A veces, la parte más dura de las vacaciones es dejar atrás a tu mascota. Hablamos con el Dr. Kerri Marshall, Jefe de Servicios Veterinarios en Trupanion, para que nos dé algunos consejos sobre cómo llevar a tu mejor amigo contigo.

Viajes por carretera

Un viaje por carretera es quizás la forma más fácil de llevar a tu mascota de vacaciones, pero es importante saber cómo que hace que sienta cómoda durante el viaje.

  • Asegúrate de llevar a tu mascota en excursiones cortas durante las semanas previas al viaje, aumentando la longitud del viaje progresivamente para que tu perro o gato se vaya acostumbrando a los viajes en coche.
  • Haz paradas frecuentes y durante más tiempo. Muchas áreas de servicio tienen un área designada para mascotas donde pueden tomar el aire y estirar las patas.
  • Asegúrate de llevar agua (¡tu mascota tiene que estar hidratada en todo momento!), comida, sus chuches, juguetes, bolsitas para cacas o una caja de arena, arnés y correa, un cuenco de agua, su identificación y documentación médica, una cama o manta, y cualquier medicamento que pueda necesitar.

Controla a tu mascota

No todo el mundo es amante de los animales, así que sé considerado al viajar con tu mascota, especialmente en aeropuertos y estaciones de tren muy transitados.

  • Intenta llevar a tu mascota en viajes por carretera. Si quieres que viaje contigo en tren o avión, socialízala temprano y matricúlala en clases de obediencia. Esto ayudará a que tu mascota se convierta en un compañero de viaje tranquilo y se comporte bien durante el viaje.
  • No dejes que tu mascota se suba encima de cualquiera, a no ser que vaya a ser bienvenida. Sabemos que tu perro es el más mono del mundo, pero puede haber personas que no estén de humor para pararse y hacerle cariñitos. Otros incluso podrían ser alérgicos o tenerles miedo.
  • Si vas a llevar a tu mascota en tren, autobús o avión, mantén a tu mascota en su transportín. Hay algunos con muy buena ventilación que ayudarán a mantener a tu mascota fresca durante el viaje. Coloca dos alfombrillas absorbentes para el pipí en la parte inferior de modo que sólo tengas que levantarla y tirar una si tu mascota tiene que usarlo.

Viajar de forma segura con tu mascota

Tu mascota necesita estar asegurada durante el viaje, pero eso no es todo. Como conductor tienes que tener en cuenta los problemas de seguridad que puedes tener si no aseguras a tu mascota.

  • Utiliza arneses, transportines o barreras cuando lleves tu mascota en el coche. Al igual que los seres humanos, necesitan llevar cinturón de seguridad.
  • Mantén a tu mascota en el asiento trasero y no conduzcas si estás distraído. En caso de accidente, las mascotas que viajan en el asiento delantero pueden enfrentarse a graves lesiones por los airbags o el impacto con el parabrisas. Poner a tu mascota en el asiento trasero es mucho más seguro tanto para el animal como para el conductor.

Mantener a tu mascota tranquila durante el viaje

Estés con tu mascota en un avión, tren, coche o barco, siempre habrá cientos de distracciones y nuevos lugares que explorar. Mantener a tu mascota tranquila puede llegar a ser un gran desafío.

  • Tu mascota agradecerá llevar consigo algo familiar durante el viaje. Asegúrate de llevar su juguete favorito o una manta que huela a ti. Esto ayudará a relajarla y reconfortarla.
  • En algunos casos, puede ser una buena idea medicar a tu mascota. Visita a tu veterinario antes del viaje para consultar las distintas alternativas.

Respeta su rutina

Tal vez una de las cosas más importantes a tener en cuenta es la rutina de tu mascota. Los viajes pueden hacerlo complicado, con los días ocupados fuera del hotel, así que asegúrate de asignar tiempo extra para seguir con su rutina.

  • Dale de comer, paséale y juega con tu mascota en el mismo horario en que lo haces normalmente en casa para evitar estrés adicional.
  • No cambies la dieta de tu mascota durante el viaje.
  • Mantén a tu perro o gato controlado en el nuevo entorno. Muchas mascotas se pierden durante las vacaciones cuando se despistan en un lugar desconocido.

Pasando por la Seguridad Aeroportuaria

Asegúrate de saber qué hacer para pasar por aduanas.

  • Asegúrate que tu mascota haga mucho ejercicio y beba agua, llega pronto al aeropuerto y no te olvides de llevar el certificado sanitario del veterinario y el registro de la vacuna contra la rabia actualizada.
  • Estate preparado cuando pases las aduanas con tu mascota y ten una forma segura de sacar a tu mascota del transportín. Deberá pasar por el control de seguridad al igual que tu equipaje. En este caso, necesitarás una correa y arnés sin metal para pasar por el escáner. Si no quieres sacar a tu mascota del transportín, puedes solicitar una inspección secundaria.

Viajes Internacionales

Cada país tiene sus propias leyes y reglamentos en relación a los animales domésticos, así que investiga antes de llevar a tu mascota al extranjero.

  • Algunos países tienen requisitos de cuarentena muy estrictos hasta asegurarse de que los animales no son portadores de la rabia. Consulta con tu veterinario, el cual deberá proporcionar un certificado sanitario internacional para viajar. Planea con anticipación y pide cita 30 días antes del viaje.
  • En algunos casos, lo mejor es darle a tu mascota algún medicamento para ayudarle a estar tranquilo durante los viajes, especialmente en los más largos. El medicamento más seguro es Benadryl. Es vital que elijas un formato de Benadryl que no contenga otros medicamentos para los síntomas del resfriado o sinusitis; sólo la forma pura de Clorhidrato de difenhidramina es segura para tu mascota. Habla con tu veterinario antes del viaje para saber cuánto puedes darle a tu mascota o si necesita una opción más fuerte.
  • Contrata un seguro médico antes del viaje para cubrir los gastos de veterinario por si sufriese alguna enfermedad o lesión durante el viaje. Verifica que la póliza te permita ir a un veterinario fuera de tu país de origen si tu mascota lo necesita.

Vuelos

Volar con tu mascota es, a veces, inevitable y necesita atención y cuidados extra.

  • Visita a su veterinario antes del viaje, preferiblemente 10 días antes de la salida, y pide un certificado de salud. Muchas líneas aéreas piden un certificado para viajar con mascotas. Consulta a tu veterinario acerca de los procedimientos adecuados, incluidas las ventajas y desventajas de ir en cabina o bodega y las opciones de medicación.
  • Elije un transportín aprobado por la compañía aérea que sea cómodo para tu mascota. Hay transportines tanto blandos como duros disponibles en la mayoría de tiendas de mascotas. Asegúrate de que tenga una ventilación adecuada y de que tu mascota se adapta cómodamente y tiene la posibilidad de ponerse de pie y darse la vuelta dentro del portador. Dale a tu mascota un poco de tiempo antes de viajar para acostumbrarse al nuevo transportín y no olvides poner tu nombre, dirección y número de teléfono.
  • Lleva una foto actual de tu mascota como medida de precaución. Si tu mascota se separa de tí, con una foto reciente te será más fácil identificarla cuando la encuentren.

Estancias de hotel

Si te alojas en un hotel que acepta mascotas, sigue habiendo algunas reglas que debes seguir con tu amigo peludo.

  • Llama con anticipación para verificar la política de mascotas del hotel. Muchos hoteles permiten mascotas, pero eso no significa necesariamente que estén preparados para ello. No asumas que toda la información que aparece en la página web del hotel es exhaustiva. Verifica las tarifas para mascotas, la política acerca de dejar mascotas solas en la habitación y si hay restricciones de tamaño o raza. Pide al hotel que te envíe por correo la información para tenerla por escrito.
  • Si vas a dejar a tu mascota sola durante un rato, considera la opción de contratar a un cuidador de mascotas para mantener a tu perro o gato entretenido durante tu ausencia. La mayoría de los hoteles prohíben dejar a las mascotas solas en las habitaciones.
  • Busca un hotel con una gran zona de césped cerca para poder jugar con tu mascota, o uno que ofrezca servicios adicionales, tales como servicios de paseadores de perro.

Dejar a tu mascota en casa

En algunos casos, es simplemente mejor dejar a tu mejor amigo en casa. Es importante sopesar cada opción teniendo en cuenta la duración de los viajes y los hábitos del animal.

  • Contrata un cuidador de mascotas. Los cuidadores de mascotas internos pueden darle a tu animal una sensación de seguridad mientras estás fuera. Los cuidadores que sólo hagan visitas de paseo también pueden ser una opción, ya que podrá mantener la rutina en casa y tu mascota se alegrará de tener compañía. Muchos cuidadores también pueden recoger el correo, sacar la basura y en general mantener la casa más segura haciendo que parezca que está ocupada. Podrías ponerte de acuerdo con un amigo, un vecino o algún miembro de la familia, si no conoces a ningún cuidador profesional de confianza.
  • Internar a tu mascota: Busca un hotel para animales con una buena reputación. Comienza preguntando a amigos propietarios de mascotas de sus experiencias dejando a sus mascotas en residencias caninas o perreras. Probablemente tu veterinario también te podrá recomendar alguna de confianza. Visita el recinto antes de dejar a tu mascota. Echa un vistazo a las instalaciones y mira donde dormiría, comería y jugaría. Comprobar las instalaciones de primera mano es la mejor manera de saber realmente dónde se queda tu mascota y cómo va a ser tratada. ¿La residencia está en buenas condiciones y huele a limpio? ¿El personal parece cuidadoso y conoce bien su trabajo? ¿Las mascotas se ven felices?