte paseando por una ciudad no vayas.
Nosotros estuvimos tres noches, durante el día hacíamos excursiones y al anochecer regresábamos al hotel cargados de fruta que habíamos comprado en el pueblo y cenábamos fruta tropical en la terraza, una experiencia muy romántica y mucho más económica que la cena del hotel.
Hay una terraza al final de la ladera en la que sirven café y bollería gratis durante el día, nosotros fuimos a las cinco y media de la tarde y ya lo estaban recogiendo, así que si no estas todo el día metido en el hotel dificilmente podrás disfrutar de ese servicio.
Recomiendo que sigais las flechas que hay en las escaleras hacia RIVER, irás bajando por las escaleras en medio de la vegetación y llegarás a un riachuelo precioso que vale la pena ver. Encima del rio hay un puente con cañas de bambú y si lo cruzas puedes ir andando hasta el templo que ves desde el hotel. Nosotros descubrimos el sendero el último día y como ya anochecía no tuvimos ocasión de ir al templo, pero nos hubiera encantado.
A las siete de la tarde entran en la habitación para prepararla para la noche, te abren las sábanas de la cama, ponen alfombras a los pies de la cama, ponen un quemador de aceite, revisan las aguas, los jabones... si estas en la habitación y llaman al timbre ten la precaución de estar visible por que entran igual, tanto si estas como si no. A nosotros nos llamaron al timbre, se metieron en la habitación y la estuvieron preparando con nosotros dentro, fue una experiencia surrealista, si quieres evitarla pon el letrero de no molestar en el pomo de la puerta o pon el seguro, si no, te aseguro que entraran y te lo preparan todo estando tu presente y puede resultar incómodo.
Si quieres una experiencia tranquila, romántica y en medio de la naturaleza, este hotel no te decepcionará.
Por cierto, nosotros íbamos por nuestra luna de miel y estuvimos en cuatro hoteles distintos durante el viaje, el detalle que tuvieron con nosotros en este hotel fue el mejor de todos.

  • Se alojó en agosto de 2010, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
1  Gracias, heura
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 6 de agosto de 2010

Es precioso, todo cuidado al detalle.
Las villas son amplias. La piscina está climatizada, bañarse por las noches es una gozada.
La estancia te hace olvidar todo tipo de estrés....
El servicio muy bien, son muy amables.
Volvería sin dudarlo.

  • Se alojó en septiembre de 2009, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
2  Gracias, ciguena
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 22 de julio de 2010

La estancia en este hotel es un sueño del que nunca te gustaría despertar. Las habitaciones son bungalows independientes mirando a la ladera de una montaña donde tienes privacidad absoluta además de una piscina de ensueño practicamente a los pies de la cama. El personal es encantador, superamables, risueños y trabajadores, no sabían que hacer para convertir tu estancia en ideal. Los desayunos en un sitio espectacular, cada día había flores distintas por toda la zona y los zumos de frutas naturales....los recuerdo como un auténtico placer. El servicio de habitaciones inmejorable además de curioso, alguna que otra noche cuando llegábamos de hacer excursiones por la isla pedíamos un par de sandwichs y una peli y cenábamos en la habitación; era muy curioso ver como traían la comida en cestos de bambú pero nunca faltaba el más mínimo detalle. Cenamos un día en el restaurante de hotel que si nos pareció un poco caro pero es que estaba considerado como uno de los mejores de la isla además de que la cena fue fantástica.
En fin, recomiendo encarecidamente este hotel sin dudarlo pues desde mi punto de vista no tiene ningún fallo.

  • Se alojó en octubre de 2009, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, Nilo76
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones