Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hotel Nabia
Hoteles cercanos
Hostal La Pastora(Candeleda)(Increíble relación calidad/precio)
53 US$
Booking.com
Ver oferta
  • Wifi gratuito
  • Parking gratis
Posada Albarea(Candeleda)(Increíble relación calidad/precio)
70 US$
Booking.com
Ver oferta
  • Internet gratuito
69 US$
67 US$
Expedia.com
Ver oferta
  • Wifi gratuito
  • Restaurante
116 US$
Booking.com
Ver oferta
Certificado de excelencia
  • Wifi gratuito
  • Parking gratis
TripAdvisor
Ver oferta
  • Wifi gratuito
  • Servicio de habitaciones
TripAdvisor
Ver oferta
  • Wifi gratuito
  • Parking gratis
TripAdvisor
Ver oferta
El Mirlo Blanco(Candeleda)
TripAdvisor
Ver oferta
Certificado de excelencia
  • Wifi gratuito
  • Parking gratis
Hotel Ropino(Candeleda)
TripAdvisor
Ver oferta
  • Wifi gratuito
  • Parking gratis
TripAdvisor
Ver oferta
  • Wifi gratuito
  • Parking gratis
Opiniones (305)
Filtrar opiniones
305 resultados
Puntuación de viajeros
285
16
0
0
4
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
285
16
0
0
4
Lee lo que dicen los viajeros:
Filtro
Actualizando lista...
174 - 179 de 305 opiniones
Opinión escrita 23 de marzo de 2014

El hotel Nabia es una experiencia para los sentidos. Estuvimos en pareja durante 4 días en la primera semana de marzo. Superó con creces lo que estábamos buscando.

Nos alojamos en una suite decorada con detalle y mimo para nada recargada. Una habitación muy acogedora y espaciosa, una cama grande muy cómoda y un baño especialmente limpio con hidromasaje. Las zonas comunes del hotel: comedor, sala de estar y recepción con un gusto exquisito y que sin duda contribuyen a hacer excepcional la estancia.

Una ubicación inmejorable, situado en lo alto del monte y alejado de cualquier ruido. Al sur el pantano de Rosarito que ocupa el valle y al norte la sierra de gredos con el Almanzor imponente. Sólo por contemplar las vistas merece la pena llegar hasta allí. Toda la edificación pensada por y para el entorno. Desde cualquier ventana te llevas una postal inolvidable.

Nos dimos el capricho de contratar el servicio de masaje en la habitación y fue la guinda del pastel. La masajista Ana es una persona que transmite muy buenas vibraciones y su masaje es realmente relajante.

La cocina es muy buena. En todos los platos que escogimos en las 4 cenas encontramos productos muy frescos y bien elaborados. Se trata de platos de cocina tradicional, sin muchas complicaciones, pero muy sabrosos y bien cocinados. La carta de vinos no es larga pero tiene variedad y creo que puede satisfacer todos los paladares. Nosotros descubrimos una joya muy de nuestro gusto. En los desayunos buffet encontrarás una oferta variada de dulce: mermeladas, miel de la zona, bollería, etc. y salado: embutido, huevos, etc.

He dejado para el final la valoración del personal porque, a pesar de lo anterior, es lo mejor del hotel. Desde el personal que atiende el comedor, muy atento y amable, pasando por el personal de limpieza y jardinería hasta los dueños Íñigo y Sofía son un encanto. Pensando en todo momento en que los días en su "casa" sean inolvidables. Te ofrecen todas las recomendaciones que necesites (muy acertadas en nuestro caso) y una conversación muy grata.

No se me ocurre un pero que poner. La calidad supera ampliamente el precio.

Unos días realmente inolvidables. En el momento que podamos, repetiremos la experiencia.

Gracias a Íñigo y Sofía por este remanso de paz y tranquilidad.

Ricardo y Elena

  • Se alojó en marzo de 2014, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, Waisale
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 18 de marzo de 2014

Nos alojamos el pasado fin de semana con nuestra hija de 15 años (creo que no admiten niños menores de cierta edad para mantener la tranquilidad de los demás huéspedes) en una doble superior y fue para todos nosotros un remanso de paz, tranquilidad y desconexión.

Los propietarios, Sofía e Iñigo hacen todo lo posible para que te sientas como en casa y lo consiguen perfectamente. Siempre atentos a lo que necesites, pero sabiendo respetar la privacidad de cada uno.

El hotel es algo difícil de encontrar la primera vez, si llegas de noche, al estar a 6 km del pueblo por una carreterita que sube al Santuario de Chilla y llegas a pensar que te has perdido. Pero no, confianza, al final aparece el cartel de desvío al hotel y tras otros 1000 m de pista en parte hormigonada, llegas al hotel. Llamas al interfono, se abre el portalón y aparece un jardín precioso. El edificio principal aloja el comedor, el salón a diferentes niveles y las habitaciones con balcón y estándares. Junto al edificio principal, alineadas, las habitaciones dobles superiores y dos suites. Nuestra doble superior era muy espaciosa, con cama de cerca de 2 m de ancho, supercómida y mucho sitio a pesar de la cama supletoria. Un gran ventanal con dos butacas para mirar al paisaje desde el interior y una terraza con otras dos sillas para sentarte fuera con buen tiempo. Rodeando todas las casas un jardín muy conseguido con cesped, árboles y piedras de granito aflorando, así como una piscina, aunque en esta época tapada.

Sofia enseguida te explica como funciona todo, claves del interfono, accesos, horarios, e incluso el funcionamiento de la "honesty list" en la que en el bar te sirves tu y vas apuntando en una lista lo que consumes y tu nº de habitación. El bar realmente dispone de todo, desde refrescos y cervezas, a todo tipo de combinados, ginebras premium, licores. Te sientas tras la cena a charlar, leer o a hojear los muchos libros de fotografías que tienen de Chile y con una copa y eres la persona más feliz del mundo.

La habitación impecablemente limpia, el baño con dos ventanas, con bañera y plato de ducha independiente, las toallas en un toallero calefactado, con albornoz y zapatillas del hotel para 3 !!!, (casi nadie se suele acordar del 3er huesped). Nos llamó la atención que la habitación no tiene armarios, pero si hay una estantería bastante amplia con cortina en el baño para que cuelgues y coloques tu ropa. Muchos detalles que demuestran el amor con el que han decorado las habitaciones. Cestos para la ropa interior, calcetines, etc, una cajita compartimentada con tapa con unas braguitas bordadas para colocar en ella las idems, perchas. Los colgantes de las toallas, del tipo aro oscilante, con una plaquita metálica en la pared, para que la oscilación del aro no desconche la pared. Y así mil detalles. Por la mañana, demasiado vago para ponerme las zapatillas, al ir al baño, que gusto, el frío suelo de baño estaba calefactado con suelo radiante !!!

Cenamos y desayunamos los dos días en el hotel. Es aconsejable avisar que cenarás, porque preparan según nº de huéspedes. Las dos señoritas que atienden las cenas eran encantadoras, serviciales y qué pocas veces se ve ya, hablando de Ud incluso a nuestra hija de 15 años, la cual se quedó muy sorprendida. Las dos cenas estupendas en cuanto a calidad y presentación de los platos. Pensábamos que cuidado con el pescado en la sierra de Avila, pero no, magnífico tanto la merluza, como un gallo. Magníficas ensaladas y rica sopa de cocido. Buena carta de vinos a precios muy razonables. El vino de la casa, Hotel Nabia, muy recomendable tanto en tinto como blanco. Nos ofrecieron una tartaleta de manzana recién hecha por ellos, espectacular.

Los desayunos los sirven en la misma sala, con maravillosoas vistas al jardín y al valle del Tietar. En verano se puede desayunar en el exterior. También las dos personas que atienden el desayuno sumamente amables. Panes muy buenos, mermeladas caseras, embutidos, bollería elaborada en parte por ellos, frutas, te ofrecen huevos al gusto, café de Nespresso, zumos. Vamos, que el tiempo de desayuno se alargaba siempre más de lo previsto.

En global, una experiencia magnífica, absolutamente recomendable y para repetir una y mil veces.

Consejo sobre las habitaciones: Todas las habitaciones son magníficas y tienen buenas vistas. Las dobles superiores muy tranquilas, no oyes a ningún vecino.
  • Se alojó en marzo de 2014, viajó con su familia
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
1  Gracias, Walter B
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 9 de marzo de 2014

A pesar de que tuvimos un accidente de tráfico, el lugar y sus dueños, permitieron que salváramos el mal momento con un fin de semana excelente. El lugar escondido en la montaña, y la casa y la decoración como las revistas de lugares que hay que visitar. El Servicio y las atenciones de Sofía e Iñigo en consonancia con el entorno que ellos mismos han creado. El desayuno y la cena con productos delicados y ricos. Hay que hablar de sitios como este.

Consejo sobre las habitaciones: HAy habitaciones para contemplar el horizonte en pareja
  • Se alojó en marzo de 2014, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
3  Gracias, TeAvisord
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 2 de marzo de 2014

Un lugar tranquilo, apartado en lo alto de una montaña con unas vistas maravillosas y muy muy acogedor. Una decoración que te hace sentir como en casa (chimenea, biblioteca, buena música,...)
Las habitaciones impecables, con todo tipo de detalles, amplias, limpias y muy cómodas. También con unas vistas impresionantes.
La cena muy rica. Buena materia prima. No muy extensa pero lo que tienen está muy bueno. Los desayunos muy completos.
Hay una barra de bar donde te sirves tú mismo lo que quieras con toda variedad de licores, zumos, infusiones, refrescos, aperitivo,...
Los dueños muy atentos, amables y dispuestos a recomendarte aquello que necesites.

Repetiremos seguro.

Se alojó en febrero de 2014, viajó con su pareja
Gracias, Natxin
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 27 de febrero de 2014 mediante dispositivo móvil

El entorno increíble, el hotel puesto con mucho gusto y excelentes calidades, el ambiente tranquilo y sin que nada moleste , los dueños encantadores y encima tienen las mejores croquetas de toda España. Que más se puede pedir? La mejor opción para descansar un fin de semana cerca de Madrid

Se alojó en febrero de 2014, viajó con su pareja
Gracias, Cristina E
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones