Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (436)
Filtrar opiniones
437 resultados
Puntuación de viajeros
392
40
4
1
0
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
392
40
4
1
0
Lee lo que dicen los viajeros:
Filtro
Actualizando lista...
9 - 14 de 437 opiniones
Opinión escrita 1 de febrero de 2014

Se trata de una posada encantadora. Sus propietarios cuidan todos Los detalles y nos mimaron mucho durante los cinco días que nos alojamos. Cuando regrese a Fernando de Noronha también repetiré la posada Naiepe.

  • Se alojó en enero de 2014, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
3  Gracias, Josep E
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 14 de enero de 2014

En nuestra primera visita a la isla acertamos totalmente con la pousada, ya que tanto las habitaciones, como su localización, y (sobre todo) su equipo profesional merecen la mejor nota. Te sientes realmente como invitado en casa de unos amigos. Incluso dispones de una cocina equipada que puedes utilizar (compartida con el resto de habitaciones).

Consejo sobre las habitaciones: Los cuartos de la parte trasera son más tranquilos.
  • Se alojó en enero de 2014, viajó con amigos
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, Queco C
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 8 de enero de 2014

Tengo muy buenos recuerdos de esta pequeña pensión de solo 3 habitaciones dobles. Los dueños nos hacían la cena y se preocuparon de que no nos faltara de nada, muy buena gente. Cuando volvíamos después de pasar todo el dia al aire libre, coincidíamos con las 2 parejas alojadas allí, intercambiábamos impresiones. Una pareja de Bello Horizonte (el buceaba todo el dia, a ella el mar le daba pánico) y la otra de Natal. Nos hicimos tan amigos que quedamos con la pareja de Natal para encontrarnos en su ciudad. Ellos se fueron antes, mi compañero y yo nos quedamos una semana entera en Fernando de Noronha. No pensábamos ir a Natal, queríamos ir de allí a los carnavales de Olinda pero cambiamos planes y mereció mucho la pena.
Nos recogieron del aeropuerto y nos acompañaron a un hostal económico y estupendo que ellos conocían. Nos enseñaron Natal y al otro dia nos llevaron a las dunas de Genipabu, fue espectacular, por supuesto hicimos la carrerea en boogie y acabamos mas tarde con un sol de justicia en la sombra en un chiringuito no lejos de la playa situado en lo alto de una duna inmensa. Desde allí solo con una tablita te podías deslizar duna abajo en cuclillas a toda castaña como si descendieras en trineo, un lago frenaba la caída, quien quería se podía colgar de una tirolina tensada de un lado a otro y acababa soltándose en el medio del lago, se agradecía, hacía mucho calor. Era divertidísimo.
Mi compañero y yo éramos los únicos turistas, el ambiente era increíble, comimos en el mismo chiringuito, estaba todo muy sabroso. Por la noche después de cambiarnos de ropa nos volvimos a reunir con nuestros amigos. Nos enseñaron donde vivían, una especie de urbanización cerrada a cal y canto con reja y seguridad uniformada. Nos contaron que no les gustaba vivir así pero que no había mas remedio. No era gente rica, de hecho él había tenido que trabajar mucho para acabar la carrera de ingeniero, venía de una familia proletaria con pocos medios. Ella trabajaba en una pequeña empresa que montó con otros compañeros de bellas artes dedicada al diseño. Pero cuando tuvieron sus dos hijos decidieron que visto lo visto había que cambiar algunas cosas. Al otro dia salimos para Recife y de allí al carnaval de Olinda, por cierto, bonita ciudad.
Es gratificante viajar, abrirse y conocer gente estupenda que muestran sin complejos como viven, haciéndonos mas sabios e informados. Guardo muy buenos recuerdos de la estancia en Brasil y de la gente en general, un mes da para mucho.

Consejo sobre las habitaciones: Todas las habitaciones daban al mismo lado que yo recuerde. No había en 1996 mucho donde elegir en Fernando de Noronha. La familia vivía en la misma casa, todo era muy familiar. Las habitaciones eran modestas, limpias y ya está. Llegábamos tan cansados que dormíamos como troncos ¿para que queríamos mas? Lo mas interesante estaba dentro del mar.
  • Se alojó en febrero de 2013, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del sueño
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Gracias, Cheli2013
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Estas opiniones son traducciones automáticas del inglés. ¿Mostrar traducciones automáticas?
Opinión escrita 5 de agosto de 2018

  • Se alojó en julio de 2018, viajó sin acompañante
    • Ubicación
    • Habitaciones
    • Servicio
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 24 de mayo de 2018

  • Se alojó en mayo de 2018, viajó con su pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Servicio
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones